Cuando se tienen 85 años

Cuando se han cumplido 85 años

O mas, el tiempo tiene connotaciones que a algunos, mucho mas jóvenes, se nos escapan.

Cuando se tienen 2 hijos y un nieto encarcelados se hacen cosas que a muchos nos cuesta entender.

Es cierto que ninguno nacemos con un kit de supervivencia donde figure nuestra caducidad aunque muchos nos recuerden que la esperanza de vida se sitúa, hoy y aquí, para las mujeres en 84 años.

Salvadora ya los ha cumplido y tiene a sus espadas miles y miles de kilómetros que la dispersión ha añadido a la condena de sus hijos. Kilómetros de privaciones, de insomnios, de riesgos, de amargura e impotencia que se han ido sumando sin una queja mas alta que su propia gallardía.

Sabe, porque eso lo sabemos todos, que uno de sus hijos lleva mas de un año de condena añadida a su ya larga condena, que el otro cumplió las 3/4 partes hace muchos y que su nieto empieza a sumarlos esperando un juicio cuya condena apalabraron contratos multimillonarios que habrán de trenes de alta velocidad y tecnología punta.

Cuando se viajan tantos años y siempre de noche, ida y vuelta, se tienen muchas horas de insomnio para ver pasar, siempre de forma vertiginosa, la vista atrás y para soñar la bonanza de un futuro que el pasado nos negó.

Hoy instituciones penitenciarias le ha sancionado con seis meses sin poder visitar a uno de sus hijos, el motivo haber intentado traerse una imagen reciente del mismo tal vez para soñarlo mas cerca en tanto los que hoy la condenan se niegan a cumplir sus propias leyes.

Esto me ha recordado aquella jota que se contaba en la Ribera y cuyo último verso decía “el juez que me condeno no debía tener madre”.

Pues eso Salvadora de Intxaurrondo un muxu cariñoso y ese abrazo que nunca te ha de faltar.

Belen, Marian, Maite, Maria Jose, Pili, Mai, Pedro ,Adolfo, Cesar, Josean…

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS