Contra el terrorismo judicial, palabras de libertad

Publicidad

Mujeres: rehenes de la justicia misógina
Andrea Vázquez es médica cirujana y madre de 3 hijxs, de 14, 12 y 6 años. Ella había denunciado a su excónyugue y padre de lxs niñxs por violencia doméstica. Como revancha machista, el 2 de octubre del 2012, mientras Andrea estaba atendiendo en su consultorio, un grupo de policías, armados y uniformados, en un violento operativo sacó de su casa materna a lxs niñxs con una orden judicial del Tribunal de Familia N° 3 de Lomas de Zamora, para trasladarlos coactivamente a vivir con el padre, un conocido y poderoso empresario de la medicina. Desde Octubre del 2012 ella pudo ver a sus hijxs nada más que 8 horas.

Quince días antes de este “secuestro” de lxs niñxs, lxs dos hermanxs mayores le habían dicho al juez que no querían ver a su papá, contándole que eran golpeadxs y dando cuenta de prácticas de tortura, como por ejemplo, que eran puestxs en la bañadera con agua helada. A pesar de que expresaron ante funcionarixs judiciales y peritos psiquiátricos su deseo de no permanecer junto a su padre, lxs jueces decidieron no escuchar el relato de lxs niñxs, alegando que estaban influenciadxs por su madre.

Cuando Andrea Vázquez denunció el intento de suicidio de unx de sus hijxs, fue presa por 3 días en un calabozo sin colchón. Le embargaron sus bienes y le impusieron un perímetro de prohibición de acercamiento a 500 mts de sus hijxs y del abusador; lo que le impide concurrir a su propio consultorio que se encuentra dentro de ese radio. Además, no puede ingresar a las clínicas donde realizaba las cirugías porque su ex marido es el dueño o socio de las mismas. En uno de los esporádicos encuentros con sus hijxs, también fue acusada por la trabajadora social Miriam Rivero, de Lomas de Zamora, de que pecaba de mala madre por cómo estaba vestida, ya que usaba “zapatos de taco muy alto”, según consta en el expediente judicial. Actualmente impulsan el intento de desalojo de su casa y pretenden imponerle una cuota alimentaria de 30 mil pesos.

El brazo legal del patriarcado
Lxs tres jueces del Tribunal de Familia N° 3, María Silvia Villaverde, Enrique Quiroga y Roxana del Río, escudadxs en el Síndrome de Alienación Parental (SAP), una teoría que sostiene que lxs niñxs desprecian a unx de sus padres por influencia del otrx, obligaron a lxs hijxs de Andrea a «revincularse» de manera forzada con el padre abusador y maltratador.

Quien diagnosticó el SAP fue la Licenciada María del Carmen Perez Caputo, perito ad hoc de ese tribunal, que sometió a lxs niñxs a una terapia de amenazas. Caputo era una de las directoras del Centro de Atención Psicológica Comunitaria dependiente de la Facultad de Psicología, Sede Regional Sur, en Avellaneda y fue denunciada por ejercer su profesión sin matrícula habilitante.

Como enclave de la violencia de género, el SAP convierte a la familia en un centro de tortura. Este instrumento legal de base misógina, cambió drásticamente la custodia de lxs hijxs, a la vez que evitó que los delitos de maltrato y/o abuso continuasen siendo denunciados.

Sin embargo, el uso del SAP está invalidado por dos dictámenes del Congreso de la Nación, el cierre del Centro de Revinculaciones de la Facultad de Psicología de la UBA y la lucha judicial que tiene como caso paradigmático el cuestionamiento a la jueza María Villaverde por parte de Andrea Vázquez.

Después de una reforma judicial, cada unx de estxs jueces quedó a cargo de un juzgado de Familia. Lxs magistradxs, que representan al sector judicial reaccionario al paradigma de la Protección Integral que impone la Convención Internacional sobre Derechos del Niño, fueron acusadxs de proteger a los padres maltratadores y abusadores, blindados con el SAP. Fueron separadxs del caso y el Jurado de

Enjuiciamiento, encabezado por el presidente de la Suprema Corte bonaerense, Daniel Fernando Soria, votó de manera unánime la apertura del jury.

Las dos denuncias que empujaron el jury fueron encabezadas por el abogado Juan Pablo Gallego en 2012, el mismo que logró encarcelar al cura Julio César Grassi por abuso sexual. Hace dos años, como representante de dos madres, denunció a Villaverde, Quiroga y a del Río ante la Suprema Corte de Justicia de la Provincia y lxs acusó por abuso de autoridad, incumplimiento de deberes, actos incompatibles con la función judicial y grave violación de derechos de lxs niñxs establecidos por la Convención Internacional de Derechos del Niño. Gallego representa a Andrea Vázquez y a otra mujer que se encuentra en una situación similar, no obstante, se comprobó que hay 6 casos más por los que se procesó a lxs mismxs jueces, que ponían en marcha operativos policiales repentinos y de extracción violenta de lxs niñxs de su centro de vida, siendo así ocho pedidos de juicios políticos a lxs mismxs.

Los reclamos de Andrea Vázquez fueron acompañados por organismos como la Asociación Argentina de Mujeres de Carreras Jurídicas (Aamcj), con status consultivo ante la ONU, y el Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires, y fueron registrados por diversos medios periodísticos.

Contra el terrorismo judicial, palabras de libertad: Jornada de lectura

El de Andrea Vázquez es un caso emblemático del revés judicial contra la valentía de muchas mujeres que denuncian a sus ex parejas si esos varones son poderosos, de un alto nivel económico y profesionales. A pesar de todas las acciones legales, mediáticas e institucionales realizadas, sigue sin poder tener contacto con sus hijxs.

Por todas estas injusticias perpetradas por el poder judicial contra Andrea Vázquez y otras mujeres y niñxs, convocamos a una JORNADA DE LECTURA COLECTIVA como forma de denunciar al terrorismo judicial patriarcal y misógino, en el Palacio de Justicia de Lomas de Zamora (Camino presidente Juan Domingo Perón y Larroque, Lomas de Zamora) el día 6 de MAYO del 2015, de 11 a 15 hs.

Con el ímpetu y la rabia que animaron la jornada “NI UNA MENOS”, invitamos a sumar sus palabras a todxs aquellxs que estén convencidxs de que el silencio no nos protegerá, como decía la poeta Audre Lorde, para la inmediata restitución de lxs niñxs a Andrea, para que puedan acceder al derecho a una vida sin violencia y a la reparación de tanto daño.

Autoconvocadxs contra la Justicia Patriarcal

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More