Costa Rica: El Desequilibrio y las Distancias Aberrantes

Unas noticias comentadas, provenientes de las NNUU señalaba lo siguiente: el uno por ciento más rico de la población mundial posee 40 por ciento de los bienes del planeta, y a la mitad más pobre le queda apenas el uno por ciento de esos activos. En las últimas décadas, a pesar del crecimiento económico, este desequilibrio se hizo más profundo en la mayoría de los países y casi en cada región del mundo. Esta desigualdad es, cada vez más, reconocida como un persistente obstáculo para el desarrollo. El problema toma varias formas, desde brechas en los ingresos hasta acceso desigual a la política, y es alimentado por distintos factores, como género, etnia, discapacidad, situación legal, casta, color de piel, lengua y estatus económico. Ochenta por ciento de las familias del mundo carecen de protección social, a pesar de la evidencia de que contribuye significativamente a reducir la pobreza, a la cohesión social y al respeto de los derechos humanos, además de servir de resguardo ante impactos como la carestía de alimentos.

Esta parecer ser la tónica común de la humanidad. La historia nos recuerda que a través de los siglos la situación de concentración del poder, la riqueza y los beneficios, frente a la pobreza e incluso la miseria de la mayoría, ha sido una realidad inocultable.

Señala Luis W. Sevilla que la pobreza es, en el estado de desarrollo económico actual de nuestra especie y civilización, un aspecto por completo innecesario y una consecuencia directa de la estructura económica y política. Es por tanto una más de las consecuencias del capitalismo (neoliberal) transformado de teoría económica en práctica vital.

(Yo le agrego, con lo que cuesta, por ejemplo, una sola de las armas sofisticadas de los EEUU, sean drones, bombas atómicas, sistemas de espionaje electrónico, sería suficiente como para alimentar y dar atención de salud al África durante al menos un año. Lo que cuesta un satélite de espionaje militar, erradicaría la pobreza en América Latina, si se utilizaran los fondos para educación, salud, generación de empleo, mejoras de infraestructuras, y cosas así.)

La erradicación de la pobreza desde luego que sería alcanzable en apenas unos años si se convirtiera en una política de los países más desarrollados. Pero esto no se puede dar puesto que el capitalismo se sostiene sobre ese desequilibrio fundamental en el que para que algunos vivamos muy bien muchos han de vivir muy mal (e incluso morir). Descartado por tanto para un plazo corto esta solución la única vía que nos queda es una vía personal y más superficial.

Afrontar el combate (y la erradicación) de la pobreza es por tanto enfrentarnos al síntoma de una enfermedad más profunda. Se puede hacer, y se puede ser eficaz, pero el origen del empobrecimiento de las personas se mantendrá intacto.

Sin embargo, de la misma manera que una aspirina no resuelve el problema pero ayuda a eliminar el dolor y nos hace vivir mejor, como sociedad podemos encarar la pobreza y combatir sus aspectos más dolorosa y denigrantes: la perdida de salud, tanto física como mental. La falta de condiciones mínimas suficientes para tener una vida aceptable. La pérdida de autoestima, de esperanza en el futuro o la soledad.

Nuestro país, en una solapada maniobra poco conocida y analizada en nuestros medios de prensa, expresó que deseaba incorporarse a la “Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones” OCDE (denominada en sus siglas en ingles TTIP), y como la mayoría de nosotros no dominamos estos entresijos de las grandes maniobras neoliberales a escala planetaria, nos quedamos “mirando para el ciprés”. Claro está, no lo ha logrado, nuestra importancia geoestratégica es minúscula, pero la maniobra demuestra el pensamiento que se encuentra detrás de estas aspiraciones.

Les voy a transmitir algunas informaciones que considero importantes. La  OCDE viene organizando desde julio del 2013 reuniones a puerta cerrada y con documentos secretos únicamente accesibles a los grupos de presión empresariales. Y todo esto con la intención de dar un vuelco a esta situación e impedir el “sorpasso chino” y ello a base de una nueva dosis (aún mayor) de neoliberalismo. Un neoliberalismo que se pone la careta (una vez más) “de creación de empleo”, dicen que de unos 400.000 puestos de trabajo. “Para lograrlo” actuarán con mano inflexible con el fin de aumentar la flexibilidad laboral y las desregulaciones.

Según Julio García Camareno, en un artículo denominado El Terrible Mounstro de la Competitividad  menciona que la OCDE se plantea fundamentalmente las siguientes acciones:

-Eliminación de las regulaciones sociales, laborales y medioambientales.

-Reducción de costes innecesarios para las corporaciones.

-No ratificación de las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre el derecho a sindicarse.

-Reducir los gastos salariales y aumentar la jornada laboral hasta llegar a salarios y tiempos de trabajo equiparables a los de China. Se persigue que todos los terrícolas (excepto los oligarcas) trabajen como chinos.

-Aumentar la flexibilidad laboral abaratando los despidos.

-Aumentar las exportaciones.

-Deshacerse del principio de precaución en el que se basan varias directivas ambientales, como puedan serlo las que regulan las sustancias químicas peligrosas o las normas de seguridad alimentaria. Por ejemplo la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFASA) trata de desclasificar (de forma sistemática) el sistema regulador de la Unión Europea para los Organismos Genéticamente Modificados (OGM), hasta llegar al nivel de los EEUU en donde los OGM no requieren ningún tipo de supervisión ni de etiquetado.

-No cesar en la extracción de energías fósiles ni aun en el caso del petróleo y gas no convencionales, lo que se trata de obtener por medios y métodos altamente lesivos para el medio ambiente, como lo son el fracking (o fractura hidráulica). Se persigue llegar al extremo de anular las prohibiciones la fractura hidráulica, prohibiciones logradas gracias a grandes movilizaciones sociales.

-Aumentar aún más la privatización de los servicios de salud pública los cuales se destinarán a las grandes corporaciones.

-Se anulará la producción de medicamentos genéricos.

Para concretar más todas estas medidas socioeconómicas (cuyo fin es acercarnos aún más al modelo social esclavista como es el de China) se prevé una reunión de coordinación del OCDE en Bruselas los días 12 y 13 de Diciembre del 2013.

¿Es este el camino que nos señala Liberación Nacional, partido político actualmente en el gobierno y que organiza la deseada incorporación de Costa Rica a la OCDE? ¿Es este el pensamiento de su actual candidato? Sería interesante que nos respondiera estas preguntas. Porque «Las ideas de la clase dominante son también las ideas dominantes en cada época o, dicho de otro modo, la clase que es la fuerza material dominante en la sociedad es también la fuerza dominante espiritual. La clase que dispone de los medios de producción material, dispone a la vez, de los medios de producción intelectual; tanto así, que lo uno en lo otro, las ideas de aquellos a quienes les son negados los medios de producción intelectual están sometidos, por eso mismo, a las ideas de la clase dominante». (C Marx y F. Engels, La ideología alemana, Ed. Pueblos Unidos, Montevideo, 1959, pág. 49.)

El desequilibrio social y económico que causaría la aplicación de medidas como éstas sería mayúsculo. Y advierto que no se aplican todas al mismo tiempo. La estrategia (al igual que sucedió con el TLC con los EEUU) es ir pasando legislación –poco a poco- que beneficie la aplicación de estas medidas. Y las distancias entre las clases sociales se convertirían en aberrantes. Volveríamos a la edad media.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS