Cuba: ¿Capitalismo de Estado?

Publicidad

Comparto un vistazo al asunto que encierra este título, motivado por Los que miran y no ven: Cuba y el “Capitalismo de Estado”, de Nelson P Valdés —Profesor universitario en México. Así, aspiro a complementar en breves palabras el razonamiento sostenido por el autor en este lance, consciente de que la brevedad que requiere la presentación de un post no pocas veces a quien escribe le juega una mala pasada.

Los que miran…, publicado el 20 de Noviembre último, comienza con un par de opiniones expuestas por el Compañero Fidel Castro acerca del pensamiento de Vladimir I. Lenin a la sazón de la emergencia del Socialismo en Moscú en Octubre de 1917, a saber:

“… en ciertos momentos Lenin se planteaba la idea, incluso, de la construcción del capitalismo bajo la dirección del proletariado. Para tranquilidad de ustedes, desde luego, les digo que no tenemos pensado semejante cosa” —6 de Agosto de 1995/ “Recuerdo haber leído cómo en determinado momento Lenin concebía la construcción del capitalismo bajo la dirección de los trabajadores, de un gobierno de trabajadores. […] Marx se habría puesto las manos en la cabeza, realmente” —24 de Agosto de 1998.

No obstante, P Valdés, a continuación, nos muestra lo que sigue: “’Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado…’. Fidel Castro, 1 de mayo de 2000”. Obviamente, con ello indica que nada de extraño tendría que, en adelante, nuestro Socialismo superara el mencionado par de opiniones. Y en resultado, sentencia acto seguido este Profesor azteca: “Los que, se supone, estudian a Cuba no le prestan suficiente atención a las instituciones y prácticas que existen en el país”.

(Si usted está interesado en unas breves precisiones teóricas, le recomiendo “El Capitalismo de Estado: definición y perspectiva en la actualidad”, firmado por Teodoro Santana Nelson y aparecido el 29 de Enero de 2015 en https://www.aporrea.org/actualidad/a201840.html).

Hasta aquí, hallo bien el post de marras. Sin embargo, encuentro que requiere luz el párrafo que continúa:

“Es obvio que en Cuba existe un capitalismo [casi por completo monopolista] de estado que confronta numerosas dificultades impuestas desde el exterior – particularmente por el gobierno de Estados Unidos. Esta descripción no tiene la intención de ser peyorativa, es solamente descriptiva. Este capitalismo de estado, sin embargo, es distribucionista en lo que produce o genera de productos e ingresos. Estos aspectos lo diferencian del capitalismo de estado típico que distribuye las ganancias solo entre los inversionistas privados” (sic).

Considero que la expresión más precisa es que en Cuba existen mecanismos capitalistas propios de la economía mercantil, según nuestro contexto/necesidades inaplazables. Aquí radica la identificación con el Capitalismo de Estado. Mayúsculo disparate sería, al día de hoy, renunciar a terminadas asociaciones con el Capital extranjero y/o a lo que hemos denominado Cuentapropismo que en alguna medida se traduce en el hecho del renacimiento de la burguesía en el territorio nacional. Colocado en una balanza, deviene más beneficio que tragedia.

En consonancia, pienso que el enunciado “en Cuba existe un capitalismo [casi por completo monopolista]”, cuando menos, provoca confusión para las personas no ejercitadas en tales pronunciamientos. Ni siquiera salva la interpretación que de eso se pudiera derivar, el hecho de afirmar “Esta descripción no tiene la intención de ser peyorativa, es solamente descriptiva. Este capitalismo de estado, sin embargo, es distribucionista en lo que produce o genera de productos e ingresos”.

En síntesis, pasando por alto otras manifestaciones de Los que miran y no ven… y algunos comentarios que este rótulo provocó, sostengo que debe quedar dilucidado que en cuanto a Cuba y el Capitalismo de Estado el análisis necesariamente ha de partir de que el asunto, en las condiciones actuales de la Mayor de las Antillas, exige distinguir que el grado de predominio de plusvalía es poco significativo y que el grueso de lo generado por los citados mecanismos capitalistas propios de la economía mercantil va a parar al disfrute popular —evidencia de cómo no hay intención de mimar a la burguesía, ni en el plano interno ni a escala foránea.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More