Correa: »Si hubiera muertos ecuatorianos ya estaríamos en guerra»

En una rueda de prensa celebrada a su llegada a la capital brasileña, donde se reunirá este miércoles con su homólogo Luiz Inácio Lula da Silva, Correa aseguró que sólo estará "satisfecho" con un "rechazo categórico" de la OEA a la incursión colombiana en suelo ecuatoriano, aunque aclaró que aún así las relaciones con Colombia seguirían "rotas".

Correa indicó que sólo se restablecerán las relaciones con su vecino en el "muy improbable caso" de que el presidente colombiano, Álvaro Uribe, "pida excusas sin tapujos", se comprometa a "no repetir estas acciones" y reconozca la "cantinflada" de intentar relacionar a Ecuador con las FARC.

El presidente ecuatoriano insistió en que su "patria" ha sido "agredida" de una forma "canalla" y que la operación en que murieron Reyes y otros veinte guerrilleros "no fue una persecución en caliente, sino una masacre planificada cuidadosamente".

Reiteró que Uribe le "mintió" cuando le telefoneó para informar sobre la operación y sostuvo que en el ataque fueron usadas "bombas teledirigidas" que, en su opinión, Colombia no posee y pertenecían a "una potencia que todos sabemos cuál es", en clara alusión a Estados Unidos.

Según Correa, Uribe "no quiere la paz, sino la guerra", tiene "las manos manchadas de sangre", "es un peligro para la región" y sabía que Ecuador negociaba la liberación de doce rehenes de las FARC, incluida la franco-colombiana Ingrid Betancourt.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS