Covid-19: ¿adiós a las recetas neoliberales?

El proceso de recuperación de los efectos negativos de la pandemia actual no se resuelve solo con “la nacionalización masiva de empresas”. Cuba ilustra

Publicidad

Consciente de que los pronósticos en política son más atrevidos que en meteorología, aludí al riesgo de aseverar cuándo se acabará el reino de la propiedad privada; certifiqué, no obstante, que es más asequible argumentar/augurar el descalabro del Neoliberalismo y, por lo menos, la revitalización del Keynesianismo; y aseguré que, como eco de la Covid-19, estará más próximo el golpe de gracia al Capitalismo (1). Hoy, condiciono mi posición.

Mi apuesta al progreso humano al margen del predominio de la plusvalía (2), está basada en la inviabilidad del sistema que gira sobre el beneficio a la burguesía y la reducción de la enhorabuena para quienes tienen poco para vivir. Escapó a la casualidad que hace unos doce años escribí “Adiós al ‘estado de bienestar social’/ Una lección para quienes critican desmedidamente al Socialismo en Cuba y abogan por coquetear con las entredichas ternuras del Capitalismo” (3). En este minuto, percibo todavía lejos la conquista de la equidad humana.

Un informe divulgado en Enero último porta una señal alarmante, a saber:

“La desigualdad económica está fuera de control. En 2019, los 2153 milmillonarios que hay en el mundo poseían más riqueza que 4600 millones de personas. Esta enorme brecha es consecuencia de un sistema económico fallido y sexista que valora más la riqueza de una élite privilegiada, en su mayoría hombres, que los miles de millones de horas del esencial trabajo de cuidados no remunerado o mal remunerado que llevan a cabo fundamentalmente mujeres y niñas en todo el mundo” (4).

He aquí una percepción agravada por la pandemia que azota prácticamente a todo el mundo de modo desigual a causa de las diferentes actitudes de los Gobiernos nacionales (5) la mayoría de los cuales obran al compás de Estados que aúpan al Mercado y subestiman su papel para dignificar a mujeres y hombres. Y no se trata de una apreciación infundada.

Traigo a colación que por estos días circula el texto “Gestión gubernamental y ciencia cubana en el enfrentamiento a la COVID-19” con la rúbrica de Miguel Díaz-Canel Bermúdez y Jorge Núñez Jover, Presidente de la República de Cuba y Presidente de la Cátedra Ciencia, Tecnología y Sociedad de la Universidad de La Habana, Cuba, respectivamente, cuyo estudio evidencia cuánto se puede hacer para bien de las personas —incluso, cuando “Ya no queda hueco en el cinto que aprietan alrededor de Cuba” (6).

De ese texto, al tiempo que exhorto a examinarlo en su integralidad una y otra vez, significo el segmento “Algunas preguntas al neoliberalismo desde la COVID-19” donde se formulan las interrogantes que siguen:

¿Puede prescindirse de Estados con posibilidad de movilizar actores, recursos, capacidades, para enfrentar organizadamente tamaños retos?

¿Debe ser la salud un derecho humano universal o un bien comercial más, transable en el mercado?

¿Debería el conocimiento, socialmente compartido, facilitar la cooperación entre los científicos y ponerse al servicio de las grandes necesidades humanas?

¿Serán importantes los valores de los científicos en la dura tarea de enfrentar crisis como la del nuevo coronavirus?

¿Beneficia el monopolio del conocimiento que manejan esas grandes empresas el objetivo de lograr que la salud sea efectivamente un derecho humano universal? ¿Deberán los Estados, el sector público, generar capacidades que les permitan enfrentar exitosamente los actuales y futuros desafíos?

La pregunta es si lo anterior [“la enorme concentración de las capacidades científicas y tecnológicas en un grupo relativamente reducido de países del Norte”] es o no un problema y si las soluciones a los grandes desafíos económicos, sociales, ambientales, sanitarios, entre otros, se pueden atender con ciencia y tecnología importada, entregada llave en mano (7).

Precisamente en base a la desgracia que ha traído/trae consigo el Neoliberalismo en los días que corren —y a partir de mi ensayo “Notas para el estudio del Socialismo en el Siglo XXI. El caso Venezuela. El caso Cuba” difundido en Noviembre de 2007 en el que incluí un pasaje respecto al destacado economista inglés John M. Keynes (8)— volví a reflexionar en cómo aproximar el mencionado “golpe de gracia al Capitalismo” e inquirí: ¿será un desatino pensar que al menos para el mundo posterior a la Covid-19 habrá que edificar una especie de Neokeynesianismo basado en alimentar el bienestar social desde el Estado?

Sin embargo, lo que considero elemental a la luz del sentido común se me presenta simultáneamente entre signos de interrogación después de analizar el título “Crisis económica en tiempos de pandemia: Europa se prepara para la nacionalización masiva de empresas” en cuyo contenido aparece:

“[…] La Comisión Europea, hasta ahora adalid de la competencia y el libre comercio y azote de cualquier auxilio estatal al sector privado, perfila la modificación del marco temporal de ayudas públicas para hacer frente a los destrozos económicos de la COVID-19, abriendo la puerta en su último borrador del proyecto, al que ha tenido acceso EXPANSIÓN y que Bruselas prevé aprobar en los próximos días, a una suerte de nacionalización generalizada de empresas en apuros en Europa, cotizadas y no cotizadas, grandes y pequeñas” (9).

A primera vista, pudiera interpretarse que se busca un protagonismo estatal para amortiguar el agravamiento de la crisis multilateral que nos acompaña desde antes del nuevo coronavirus y así evitar tanto la hecatombe de la burguesía como también aliviar a los proletarios y sus familiares. Pero, por más que leí y volví a leer, de ningún párrafo de ese título pude inferir que esta jugada en el “Viejo Continente” va a redundar en que las grandes mayorías vayan a relegar las citadas “entredichas ternuras del Capitalismo”.

Poco extraña, pues, que un par de meses atrás se publicara el rótulo “Adiós al Estado del bienestar” que en su contenido final expone:

“Un Gobierno que solo se debe a los caprichos de unos pocos, a los dictados de su ideología, no está capacitado para sacar a España de la actual situación de catástrofe económica y social […]./ Urge que Pedro Sánchez haga partícipe de las decisiones de gobierno a todos los partidos democráticos y que deje a un lado la propaganda y la búsqueda del rédito político. Si en los tiempos que corren se ve incapaz de dar ese paso, será una prueba fehaciente de su incapacidad para seguir al frente del Gobierno de este país. Por lo que habrá que replicar, como antaño ya se hizo, el ‘¡váyase, señor Sánchez!’” (10).

Al meditar en torno a ese rótulo, dudé sobremanera en que “la actual situación de catástrofe económica y social” que vive España quede resuelta con que se haga realidad el “¡váyase, señor Sánchez!”. La práctica confirma que una situación de tal naturaleza comienza a solucionarse cuando tiene lugar un cambio en el funcionamiento de un Estado que rompa con la filosofía neoliberal gracias al empuje popular —solo para comenzar. Es decir, se impone que la catástrofe de marras ceda su espacio a un escenario auspiciado por el pueblo/liderado por un Gobierno que privilegie a la Persona en lugar del Mercado a través de la concepción de J. M. Keynes (11) —por lo menos.

Concluyo: el proceso de recuperación de los efectos negativos de la enfermedad que actualmente azota al mundo no se resuelve con “la nacionalización masiva de empresas”, si quedan en pie las recetas neoliberales. Por tanto, condiciono el adiós a la desdicha hoy acentuada a que los destinos de cada país estén liderados por un Estado que, conformado por la voluntad del grueso de sus habitantes y a tono con ello, por lo menos se preocupe y ocupe porque su ciudadanía tenga un bienestar posible. Cuba ilustra que sí se puede —a juzgar por el aludido texto “Gestión gubernamental y ciencia cubana en el enfrentamiento a la COVID-19”. ¡Amén!

Referencias:

1.- https://www.cubainformacion.tv/la-columna/20200417/85679/85679-la-covid-19-golpe-de-gracia-al-capitalismo.

2.- https://www.cubainformacion.tv/la-columna/20190621/82075/82075-apuesto-a-la-izquierda-al-socialismo.

3.- https://kaosenlared.net/adi-s-al-estado-de-bienestar-social/.

4.- https://www.oxfam.org/es/informes/tiempo-para-el-cuidado.

5.- https://www.cubainformacion.tv/la-columna/20200330/85302/85302-la-covid-19-a-examen-calidad-de-los-gobiernos.

6.- http://www.granma.cu/cuba-covid-19/2020-06-09/ustedes-han-mostrado-al-mundo-una-verdad-que-los-enemigos-de-cuba-han-pretendido-silenciar-o-tergiversar-la-fortaleza-de-la-medicina-cubana-09-06-2020-01-06-44.

7.- http://www.cubadebate.cu/noticias/2020/06/14/presidente-cubano-publica-articulo-junto-a-reconocido-cientifico-sobre-gestion-gubernamental-y-la-ciencia-frente-a-la-covid-19-articulo/#.Xueh5_x7kb0.

8.- http://old.kaosenlared.net/noticia/notas-para-estudio-socialismo-siglo-xxi-caso-venezuela-caso-cuba.

9.- http://www.cubadebate.cu/especiales/2020/06/10/crisis-economica-en-tiempos-de-pandemia-europa-se-prepara-para-la-nacionalizacion-masiva-de-empresas/#.XuJKE_x7kb0.

10.- https://www.levante-emv.com/cartas-director/2020/04/18/adios-bienestar/2002819.html.

11.- https://www.tribunasalamanca.com/blogs/curiosidades-y-anecdotas-de-la-historia/posts/el-estado-del-bienestar-y-keynes.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More