Cuba: Bochinche para la difamación

Publicidad

Este título se me ocurrió, después que leí “Cuba y los caprichos de Google” con la rúbrica de José Dos Santos (1) cuyo contenido evidencia cómo una y mil veces con omisiones y/o mentiras repetidas hasta el infinito se intenta y muchas veces se logra engañar a la opinión pública sobre la realidad en el Caimán Verde. Se trata de una idea en la que me afinqué, luego de meditar en otros trabajos que aquí abordo.

Ante todo, anticipo que me esfuerzo por alejarme de dar la impresión de “querer tapar el Sol con un dedo” —al decir popular. Valga que signifique que en “Cuba: un momento de la actualización de su modelo” (2), cinco años atrás, puntualicé:

Tangible resulta que las transformaciones efectuadas al calor de la actualización de marras están ligadas al principio de la Revolución según el cual nadie quedará desamparado […].

Mas, tangible es asimismo que la paulatina recuperación de la economía nacional escapa al bienestar que espera/requiere el ciudadano/a común. Hay marcadas insatisfacciones en el tema de la alimentación, el transporte, la misma vivienda…, y los precios de las mercancías y determinados servicios exhiben ribetes restrictivos para la mayoría que vive del fruto de su sudor. Todavía está por realizarse el principio de distribución con arreglo al trabajo.

Resulta imperdonable que el “Bloqueo interno” —así identificamos muchos a la chapucería, burocratismo, corrupción y otros males que amenazan en extremo la existencia de la Revolución Cubana— continúe perturbando el sueño de nuestro pueblo. ¡Es vital, pues, tener en cuenta sus críticas, opiniones y sugerencias, y continuar consultándole cada decisión trascendente! Sin embargo, está demostrado que ni ello garantiza por sí mismo la superación de los problemas que NO deben extasiarse en el tiempo.

Sin embargo, a esta altura me resisto a contener mis impresiones de cara a la ¿astucia? reflejada en “Los verdaderos enemigos del pueblo cubano” (3) que desde sus primeras palabras acredita de qué se trata. Allí dice:

La dirigencia cubana acaba de declararle la guerra a ‘los ricos’ […]. Durante la reunión para el Estudio de la Economía Cubana desarrollada en Miami [¿dónde, si no?], el economista residente en Cuba Omar Everleny Pérez afirmó [una tesis ¿ilustre?]: ‘Cuba es el único país del mundo que persigue (acabar con) la riqueza y no (con) la pobreza’”.

Cualquier persona de espalda a nuestra dinámica, asimilaría este embuste a contrapelo de que el Presidente Raúl Castro subrayó en la última sesión de nuestro Parlamento que “No vamos a retroceder ni a detenernos, ni tampoco permitir estigmas y prejuicios hacia el sector no estatal, pero es imprescindible respetar las leyes, consolidar lo avanzado, generalizar los aspectos positivos, que no son pocos, y enfrentar resueltamente las ilegalidades y otras desviaciones que se apartan de la política establecida” (4).

(Previamente, en “Cuba: ‘Cuentapropismo’: ¿Oportunidad y/o Amenaza?”, sostuve: “Bienvenidos los productos y servicios derivados de esa figura que deviene complemento de la gestión estatal, siempre en el marco de la legalidad. No obstante, hemos de estar alertas ante la posibilidad de que la emergente burguesía en nuestro país pase de “clase en sí” a “clase para sí” —y hacernos acompañar de la brújula presente en documentos del VII Congreso de nuestro Partido Comunista” (5)).

Así, es falacia marcada pregonar que el Socialismo cubano “persigue (acabar con) la riqueza y no (con) la pobreza”, a juzgar por su descomunal obra en medio del más brutal Bloqueo económico impuesto por una superpotencia a un país con limitaciones de recursos materiales (6). ¿Acaso será desdeñable el nivel de bienestar de nuestros pueblo en cuanto a salud, educación, ambiente de tranquilidad ciudadana… que constituye un sueño para las grandes mayorías en naciones carentes de una continuada Guerra multilateral —al margen de nuestros problemas subjetivos? (7).

Por demás, invito a meditar a partir del siguiente rótulo: “Globo del ‘Observatorio Cubano de los Derechos Humanos’: lista de supuestas detenciones con nombres inventados y personas fallecidas”, de la autoría de Percy Francisco Alvarado Godoy (8), quien destaca fehacientemente mediante fuentes autorizadas que de un registro 237 personas supuestamente detenidas en Junio pasado solo 15 casos son ciertos y confirmados, y el resto pura quimera —incluyendo un fallecido ¡en Noviembre del 2008!

Entonces, el examen de la intencionalidad de Google en detrimento de nuestra Revolución, de la tesis de un académico ¿ilustre? en boca de la delincuencia política de la Florida y de la lista “fundada” de un Observatorio de (des) DDHH, conduce a una conclusión obvia: en el tema Cuba, se recurre al Bochinche para la difamación. ¡Qué pena!

Referencias:

1.- http://www.cubaperiodistas.cu/index.php/2017/08/cuba-y-los-caprichos-de-google/.

2.- http://ftp.kaosenlared.net/america-latina/26419-cuba-un-momento-de-la-actualizaci%C3%B3n-de-su-modelo.

3.- http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article167641092.html.

4.- http://www.cubadebate.cu/especiales/2017/07/14/raul-castro-seguiremos-avanzando-en-el-camino-escogido-soberanamente-por-nuestro-pueblo/#.WWoaPmpDuUk.

5.- http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/75419-cuba-cuentapropismo-ioportunidad-yo-amenaza.

6.- http://misiones.minrex.gob.cu/es/articulo/informe-de-cuba-sobre-el-bloqueo-2016-0.

7.- http://cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/74629-cuba-motivos-de-orgullo-y-preocupacionesocupaciones.

8.- http://www.cubainformacion.tv/index.php/contrarrevolucion/75994-globo-del-observatorio-cubano-de-los-derechos-humanosa-lista-de-supuestas-detenciones-con-nombres-inventados-y-personas-fallecidas.

Publicidad

También podría gustarte

Publicidad

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More