Cuando le cortaron al poeta sus manos

Allá donde todo &nbsp aquel septiembre
no alcanzó para llevarse la tempestad.
Allá donde mil poesías gritaron
cuando le cortaron al poeta sus manos.
LEÓN GIECO. LOS CHACAREROS DE DRAGONES.

La tortura es un mecanismo utilizado para reducir a alguien a la obediencia, por medio de daño físico o mal trato psicológico, limitaciones o prohibiciones; el mal trato psicológico incluye desde la privacación sensorial, física (aislamiento, falsas ejecuciones, falta de alimentos y agua etc). El objetivo puede ser variado: obtener una confesión o información. La víctima se halla indefensa ante el victimario quien ejerce con sadismo cualquiera de estas acciones intimidatorias para producir un estado de desconexión y desmoralización por parte del sometido.

Cuando este mecanismo es utilizado institucionalmente, es decir, cuando el Estado lo pone en vigencia de forma paralela e ilegal para conseguir fines que conllevan beneficios externos, se impone un terror institucional. Por eso se llama TERRORISMO DE ESTADO a la imposición de políticas (de gobierno, culturales, económicas, etc) por parte de un grupo predominante en un determinado momento, por medio de la fuerza. La imposición utilizando la fuerza diseminando el terror a través de secuestros&nbsp (una forma de tortura) y la tortura en sí misma, fue el mecanismo utilizado para allanar el camino y conseguir los fines alentados por los esbirros internos de un sistema externo.

Esos mecanismos comprendían desde la separación de la víctima de su grupo de pertenencia (ya fuera por secuestro de la persona señalada, o por apropiación de los hijos de la víctima en el momento de su captura o por nacimiento en el tiempo de retención ilegal), tanto como la aplicación de violencia física (golpes, simulacros de fusilamiento, aplicación de “picana”, y otros refinados mecanismos creados por sádicos humanos para dañar a otros humanos), pero también acompañados de un derrumbe psicológico con tratamiento humillante, eliminación de la conexión espacio-temporal.

Desde tiempos remotos los humanos han levantado civilizaciones a la par que han perfeccionado los mecanismos de destrucción&nbsp de otros semejantes. Baste recordar algunos, los mas conocidos: desde la Santa Inquisición a las torturas infringidas por los soldados norteamericanos a los iraquíes que defienden su territorio, a las guerras santas en que siempre hubo una Iglesia que bendijo las armas, &nbsp o los sometidos por portación de turbantes en la prisión de Guantánamo (de la que tan poco se habla por los medios controlados por los intereses norteamericanos, no?), a los detenidos-desaparecidos por el proceso militar instalado en 1976 en Argentina… y hay tanto mas para nombrar. Hay tanto mas… si hasta hoy SOA WATCH sigue en la lucha por conseguir que la ESCUELA DE TORTURADORES o Escuela de las Américas, por donde pasaron tantos líderes americanos y sacaron excelentes calificaciones tantos militares latinoamericanos que luego fueron eficaces multiplicadores en sus países de origen. Por ello desde http://www.soaw.org/ se continua esclareciendo, a diario, para que la verdad no sea una verdad a medias. La hoy Escuela para la Cooperación Hemisférica no es hoy mas que un eufemismo que encubre aquella tenebrosa Escuela, aun latente en su interior.

Cuando en América Latina llegaron al poder gobiernos que desafiaron las políticas impuestas desde Washington, hallándonos en lo que se conoce como la Guerra Fría, quienes no fueron aliados o satélites serían&nbsp rehenes prontos a ser sometidos. Sometidos por las malas, a la fuerza. Sometidos por las “Buenas” con dólares.

La distensión de los sesenta que intentó la convivencia pacífica con las consiguientes conferencias de desarme, no evitaron que igualmente se desplegaran políticas armamentistas. Que la United Fruit Company (empresa razón de Estado) siguiera su política de expansión económica por Centroamérica y que sirviera de pantalla para derrocar presidentes como Jacobo Arbenz tildado su gobierno de “comunista” por aprobar leyes que beneficiaban a pueblos originarios o a los trabajadores. Cayó el gobierno de Arbenz y con él miles de guatemaltecos debieron exiliarse en México, otros en Argentina. Las economías latinoamericanas entre 1950-1960 fueron campo de experimentación de mecanismos económicos que nada mas buscaron resolver las crisis de acumulación por las que pasaba el sistema, y volcar sus dineros para obtener la gran ganancia a la vez que frenar las protestas sociales por medio de los esbirros entrenados en la SOA que se convertirían en la mejor mano de obra barata para reprimir a sus propios connacionales, bajo la supervisión de experimentados instructores.

