Control social: Sanidad tendrá un registro de las personas que rechacen vacunarse

Las CCAA deberán comunicar diariamente qué personas no se han inyectado el fármaco y los motivos: si la han rechazado o si la tienen contraindicada.

Las comunidades autónomas deberán comunicar diariamente al Ministerio de Sanidad los datos personales de las personas vacunadas

También tendrán que decir qué personas no se han inyectado el fármaco y los motivos: si la ha rechazado o si la tiene contraindicada

La información se utilizará para fines estadísticos y se custodiarán con “medidas de seguridad específicas y adecuadas”

 

Al igual que ahora ocurre con la cifra de contagios diarios, las comunidades autónomas tendrán que comunicar diariamente al Ministerio de Sanidad cómo evoluciona la campaña de vacunación en cada territorio. Un sistema informático estatal registrará el cómputo de ciudadanos que se pondrán la vacuna cada día. Y no sólo eso. En ese sistema también se incluirán los datos personales de los que se inyecten el fármaco y, también, de los que rechacen hacerlo.

Datos personales, marca del fármaco y lote

 

Entre la información que tendrá que proporcionarse se encuentran los datos personales de las personas vacunadas, además de la marca del fármaco que se administre y el lote.

 

También se tendrá que especificar a qué grupo de mayor exposición pertenecen: si se trata de personal de centros sanitarios de Atención Primaria, de centros sanitarios de Atención Especializada, de centros socio-sanitarios o personal esencial.

 

Entre este personal esencial se encuentran trabajadores de:

 

  • Fuerzas y Cuerpos de Seguridad
  • Bomberos
  • Servicios de protección civil
  • Salvamento Marítimo
  • Servicios de emergencias sanitarias
  • Instituciones penitenciarias y de otros centros de internamiento por resolución judicial, incluyendo centros de acogida de inmigrantes.
  • Centros docentes
  • Cadenas alimentarias
  • Hostelería y restauración
  • Servicios de transporte prioritario
  • Empresas de seguridad privada
  • Atención sanitaria a animales
  • Servicios financieros bancarios y judiciales esenciales
  • Limpieza y mantenimiento esenciales
  • Actividades esenciales relacionadas con el suministro de agua y electricidad

Además, habrá que especificar el colectivo de mayor vulnerabilidad al que pertenece la persona vacunada: por edad y condición de riesgo en función de su estado de salud, embarazo o por estar institucionalizada.

 

Censo de los no vacunados

 

Desde los puntos de vacunación se deberá comunicar, además, los motivos de por qué la persona indicada no se ha vacunado: si la ha rechazado, si la tiene contraindicada o si se trata de una excepción.

El tratamiento de todos los datos se realizará de acuerdo con la legislación vigente y el responsable será el Ministerio. La información se utilizará para análisis estadísticos y de georreferenciación y “adicionalmente, la acreditación del acto de vacunación mediante la emisión del correspondiente certificado, previa solicitud expresa e inequívoca del interesado o su representante legal«. Los datos de las personas vacunadas, indica el documento, se custodiarán “con medidas de seguridad específicas y adecuadas”, conforme al Esquema Nacional de Seguridad.

 

Cuando comience la vacunación, las comunidades tendrán que informar a los ciudadanos de estas finalidades del tratamiento de los datos y, en particular, de los términos de la cesión de los mismos al Ministerio. Sanidad pondrá los datos, los indicadores y la representación geográfica resultantes de este sistema a disposición de las comunidades.

 

 

Fuente: Niusdiario

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS