Contra la reforma laboral: 29-M huelga general unitaria

Una oportunidad para demostrarnos que podemos paralizar el país.

El gobierno del PP, con el apoyo de CiU, ha aprobado una reforma laboral que supone el ataque más grave a los derechos sociales y laborales de los sectores asalariados desde el fin del franquismo, y tan sólo comportará más paro (hacia los 6 millones) porque abarata sustancialmente (un 40%) el despido, desvirtúa y deprecia la negociación colectiva de sector, agrava los modelos de contratación (formación hasta los 33 años y 1 año de periodo de prueba) y otorga poder a las patronales para decidir fácilmente EREs con 20 días, y posibilita cambiar la organización del trabajo sin negociar (turnos, jornada, funciones, etc.) No plantea el PP, como no lo planteó el PSOE ninguna persecución del fraude fiscal masivo que realizan aquí las grandes fortunas (80.000 millones € según la asociación de Inspectores). Sin embargo, si mantienen las inversiones militares y aumentan las ayudas a la banca.  Ante la agravación de la situación, co.bas se reunió con los sindicatos alternativos y convocó o apoyo en Euskadi, Navarra, Galicia y Canarias la Huelga del 29M y posteriormente, en el conjunto del estado, apoya y convoca unitariamente la huelga que por fin han convocado UGT y CCOO, exigiendo la continuidad de esta lucha y la critica al pacto social previo que han firmado.

EL DÍA 29 DEBEMOS COMENZAR A ABRIR LAS VENTANAS

Y A DESPRENDERNOS DE LOS MUEBLES VIEJOS

Estamos en unos momentos de máxima debilidad de los trabajadores y de nuestras organizaciones, las que deberían representar a la parte más consciente de la sociedad, a la que hace que ésta funcione. Sin los trabajadores no funciona nada en ninguna sociedad.

1º) Desde el punto de vista político, las organizaciones que, en principio, deberían sernos afines (PSOE, IU, ERC, BNG,…) han sido derrotadas en todas las elecciones que se han celebrado durante el último año (generales, municipales, autonómicas). Y ello ha sido así, porque sus votantes naturales, decepcionados, han optado por la abstención; algunos pocos se han inclinado incluso por “dar una oportunidad” al PP y a CIU, los genuinos representantes de banqueros y empresarios.

El PSOE, con las medidas antisociales que llevó a cabo durante su último año de mandato ha dado paso a esta situación. No se puede pedir el voto de los trabajadores para quien fue capaz, por ejemplo, de una medida tan vergonzosa como la de congelar las pensiones (de las más bajas de Europa).

Y los demás partidos de izquierda, han demostrado que sus aspiraciones no van más allá de no apartarse mucho de la senda de su “hermano mayor” (caso de IC y ERC en Cataluña).

Y algo que es común a todos ellos: sus estructuras, su organización interna:

a) No son ningún ejemplo de democracia.

b) Son incapaces de abanderar la regeneración social que el país necesita.

Es una vergüenza que los ex presidentes cobren 86.000 euros anuales, cuando tienen el triple de ingresos por sus trabajos (?) en la empresa privada. Eso sí: al trabajador en paro que cobre 900 € mensuales, y se le pille haciendo chapuzas… Sobre ese defraudador, debe caer todo el peso de la ley.

Una ley que permite que Alfredo Sáenz, Botín, Alierta, “Albertos” y compañía, sigan presentándose como gente respetable y sean recibidos en La Moncloa a pesar de la evasión a paraísos fiscales Bueno, pues, de momento, PP y CIU comienzan a tomar las medidas acordes con los intereses de estas buenas gentes, y sin ningún complejo.

2º) Las direcciones de los grandes sindicatos llevan años haciendo dejación de lo que debería ser consustancial a su propia naturaleza: impulsar organizaciones de trabajadores en cada empresa, capaces de disputar a ésta, desde la organización del trabajo hasta el sueldo de sus directivos. Organizaciones vivas, donde se demuestre que la potestad de discusión y decisión entre los trabajadores está infinitamente más cerca de la democracia que el hecho de votar una vez cada cuatro años para, a continuación, dejar las manos libres a las direcciones de los sindicatos.

Las direcciones de los grandes sindicatos llevan años haciendo gente sumisa y pasiva: “vota, delega y despreocúpate”, parece ser su lema. ¿Y a qué se han dedicado estas direcciones? Pues la direcciones de la confederaciones a firmar pacto social tras pactos social que reducían derechos (como los 2 últimos, el de retrasar la edad de jubilación los 67 y el del pasado de enero sobre negociación colectiva), y en las empresas, a firmar ERE tras ERE, colaborando en la destrucción de centenares de miles de puesto de trabajo (en 2010, el 93% de los eres contaron con la aprobación de los sindicatos).

Hemos dicho destrucción, y no es solo eso: es transformación; transformación de empleo digno en empleo precario, de bajos salarios y pocos derechos laborales. Mientras cientos de miles de trabajadores están en casa a los 52 años, otros cientos de miles hacen o están a la espera de hacer, ese trabajo que los prejubilados han dejado. Eso sí, en peores condiciones. ¿Y quienes son estos nuevos y precarios trabajadores? ¿Extraterrestres? No. ¡Son nuestros propios hijos! Mientras, los hijos de los banqueros hacen prácticas “gestionando” nuestros fondos de pensiones. Mal resultado, Y claro, llega el momento en que, dada su debilidad, el gobierno de turno ya no los necesita para nada. 

ANTE LA HUELGA DEL DÍA 29 NINGUNA EXCUSA, UNIDAD Y CONTINUIDAD:

Los trabajadores debemos darnos cuenta de que ni la pasividad ni la comodidad nos van a arreglar las cosas. Y mucho menos, dejar en manos de los representantes del capital la solución de nuestros problemas. Muy al contrario, intentarán la peor salida para nuestros intereses: tendremos peor sanidad y enseñanza, salarios y pensiones más bajos, más degradación en nuestras condiciones de trabajo… En suma: vamos a pagar una crisis que no hemos provocado.

Esta crisis, tan profunda, debe servirnos para analizar qué hemos hecho entre todos: partidos, sindicatos y personas, individual y colectivamente.

No se trata de machacar a nadie, de hacer que desaparezca. Debe servir para establecer un debate sincero y eliminar de nuestra práctica (partidos, sindicatos y personas) todas las aberraciones que hemos generado, con nuestra actividad o nuestra pasividad.

Los trabajadores tenemos que volver a ser protagonistas de nuestra vida. Las organizaciones deben desprenderse de su burocracia, su desprecio hacia sus propios miembros y votantes. Deben saber que se deben a ellos y lo que hacen es servirse de ellos.

Organizaciones independientes, que se mantengan exclusivamente de las cuotas de sus afiliados y la revocación de cualquier representante por las asambleas pueda ser inmediata

Organizaciones que dejen de pensar sólo en su propia existencia, ya que todas son un medio y no un fin en si mismo. Organizaciones que expulsen de su seno la corrupción, y no que la tapen. Organizaciones que trabajen en beneficio de la sociedad.

Desde este tipo de organizaciones, nuevas o viejas pero que hayan ventilado sus habitaciones cerradas, sí es posible generar el movimiento social necesario para que la crisis no la paguemos los trabajadores y ciudadanos.

La Huelga General, una vez convocada, no es de unos ni de otros, es de todos: de todos los que queremos participar en ella. No es de todos los sindicatos convocantes, es de los que la hacemos.

Debemos demostrar a banqueros y empresarios que sin nosotros nada funciona. Debemos demostrarnos a nosotros mismos que somos imprescindibles.

No hay vuelta atrás: los banqueros y los empresarios están desbocados. No pararán hasta dejarnos sin el más mínimo derecho (los griegos tampoco son extraterrestres, tienen otro acento, pero son como nosotros).

La Historia es tozuda: siempre hay un momento en que la sociedad se levanta contra la injusticia y provoca un avance importante. Pero cuanto más tardemos en dar ese paso más será lo que haya que recuperar y más duro será el enfrentamiento.

No dejemos pasar este momento. El día 29 nada debe funcionar… Vaciemos los centros de trabajo para desbordar las calles y que se convierta en una huelga social masiva.

Queremos un clamor unitario tan potente que haga imposible a CCOO y UGT dilapidar este capital de fuerza y de presión generado por la lucha unitaria.  Para abril esta el 14 por la Republica, y para el 12 de mayo se prepara una movilización global mundial contra la dictadura financiera del 1% y así debe seguir la acumulación de fuerzas. Si luchamos quizás no ganaremos, si no lo hacemos estamos perdidas y perdidos

A los trabajadores y a las organizaciones sindicales nos toca responder con contundencia que es lo que merecen los graves recortes sociales que estamos sufriendo.

Defiende tu futuro, tus derechos y tu empleo: ¡Movilízate!

enlace con la declaración

19 de marzo de 2012.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS