Cuba: bochinche de última hora

 

Con pocas horas de diferencia, representantes del minúsculo grupo de los más cristianos que Jesucristo están injuriando a la Revolución en la Mayor de las Antillas a partir de la “certeza” que poseen acerca del “rumbo pro capitalista” del Partido Comunista de Cuba y del “alejamiento” del Socialismo en la Isla  de un escenario a favor de los Derechos Humanos.

Apoyado en un análisis de Aporea.org en cuyo parecer el proceso revolucionario en China va rumbo a la bancarrota, una especie de maniático contra la Patria que lo vio nacer “certifica” que el Caimán Verde anda por el mismo estilo.

Alerto que nadie debe pensar que se trata de un ignorante de nuestra realidad. La persona en cuestión sabe perfectamente qué aconteció en torno a los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, ocasión en la que existió varias oportunidades para que cada quien expresara sus puntos de vistas, incluyendo a la representación de la “nueva” ¿izquierda? cubana —subrayo una vez más. 

Simultáneamente, advierto que respeto la consideración que se haga acerca del Socialismo iniciado a mediados del siglo XX en el gigante asiático. Por consiguiente, cómo dejar de esperar que respeten la mía. Otra cosa es la interpretación de los acontecimientos, sin necesidad de falsear la dinámica/contexto.

Precisamente, ese presupuesto me condujo a China: novedad en su Reforma con el resumen “Fortalece el Socialismo al profundizar integralmente en su sistema, y muestra un nuevo comienzo histórico en el quehacer de Beijing”. Acerca de la última idea, expresé:

“[…]el país se encuentra en un nuevo comienzo histórico basado en las primeras nueve décadas del Partido Comunista de China que ha sido capaz de conducir a su nación hacia una cada vez superior prosperidad y felicidad del pueblo, con una sólida economía que ocupa el segundo lugar a escala internacional. Vale la pena examinar el contenido del Informe que refleja su desempeño en 2012 contentivo de muchas rosas, y también de espinas” —las negritas son de ahora para indicar mis pies en la realidad.

Por lo pronto, invito a indagar si lo aludido alrededor de la mencionada novedad en la nación asiática encierra un ápice de mentira. Asimismo, a que repasen qué escribí en Cuba: ¿para qué un plebiscito? y en Cuba: ¿serán idiotas sus trabajadores/as?, amén de ver el impulso que recibimos desde la Escuela, la calidad de nuestra salud pública y quiénes disfrutan de la Ciencia en todo el archipiélago nacional, entre otras rosas con espinas.

Si usted busca en las referencias anteriores, encontrará hasta qué punto ha sido irrespetuosa la ciudadana que abundó sobre los “derechos humanos que el gobierno cubano no respeta”, a la luz del PNUD. En este orden, comparto un par de preguntas: ¿Será que La Habana sobornó a la Asamblea General de la ONU para que votara a su favor el ingreso al Consejo de Derechos Humanos? ¿O acaso falsifiqué una palabra de lo que redacté en Cuba en España: lo inimaginable en la Isla?

Ratifico, pues, lo que escribí en Washington, la “disidencia” y la “izquierda”, particularmente su resumen: “En Miami, Obama acaba de certificar el fracaso vs. Cuba e indicó para qué sirven los mercenarios del patio y cuánto pueden aportar los más ‘cristiano’ que Jesucristo”; al tiempo que asumo como propio Los enanitos de los sueños, de Andrés Marí, con su inscripción: “¡Cuba ha vencido! Pero los cubanos amamos nuestras luchas intentando resolver sus imperfecciones o terminaremos odiando nuestra victoria”. Es una manera de contrarrestar el bochinche de última hora acerca de mi Patria.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS