Contraofensiva EEUU: Colombia y Honduras

Aconteció lo del golpe en Honduras porque el presidente Zelaya apoyó el ALBA, duplicó el salario mínimo, firmó con PETROCARIBE, le quitó el negocio de los combustibles a la oligarquía, redujo sus precios e intentó impulsar la asamblea constituyente. Pero lo que ha pasado a continuación en Colombia evidencia una contra-ofensiva más brutal y más general del imperialismo estadounidense.

EEUU y sus aliados actuaron primero en Honduras porque creyeron fácil la presa, prestos a la escalada golpista de “tercera generación” y a la revancha política continental contra los procesos transformadores. Pero el anuncio de instalación de cinco nuevas bases militares gringas en Colombia, el relanzamiento del Plan Colombia y las provocaciones contra Chávez y Correa, no son accidentes casuales, sino que forman parte del relanzamiento de su estrategia de recolonización.

¿Qué motiva todo esto?

&nbsp -.La muerte del ALCA y el nacimiento del ALBA.

&nbsp -La actual inviabilidad del Plan Puebla-Panamá, llamado a enlazar con el plan de conquista militar de la Amazonía y con las conspiraciones para los desplazamientos de los gobiernos de Chávez y Correa, contando con la perversidad de Uribe. Inviabilidad por los obstáculos que representan gobiernos como el nicaraguense, el salvadoreño y el hondureño de Zelaya.

-La ola de cambios hacia la nueva independencia y la nueva democracia latino-caribeña, ya con múltiples expresiones nacionales en todo el continente.

&nbsp -Cuba y su “pecado” de haber resistido al bloqueo y al derrumbe.

– La pérdida por EEUU de su importante base militar en Manta-Ecuador.

&nbsp -La fuerte tendencia a crisis de gobernabilidad en Colombia, Perú y México.

Por eso el golpe en Honduras, el Plan Mérida (para controlar México), las cinco nuevas bases en Colombia y la decisión de rearmar y dotar de tropas y mercenarios las tres bases existentes, sosteniendo a la vez en las proximidades de las costas de esa región su poderosa IV Flota, lista para el plan de ocupación.

Todo esto con la anuencia y/o tolerancia de Obama y contra la ilusión que despertó, evidenciando de esa manera que no es capaz de rebelarse contra el poder real; &nbsp mostrando así, que pese a lo que un amplio sector contestatario del status quo esperó de él, está demasiado atado a los vanos esfuerzo de supremacía de ese imperio decadente, pentagonizado y en crisis mayor.

Honduras es el punto inicial escogido para la nueva contra-ofensiva imperial-oligárquica y Colombia es la gran plataforma para la agresión mayor.

En Honduras, por tanto, están en disputa muchas cosas trascendentes, incluyendo la teoría del dominó; con la desgracia para el imperio de que el supuesto “eslabón débil” no ha resultado tal. Más de un mes de heroica movilización popular es una magnífica señal contraria a la imposición del golpe y la perspectiva de una nueva victoria democrática.

Ese pueblo hermano está en trance de insurgencia y revolución como necesidad impuesta por&nbsp su mafioso bloque dominante y sus padrinos imperiales, que también impulsan una transacción o­nerosa aupada por EEUU, el Presidente de Costa Rica y la Cumbre de Tuxtla, que amarre a Zelaya en un gobierno compartido con los golpistas (Plan Arias-Clinton).

Bien por el bravo pueblo hondureño que se levanta con bríos alentadores, cerrándole espacios a las blandenguerías y claudicaciones.

En el Norte de Suramérica está por librarse la batalla estratégica, la decisiva, la que necesariamente pasa por la derrota del régimen uribista y su pretensiones de erigirse en el Israel de nuestra América bajo el protectorado gringo y haciendo las veces de su receptáculo militar; y más al Norte y más al Sur, México y Perú parecen estar en tren de explotar y no a muy largo plazo.

Bien por Chávez por oponerse a la patraña de Oscar Arias y por decidirse de nuevo a revisar las relaciones con Uribe, quien decidió sembrar de bases gringas su país y lanzarse a las provocaciones para facilitar el plan de conquista y re-comquista militar de esa región gringa y de revocación de los procesos emancipadores vecinos.

Ojala que dure mucho este nuevo viraje del Comandante Chávez y que no pasé lo acontecido a raíz de su mediación para el canje. Ojala no se vuelva a “arreglar” con el capo Uribe, ni decida contemporizar de gobierno a gobierno con su engendro mafioso, y ojala que Cuba también le saque el “pié de amigo” a Don Varito.&nbsp Por suerte allí, en el corazón de esa sociedad oprimida, martirizada y vejada, están las FARC, el ELN y muchos/as otro/as no dispuestos/a a claudicar. Por suerte los pueblos bolivarianos de esa región no están en plan de recular.

Mal por Leonel Fernández que disque expresando cariño por Chávez y por Fidel nos quiere meter por ojos y narices a Colombia, a Montoya&nbsp y a Israel; y disque condenando el golpe contra Zelaya, ha apoyado el intragable Plan Arias-Clinton.

Mal por los gobiernos meso-americanos que le hacen el juego a esa maniobra mediatizadora y bien por Daniel Ortega que lo ha rechazado con firmeza.

Bien por Zelaya y sus milicias populares y ojala que definitivamente deseche la gran trampa que viene de Washington con escala en San José.

Bien por aquello de avanzar por elecciones donde se pueda, pero está claro que de todas maneras la “hora de los hornos” llega.

¡Llegó a Honduras, está en Colombia y se acerca a Venezuela y Ecuador!

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS