Cuba: Crisis, trasplantes y diferencias

Publicidad

El pasado 18 de mayo, en España circuló una noticia con el título “Vendo riñón para pagar hipoteca”, una de las nefastas consecuencias de la crisis multilateral que afecta al mundo.

Diversos órganos de prensa dan fe de que un hombre sevillano colocó en Internet el día anterior un anuncio en el que ofrecía uno de sus riñones por 100 mil euros.

La ibérica organización de consumidores Facua, ha denunciado ante la Guardia Civil más de 30 anuncios en trece páginas Web diferentes en los que se ofertan ventas de riñones, pulmones y médulas por personas que viven graves problemas económicos.

Los desdichados ofertantes piden cantidades que oscilan entre 15 mil y un millón de euros.

La tragedia se inscribe en el marco del proceso de desmontaje del denominado “estado de bienestar social” (servicios de salud y educación gratuitas, jornadas laborales de menos de ocho horas, subsidios por desempleos…), agravada con la actual crisis.

Cuba también está afectada por esta crisis, pero exhibe un panorama cualitativamente diferente, para bien de sus habitantes y otras personas que requieran de los servicios médicos de la Mayor de las Antillas.

A modo de ejemplo, resalta el caso de “La decisión de Raquel (I y II)”,&nbsp trabajos publicados por Juventud Rebelde los días tres y diez de este mayo, los cuales dan cuenta del trasplante de riñón de las hermanas Raquel-Odalys, y otros asuntos afines.

La novedad del ejemplo: ¡todo con calidad y gratis!

En Cuba el primer trasplante renal se hizo el 24 de febrero de 1970, en el Instituto de Nefrología. Desde entonces, suman más de 4 200, en nueve hospitales del territorio nacional.

La tasa de trasplante renal del país es de 13,3 por millón de habitantes, indicador que nos ubica entre los primeros de Latinoamérica y el Caribe.

Según la página Web de Infomed, en la nación fue creada la Sección de Trasplante de la Sociedad Cubana de Cirugía, que abarca además órganos como Corazón y Pulmón.

Resultó natural que el pasado 19 de este mes en Ginebra, ante la Asamblea Mundial de la Salud, José Ramón Balaguer Cabrera, Ministro del sector en Cuba, haya abogado por garantizar el acceso a la salud como un derecho fundamental de la persona.

En esa ciudad suiza, Balaguer Cabrera significó que “es necesario enfatizar en la justicia y equidad social”.

Se trata de que el ser humano pueda vivir con dignidad, excluido de existir como simple mercancía y sin verse obligado a vender parte de sus órganos vitales como medio de subsistencia.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More