Covid-19 en América Latina: solución «indolora» para bloquear las protestas

Publicidad

Con la llegada de CoViD-19 a América Latina, las movilizaciones que actualmente estaban en marcha (Chile, Bolivia y Ecuador, entre varios países) sufrieron un revés, al menos durante el tiempo de la cuarentena. Por el contrario, la represión policial ha continuado y la situación en las cárceles es cada vez más crítica durante este período de emergencia médica.

En América Latina, la mayoría de los gobiernos no han podido tomar medidas de salud adecuadas para proteger a la población de la propagación de CoViD-19.

La cuarentena se proclamó y luego se suspendió, en ciertos vecindarios, luego en otros las escuelas cerraron y luego se reabrieron, el tráfico se bloqueó pero no para todos, las oleadas de despidos y el crecimiento del trabajo «informal» aumentaron la pobreza y el número de personas que viven en la calle se ha expandido.

“El municipio de Bogotá ha hecho algo por su población, pero debería estar más atento a las personas que viven en la calle, muchas personas no tienen nada, nos dicen que hay hostales, pero ya hay muchas otras personas y no hay espacio para todos”, nos cuenta Diego, quien vive en las calles de Bogotá, Colombia. «Hay 10.000 personas viviendo en la calle … deberían protegernos mejor, porque ahora estamos viviendo gracias a las donaciones de personas y no de la ayuda del gobierno».

Son las personas dentro de sus diversas comunidades las que se han organizado para sobrevivir en las condiciones más dignas posibles, en este estado de salud y emergencia económica.

«Dada la situación que enfrentamos, aquí en la comunidad indígena hemos tenido que adoptar medidas de protección y suministro de alimentos», dice Citlalli Andrango, realizadora y actriz y miembro de la comunidad de Turucu, Cotacachi, Ecuador. “Protección, porque cerramos todas las entradas a la comunidad y creamos un grupo de guardias con los mismos nativos, para controlar quién se va y quién entra y por qué. Para garantizar la seguridad, hemos preparado el uso de máscaras y cualquier otra cosa necesaria. Los miembros de la comunidad se han organizado con éxito para proporcionar alimentos. Aquí hemos creado una especie de economía de intercambio, en la que los agricultores producen ciertos alimentos y otros producen otros productos, y luego se venden unos a otros».

De los eventos del 18 de octubre de 2019: la realidad chilena frente al CoViD-19.

En Chile, los jóvenes de la «primera línea», quienes se manifestaron diariamente en la Plaza de la Dignidad desde el 18 de octubre de 2019, comenzaron a organizarse de manera diferente para ayudar a la población durante la crisis sanitaria del CoViD-19, organizando brigadas de «limpieza» desinfectar metro, carreteras, autobuses.

«Como en el resto del mundo, esta crisis de salud ha revelado las contradicciones extremas del sistema neoliberal, que da prioridad a las empresas, a las ganancias y no a la vida de las personas, con políticas discriminatorias y contradictorias que nos recuerdan cuánto poco vale nuestra vida», nos explica la artista chilena Ana Videla Lira. “Desde octubre pasado nuestra gente se despertó y comenzamos a organizarnos. De esta manera, esta organización en asambleas territoriales es útil hoy para construir nuevas formas de colaboración, para crear nuevas formas de apoyarse mutuamente durante esta pandemia, hemos aprendido que resolveremos nuestros problemas solo colectivamente, porque sabemos que solo las personas ayudan personas».

Las numerosas asambleas locales que tuvieron lugar después de las manifestaciones de octubre permitieron enfrentar la crisis de salud y continuar la lucha contra el neoliberalismo.

Estos espacios auto-organizados están jugando un papel clave en este momento en particular: garantizar el suministro de alimentos mientras las empresas están cerradas, garantizar la seguridad y la vigilancia contra la violación de los derechos humanos por parte de la policía, garantizar que toda la población tenga algo que apoyar, organizar almuerzos comunitarios, gastos de comunidad, para que nadie se sienta hambriento y en situación de calle.

«El miedo que desapareció ha vuelto con la epidemia»

Para el gobierno, la crisis de salud ha sido una buena oportunidad para recuperar relativamente la iniciativa política y comenzar a gobernar después de meses de parálisis y protestas. Es lo que simbólicamente atestigua la imagen de Sebastián Piñera caminando y tomando fotos en la Plaza de la Dignidad, el epicentro de las protestas y enfrentamientos con la policía desde octubre de 2019.

De hecho, la pandemia surge como un momento de ruptura con normalidad en una situación ya excepcional. Según varias encuestas de opinión, el grado de aprobación del Presidente es inferior al 8%, que es el nivel más bajo desde el final de la dictadura en 1990.

Como ya se mencionó, la gestión de la pandemia es catastrófica, con medidas de confinamiento irregulares que varían de una ciudad a otra, de un barrio a otro y de una calle a otra; y eso, sobre todo, están dictados por el imperativo de mantener la actividad económica bajo presión de los empleadores locales.

Mañana y tarde, el metro de Santiago está lleno de trabajadores pobres y precarios, y las calles están llenas de trabajadores del sector informal que no tienen más remedio que ir a trabajar para ganar algunos pesos.

El ministro de salud multiplicó las declaraciones optimistas a pesar del hecho de que la pandemia acaba de comenzar y que el sistema de salud pública no tiene la capacidad de absorber una afluencia masiva de pacientes debido a CoViD-19. En términos más generales, la red de atención médica está extremadamente segmentada y abandonada a la lógica del mercado y las aseguradoras privadas, mientras que las clases populares deben estar satisfechas con hospitales abarrotados y mal equipados.

«Ya se sabía que el Coronavirus sería utilizado por Piñera como una excusa para aumentar la represión en Chile. Uno no puede estar juntos o salir por el coronavirus». Este virus fue la «excusa» para reanudar el toque de queda y detener completamente el movimiento «, declara Víctor Lawentuchef, uno de los dirigentes de la Brigada Dignidad.» El imperialismo tenía un arma fantástica con el coronavirus para detenernos, y ayudado por la prensa burguesa a quien la población es completamente sumisa, nos ha devuelto al individualismo, ya no existe este vínculo social como antes. CoViD-19 es una herramienta represiva que no solo se usa en Chile, sino en toda América Latina».

“Hoy comenzamos a salir a las calles nuevamente, especialmente en las áreas periféricas. Hay movilizaciones que continúan, a pesar del coronavirus, y muchos heridos por enfrentamientos con la policía”, continúa Víctor Lawentuchef.

«Lo que creemos es que tenemos que usar este momento para organizarnos nuevamente, ya que cuando podamos volver a las calles, podremos regresar con más fuerza que la del 18 de octubre. La política represiva del gobierno continúa aumentando. Ahora están desplegados. Los comandos de las fuerzas especiales, preparados para la Escuela de las Américas, están comenzando a emerger nuevamente, ejerciendo la represión al nivel del comando de guerra contra la población más pobre, porque al final, quien más sufre con la represión en este momento son las poblaciones más pobres», concluye Victor Lawentuchef.

www.elclarin.cl/2020/05/13/covid-19-en-america-latina-solucion-indolora-para-bloquear-las-protestas/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More