La Alianza para el Progreso intentó otra vía, la de la diplomacia del dólar, para lograr que América se rindiera ante los dólares, construyera los caminos que servirían para el transporte de las riquezas que se despedían de nuestro suelo e iban camino de los centros de poder, no para industrializarnos como había sido el declamado objetivo.

Cuando en América los tiempos cambiaron para bien o para mal, pero para que nada quedara igual [1] , las protestas sociales se canalizaron influidas por el Mayo Francés, y algunos gobiernos tornaron a para gobernar para los desatendidos de siempre: el pueblo. Procesos como el de Bolivia (cuando Paz Estenssoro llegó en abril de 1952 con el MNR al poder y realizó una verdadera revolución a la que puso fin el Gral. Barrientos, el mismo que estaba a las órdenes de Washington y de la CIA cuando capturaron al Che). O el precursor Pedro Albizu Campos en Puerto Rico que pagó carísimo su osadía de obtener para su país la recuperación de tierras, recursos minerales, y la dignidad de un pueblo sumido en la explotación. Albizu Campos sufrió incluso la irradiación de sustancias cancerígenas cuando fue llevado a prisión (ver: http://lists.econ.utah.edu/pipermail/reconquista-popular/2002-

Esa misma política de tortura llevó al ahogo por asfixia económica a la pequeña isla del Caribe que, hasta hoy, resulta una afrenta para sus torturadores. Desde 1961 la imposición del bloqueo privó a Cuba de lo indispensable. De lo indispensable económicamente hablando, pero también de lo indispensable en términos de recursos humanos porque muchos se fueron tras el espejismo del mundo mejor allende el océano.&nbsp La dignidad de quienes soportaron de pie los embates a que los sometía el bloqueo, no invalida la salida a muchos otros que fueron convencidos por los cantos de sirenas del “mundo libre”, el mismo que sostiene la prisión de Guantánamo en territorio robado a Cuba.

Pero de todos los procesos de implantación de torturas para el control y la dominación, la que en Chile llevó a la muerte a miles en medio de atroces torturas de las cuales el caso emblemático fue el del poeta y cantante VICTOR JARA.

Para conocer las circunstancias de su detención y su muerte, recomiendo leer la nota del testimonio de Boris Navia en http://www.panoramacultural.net/

Lo que ciertamente debe ser motivo de esta breve investigación, es reflexionar seriamente sobre capacidad humana de llegar hasta las estrellas, de crear un sistema de símbolos que le permite establecer su pensamiento y transmitirlo e incluso dar sentido, dirección e impulso a una investigación que salva miles de vida, y a la vez esa altura puede esconder la bajeza de la escoria de la tortura, negación absoluta de los logros. Cuando se quemaban libros se torturaba a la cultura, a la perverso pervivencia y evolución del pensamiento.&nbsp Cuando se privaba de la filiación biológica a tantos niños nacidos en el cautiverio del que eran víctimas los padres, se torturaba a la Humanidad en un ser humano. Cuando se aplicaba la picana eléctrica o cualquier otro mecanismo destinado a infringir dolor físico, se torturaba la dignidad que nos hizo ser seres humanos cuando evolucionamos de homínidos a homos, y adquirimos humanidad.

Si el hombre fue capaz de pasar de la explicación mitológica a la filosofía, y a la ciencia, para entender y desentrañar la naturaleza de los fenómenos que no entendía, y para producir o controlar fenómenos, o para detener el avance de una nanoscópica criatura que provoca miles de muertes, acaricia y besa a un hijo o a su madre, pues cómo funciona su cerebro, en qué lugar hace eclosión el gen que le permite destruir lo que de humano tiene.

Allá donde todo aquel septiembre
no alcanzó para llevarse la tempestad.
Allá donde mil poesías gritaron
cuando le cortaron al poeta sus manos.

Uy, uy, uy, si hasta el condor lloró.
Uy, uy, uy, si hasta el condor lloró.

Allá donde muchos vientos han pasado
y ninguno pudo detenerse a descansar.
Allá donde muchos pensamientos
no tienen palabras ni gritos ni silencios.

Allá donde quedó estrellada
la raíz de un pueblo con sus profetas muertos.
Allá donde mil poesías gritaron
cuando le cortaron al poeta sus manos.

LQSomos. Mónica Oporto. Febrero 2008
Más Artículos de la Autora

[1] Están cambiando los tiempos, para bien o para malPara mal o para bien…nada ha de quedar igual…
(Cielito de los muchachos, de Daniel Viglietti)

Contra la tortura

http://www.loquesomos.org/lacalle/Tortura/Contralatortura.htm

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS