Contratos de “un día” y renovaciones a través de Facebook: los sanitarios estallan contra la sanidad madrileña

“Estamos ofendidos, cabreados y muy, muy hartos”. De esta manera, los trabajadores del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), a través del MATS- Movimiento Asambleario de Trabajadores-as de Sanidad, han estallado contra la situación laboral que han definido de “asalto”. Contratos cuya vida laboral termina en el mismo día, estar en “paro, sin cobro y sin alta en la Seguridad Social (S.S) los fines de semana y festivos” y renovaciones diarias que se conocen gracias a otros compañeros por “mensajes de whatsapp y Facebook” son algunas de las circunstancias con las que tienen que lidiar estos profesionales.

Hasta 50 contratos es lo que puede llegar a contabilizar un trabajador del SERMAS al acabar un año, los cuales su duración son de “un día” y que corresponden a “uno de tantos contratos de mañanas o tardes sueltas que nos hacen, describiéndonos como personal ‘eventual’ o ‘temporal’, a pesar de llevar años trabajando” para la sanidad pública madrileña.

Un día a día de supervivencia en el que los trabajadores han dicho basta. Basta “de que vayamos a trabajar sin haber firmado dichos contratos que se nos dan en tacos después de haber realizado las suplencias”, así como de que “sean las 20:00 de la tarde del último día del contrato y aún, ningún responsable se haya dignado a ponerse en contacto directo con la mayoría de nosotros para comunicarnos si nos renuevan o no, por cuánto tiempo, si será en el mismo centro…”.

Una incertidumbre que es total y la cual sólo ‘se rebaja’ gracias al compañerismo que, a través de grupos de whatsapp o de Facebook, sirve para saber si continúan teniendo trabajo al día siguiente o no. Una renovación a un compañero lanza las campanas al vuelo e inicio “el caos”, por el que los sanitarios se ven “forzados a deducir que nos han hecho una renovación automática sin saber oficialmente en qué condiciones”.

Unos contratos de “un día” que provoca, en numerosas ocasiones, “perder días de cotización por errores administrativos”. Un problema que se multiplica al intentar pedir un préstamo o realizar alguna gestión ya que a este tipo de contrataciones se les da “nula credibilidad” lo que provoca que los profesionales tengan que “vivir de continuos avales familiares”.

Los jornaleros sanitarios

Es tal la situación que los propios trabajadores del SERMAS se han definido como “jornaleros que sólo recibimos ofertas en fechas clave”. Y si se autocalifican de esa manera, las condiciones laborales son iguales que las del campo (sin tener que trabajar ante el sol): “Ante la escasez de plantilla disponible, acabemos doblando turnos conjornadas de 13 horas al día de consulta y sin descanso, en bastantes noches y fines de semana”.

Una precariedad en la que, según los sanitarios, no tienen derecho a enfermar, tener un accidente o estar en el curso de un embarazo, entre otras situaciones, ya que “si te encuentras de baja, aunque fuera sólo el día previo a la fecha fin de contrato, no te renuevan”. Un impedimento peligroso, como recuerdan: “Muchos compañeros se han visto obligados a ir enfermos o convalecientes a sus puestos de trabajo, con sintomatología contagiosa (recordemos que nuestro ámbito laboral es el sanitario), para garantizar estar trabajando el día que finaliza el contrato y que les puedan renovar”.

De hecho, la palabra vacaciones es algo que no se encuentra en su vocabulario “un año más” ya que la Gerencia del SERMAS “justo previo al verano, mueve a sus trabajadores como pelotas de ping pong, cesando contratos que estaban contemplados incluso hasta final de año, y privándoles del disfrute de las vacaciones generadas hasta entonces, asegurándose de ese modo no tener que realizar mayores coberturas de ausencias y evitar contrataciones de suplentes”.

Sumar los comentarios del consejero de Sanidad

Las palabras del consejero de Sanidad de Cristina Cifuentes han supuesto la gota que colma el vaso. “Encima hay que aguantar comentarios en Twitter”, han denunciado los trabajadores. Unos comentarios donde el político sugería que era prácticamente imposible encontrar sanitarios que quieran trabajar en verano. “Prácticamente nos viene a decir que no se encuentra a gente, porque no queremos trabajar en
verano, cuando él siempre lo ha hecho poniéndose como un ejemplo a seguir”, han resumido los profesionales del SERMAS.

Unas redes sociales por la que se comunican los trabajadores para avisarse de su ‘renovación’ y que se ha convertido en la “vía oficial” que utiliza el SERMAS “para comunicar las ofertas laborales realizándose una selección de personal bajo una directriz de dedocracia o con procesos irregulares”.

http://www.elboletin.com/nacional/137143/contratos-dia-renovaciones-facebook-sanitario.html

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS