[Criminalización de la protesta] Raquel Tenías: “Estoy viviendo una auténtica pesadilla”

Publicidad

Dos años y medio de auténtica pesadilla. Es lo que dice que está viviendo Raquel Tenías Barón, sin antecedentes penales, acusada de supuestos delitos de desórdenes públicos y atentado a la autoridad por su participación en las Marchas de la Dignidad del 22 de marzo de 2014 en Madrid. El próximo 25 de abril se celebrará la vista oral del juicio en el que la fiscalía pide para ella 4 años prisión.

Todo sucedió muy rápido, “como una película”, cuenta a Nuevatribuna. Ese sábado, 22 de marzo, esta zaragozana de 41 años partía de la capital aragonesa junto con otros compañeros (en total se fletaron 8 autobuses) para participar en las manifestaciones celebradas en Madrid. El día trascurrió con total normalidad, hasta que a la hora de retirada, camino de la Plaza de las Ventas, donde estaban estacionados los vehículos que les llevarían de vuelta a casa, ocurrió lo que nunca pensó que podría pasarle a ella: se vio arrastrada por una marabunta de personas que corrían huyendo de una carga policial.

Esposada e inmovilizada

“Íbamos caminando de vuelta en grupos muy grandes y a la altura de la Puerta de Alcalá de pronto empezó a correr gente. Nos asustamos y todo fue en cuestión de segundos: Enseguida sentí como un golpe en la pierna y un empujón contra la pared, me giraron y me vi rodeada de antidisturbios, me inmovilizaron, me tiraron al suelo, me presionaron y sentí que no podía respirar… fue una situación que muchas veces has visto en la tele o en vídeos pero que no creía que me estuviera pasando a mí. Estuve durante 15-20 minutos en el suelo, tumbada boca abajo, con mucha presión encima, sin casi poder respirar. Luego me esposaron, me pidieron la documentación. Hice intentos de explicarles que era de Zaragoza, que me estaba yendo con mis compañeros, que era un error, que no sabía por qué me habían cogido, pero no me dejaron hablar. Estuve en comisaría (Moratalaz) desde el sábado por la noche hasta el lunes por la tarde que me trasladaron a los juzgados de Plaza de Castilla”.

Raquel salió de los juzgados con una acusación por desórdenes, la policía le señaló como presunta participante en los incidentes posteriores al recorrido de las Marchas, pero la pena se agravó cuando un año después recibió la notificación del fiscal, en enero de 2015, acusándole además de atentado contra la autoridad.

No existen pruebas que puedan incriminarla

El caso de Raquel no es el único de criminalización de la protesta y sin duda resulta llamativo porque según su defensa y su propio testimonio no existen pruebas que puedan incriminarla. No hay declaración alguna de policías que le acusen directamente a ella de agresiones: “Mi abogado me dice que esté tranquila y espero que todo se aclare en el juicio. No hay ninguna prueba contra mí. Tenemos unas garantías democráticas y si una persona no ha hecho nada, evidentemente, no tiene porqué pasar nada”, dice en tono confiado.

Pero la procesión se lleva por dentro y Raquel reconoce que lleva dos años “asustada y preocupada”, igual que lo está su familia, sus amigos y su hijo de 14 años de edad. “Estos dos años han sido un desvelo, porque mi vida y la de mis familiares se han alterado, tengo un hijo de 14 años que me ha visto preocupada, que me ve preocupada y lo nota, lo ve y lo sufre y eso no se repara. No hice nada para estar viviendo una acusación semejante con nada menos que una petición de 4 años de cárcel. Estaba ejerciendo mis derechos de manera pacífica y democrática”, afirma.

raquel tenias2

“Podríamos haber sido cualquiera de nosotros”

Pero Raquel no está sola. Durante este tiempo no ha parado de recibir muestras de apoyo y solidaridad. El pasado fin de semana, la coordinadora federal de IU aprobó una resolución reclamando la absolución de esta activista social sumándose así a la campaña desarrollada desde hace tiempo en Zaragoza, con una gran respuesta que incluye la recogida de más de 20.000 firmas, miles de muestras explícitas de cariño, así como cientos de fotos de apoyo movidas en las redes. IU Federal busca dar así un último impulso a nivel estatal antes de la vista oral a la campaña que realizan desde hace meses colectivos sociales, entidades vecinales y organizaciones políticas -entre ellas de forma muy destacada IU Aragón-, que durante este tiempo han incluido movilizaciones en el ámbito aragonés así como acciones de protesta a través de las redes sociales, recogidas en Facebook, en la cuenta de Twitter @RaqlAbsolucion y a través del hashtag #RaquelAbsolucion.

En la resolución aprobada, IU recuerda el objetivo absolutamente pacífico y reivindicativo de la asistencia a las Marchas de la Dignidad y cómo en las de marzo de 2014 “participaron gentes de todos los territorios, estratos sociales y movimientos ciudadanos”. IU ha denunciado en todo momento la «inconsistencia de la acusación y la total falta de pruebas contra Raquel». Por el contrario, señala en el texto que “hay testigos presenciales, personas que caminaban con ella todo el tiempo, charlando, paseando y a quiénes no detuvieron” que pueden atestiguar que no participó en ningún incidente.

“Podríamos haber sido cualquiera de nosotros y nosotras. Raquel es madre de un hijo de 14 años y nunca se ha visto en ninguna situación violenta. Es una trabajadora como cualquiera de nosotros. Es una persona conocida y querida en la ciudad, vinculada al movimiento asociativo vecinal -ha sido miembro de la Ejecutiva de la Federación de Asociaciones Vecinales de Zaragoza- y a gran parte del movimiento social y político de Zaragoza y Aragón”, señala la resolución. El texto especifica también que “no en vano está recibiendo el reconocimiento público de personas, entidades e instituciones de todos los estratos y orientación ideológica, que piden su absolución porque conocen a Raquel y saben que es imposible que cometiera aquello de lo que arbitrariamente le acusan”.

Y de todo ello, sus muestras de agradecimiento, tanto a nivel particular como a nivel de entidades sociales y partidos políticos, algo en lo que ha querido insistir y resaltar en su charla con Nuevatribuna.


RAQUEL TENÍAS BARÓN será enjuiciada el próximo 25 de noviembre ante el Juzgado de los Penal nº13 de Madrid. Procedimiento abreviado nº225/2015, procedente del Juzgado de Instrucción 30 de Madrid, en el que se le acusa de un delito de desórdenes públicos del artículo 557.1 del Código Penal y por el que se le pide 1 año y 6 meses de cárcel; y otro atentado de los artículos 550 y 551.1 (2º inciso) del Código Penal por el que se le pide otra pena de 2 años y 6 meses de prisión.

http://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/estoy-viviendo-autentica-pesadilla/20161114173727133754.html?utm_medium=email&utm_source=Newsletter&utm_campaign=161115

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More