Contra estos y aquellos

Porque el hecho educativo, desde a donde alcance el estudio sobre sus orígenes naturales, desde el principio de los tiempos prehistóricos, sólo adquiere realidad propiamente humana en los procesos didácticos de aprendizaje, los cuales, sin merma de su naturaleza exclusivamente social, e identidad de fenómeno material originalmente colectivo, se han instrumentalizado siempre –como derecho y deber inexcusables, de carácter necesariamente práctico– a cargo de toda clase de civilizaciones o sociedades y ejecutados a través sus agentes pedagógicos ocasionales, oportunos o especializados al efecto, pero imprescindibles.

Sin embargo, dicho esto, no recurriremos ya a mayores argumentaciones, ni aunque fuesen entresacadas de cualquier manual de Historia de la Pedagogía, que bastante trabajo ha resultado la disquisición de arriba –creo que totalmente acertada– para el fin que ahora me propongo aquí: Aclararme y aclarar, a quién quisiese entender, desde mi punto de vista (o mejor, desde mis certezas) a qué vino el lío ese del PSOÉ y del PP, y el concurso de PODEMOS, con la consigna de Vox por lo del ‘pin parental’. ¿A qué vino tanta murga o guirigay, si Vox dijo su verdad y está en su derecho a proclamarla lo mismo que los demás? ¿O ya no es lícito, esta vez, expresarse en democracia, a viva voz, si uno está en su papel? Pues, si no es así, acaso, ¿a qué tan desmesurado incendio que, a partir de la entrevista de aquel trío de Ministras (Igualdad, Portavoz y Educación, si me asiste la memoria), se propagó, cual si hubiese sido el de Australia, a lo ancho y a lo largo del territorio español? Felizmente, difundido por las T.Vs. de España, afines a nuestras mentalidades pacatas y conformistas, todo aquello que nos cuentan viene a resumirse en esto: “Ya hay algo peor que el pin parental, y es que chicos y chicas están llegando a las aulas con el mensaje machista y homófobo ya aprendido, asimilado e incorporado. Y eso es más complicado de contrarrestar. Actuemos antes y rápido, porque su discurso ya está instalado.” (ANA BELEN-TRIVIÑO en Público) O en éste, más resuelto y expresivo: “No podemos retroceder en esta lucha. La resistencia debe comenzar en los propios centros docentes no autocensurándose, llevando a Claustro y Consejo Escolar cualquier caso de claudicación ante las presiones y ejerciendo, desde la legalidad, pero también desde el compromiso democrático, una docencia que proporcione a las nuevas generaciones herramientas para el ejercicio de su libertad.” (Este otro de eldiario.es, creo saber). En fin, que lo tienen claro, lo mismo que las Ministras, que o bien quieren que veamos como ellas, o bien quieren deslumbrarnos, y así no veremos nada, con las luces de sus fuegos.

Y, pues bien, y ya dado –o si no, que vaya aquí– que el hecho educativo es, prácticamente, proceso de aprendizaje (reflejado y derivado) del acontecer social con todos sus componentes, la alarma ya está instalada y ahora la urgencia apremia a culminar la demanda que mejor complazca al juego.

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS