Contra el neoliberalismo, después de la Unión Europea

Publicidad

La pandemia de Covid-19 ha desatado una tormenta global completa y es un punto de inflexión histórico. Se abrió la caja de Pandora, aparecieron todos los males crónicos del sistema capitalista hipertrofiado financieramente. El espectro de un estancamiento secular se cierne sobre la humanidad. Con el declive de la globalización neoliberal, estamos entrando en un período de grandes turbulencias y desastres sociales que también pueden abrir nuevas oportunidades para el cambio. En este contexto, es posible el riesgo de confrontación entre los partidarios del poder popular y los de un régimen autoritario. Los trastornos modificarán los equilibrios geopolíticos actuales, con el riesgo de un cataclismo devastador entre las grandes potencias.

La Unión Europea, debido a su fragilidad estructural y a sus contradicciones internas, no podrá resistir el próximo terremoto mundial. La pandemia del Covid-19 ha demostrado su incapacidad total para hacer frente a la emergencia y para reformarse. Alemania, el verdadero país dominante de la Unión, nunca ha dejado de actuar para sí misma, defendiendo obstinadamente sus rígidas reglas ordoliberales, a pesar de que demuestran ser insostenibles. Este dogma alemán y europeo se ejerce en detrimento de los países mediterráneos en particular.

Esto es lo que nos dice la reciente sentencia del Tribunal Constitucional alemán. El no a los eurobonos, es decir, sin mutualización de deuda, las herramientas existentes (Banco Europeo de Inversiones, BEI, Plan de apoyo para mitigar los riesgos de desempleo en caso de emergencia SURE, Mecanismo de estabilidad europeo MES) son como la cuerda que sostiene al ahorcado. Porque, de hecho, estos son préstamos, por lo tanto, nuevas deudas para los Estados cuyos títulos ya se consideran indeseables. Peor aún: para acceder a estos préstamos, los países tendrán que aceptar condiciones estrictas, entre ellas la eventualidad de ser vigilados estrechamente, incluso bajo una fórmula de protectorado. Esto los sometería, principalmente a Italia, a fuertes tensiones sociales y políticas, tensiones que podrían llevarlos a querer salir de la prisión del euro.

Esta huida hacia delante de la Unión Europea es solo una forma de prolongar su agonía. El aleatorio Fondo de recuperación no cambiará nada. La propuesta de Mario Draghi, concebida en el marco de una visión liberal clásica, consistiría en permitir que el BCE actúe como todos los demás bancos centrales, como prestamista de última instancia, es decir, inyectando una enorme liquidez con la esperanza de revivir la economía. No es una alternativa a la deuda, ya que el banco central financiaría a los Estados a través de bancos privados. Los Estados deberían entonces reembolsar los préstamos asumiendo las bancarrotas del sector privado. El principio es conocido: ¡nacionalización de pérdidas y privatización de ganancias!

Sin embargo, unidos por verdadero un pacto de sangre real, los sectores dominantes y transeuropeos del capitalismo, en nombre del dogma monetarista según el cual el dinero debe seguir siendo un bien escaso, han excluido esta posibilidad. La razón de esta obstinación es clara: es la idea de que la política monetaria es independiente. Para los dominantes, el apalancamiento monetario debe seguir siendo un arma para subyugar a las masas populares y dividir a los asalariados para que trabajen como esclavos.

Los diversos países, amenazados por el aumento de su deuda, no emergerán del caos con medidas o con maniobras de ingeniería financiera y/o monetaria, por muy virtuosas que puedan parecer. Los países solo pueden salir asignando un nuevo rol al Estado, que debe tomar el control no solo de la moneda y del sistema bancario, sino también de los principales medios de producción e intercambio.

El sector privado, que dirige e invierte sus recursos solo con la condición de obtener una tasa de ganancia ventajosa a corto plazo, ahora está atrincherado y a la expectativa. Sin embargo, es precisamente esta condición de rentabilidad la que no existe en el contexto actual. Por ello considera preferible reducir la velocidad de sus motores, incluso si eso significa hundir a toda la sociedad en un desastre.

 La ruptura con este sistema ahora es inevitable.

Los países atacados por las finanzas depredadoras solo pueden salir de esta crisis general escapando de la doble prisión del neoliberalismo y la globalización. Doble prisión de la que la Unión Europea es parte fundamental. Los diferentes países solo pueden salvarse eludiendo los Tratados que los mantienen encadenados, recuperando su soberanía nacional, política y monetaria y tomando el camino de una economía pública, regulada y planificada.

Esto no es solo un deseo, sino una necesidad, porque la Unión Europea corre el riesgo de no soportar el impacto de esta crisis general y sistémica. La desintegración de la Unión, por lo tanto, estaría en el orden de las cosas. Sin embargo, lo que surgirá de las cenizas de la Unión Europea dependerá de muchos factores que aún son impredecibles. Pero es seguro que surgirán nuevas configuraciones y alianzas. También es cierto que, si las masas populares no ocupan su terreno y no se movilizan social y políticamente, si no se forman a tiempo poderosos frentes democráticos y populares, las fuerzas favorables al capitalismo nacional y/o de extrema derecha podrían aprovechar el caos para establecer un poder autoritario.

Este es el desafío que se avecina en el horizonte, debemos prepararnos para ello. Por lo tanto, es necesario construir, en cada país, poderosas alianzas de masas, dotarse de instrumentos para organizar y guiar las movilizaciones populares radicales, de modo que, a partir de la débil resistencia actual, sea posible pasar a la ofensiva.

El juego, tarde o temprano, será el poder. Para ganar, hay que tener un programa de transformaciones de gran alcance y profundidad destinadas a establecer la igualdad social, la democracia política y las libertades. Cada país, teniendo en cuenta sus raíces históricas y culturales, las particularidades de su tejido económico y social, seguirá su propio camino. Pero no es suficiente que los Estados vuelvan a ser soberanos. Después de haber superado la ideología explotadora, depredadora y privatizadora del capitalismo, será necesario implantar un poder popular que establezca la primacía de la propiedad pública de los sectores estratégicos y planifique la economía para el bien común de la comunidad.

Solo los pueblos libres de las naciones democráticas y soberanas podrán establecer relaciones de solidaridad mutua y, contra todo nacionalismo vengativo e imperialista, construir un nuevo orden mundial basado en la no alineación, el respeto mutuo y la fraternidad.

Un viento fuerte se ha levantado. Tracemos el rumbo y zarpemos con todas las velas desplegadas.

Coordinación europea para la salida de la UE del euro, la OTAN y el neoliberalismo

Firmas de organizaciones (mayúscula) y personas:

ALEMANIA

DUISBURGER NETZWERK GEGEN RECHTS

Jürgen Aust, abogado, líder de Antikapitalistische Linke (AKL, izquierda anticapitalista), Duisburg

Jochen Becker, jubilado, Hamburg

Rainer Brunath, químico, Hamburg

Georg Gärtner, contable, Mönchengladbach

Annette Groth, exmiembro del parlamento por Die Linke, Stuttgart

Inge Höger, ex miembro del parlamento Die Linke, presidente Die Linke Renania del Norte-Westfalia, izquierda anticapitalista

Mustafa Ilhan, Kurdish activista, Aachen

Marco Imme, trabajador, Stendal, Sachsen-Anhalt

Lothar Lux, jubilado, Herten, NRW

Franz Pöschl, farmacéutico, Bergisch Gladbach

Stefan Rossi, Euroexit, Munich

Peter Rath-Sangkhakorn, editor, Bergkamen, NRW

Harry Ruderisch, ingeniero civil, Duisburg

Andreas Wisuschil, abogado, Munich

Thomas Zmrzly, sindicalista sector de la salud, Duisburg

 

AUSTRIA

 

ANTIIMPERIALISTISCHE KOORDINATION (COORDINACIÓN ANTIIMPERIALISTA)

PERSONENKOMITEE EUROEXIT (COMITÉ EUROEXIT)

SOLIDARWERKSTATT ÖSTERREICH (TALLER SOLIDARIO AUSTRIA)

STEIRISCHE FRIEDENSPLATTFORM (PLATAFORMA DE PAZ STYRIAN)

 

Peter Bachmaier, historiador de Europa del Este, Viena

Gernot Bodner, profesor de agricultura, Viena

Wolfgang Friedhuber, activista, Graz

Leo Xavier Gabriel, politólogo, Viena

Leo Gabriel senior, miembro del Consejo del Foro Social Mundial, Viena

Imad Garbaya, activista de izquierda de Túnez, Wiener Neustadt

Markus Gartner, autor, Hornstein, Burgenland

Gerhard Hertenberger, biólogo y autor independiente, Viena

Christine Hödl, activista Palestina, Graz

Wilhelm Langthaler, Anti-imperialista Camp, Viena

Boris Lechthaler, taller solidario, Linz

Brigitte Lindner, sociólogo, Viena

Gerald Oberansmayr, editor, Solidarwerkstatt, Linz

Lotte Podgornik, cineasta, Viena

Albert F. Reiterer, científico social

Waltraud Schauer, activista por la paz, Wien

Konrad Schön, activista por la paz, Graz

Helmut Seidl, carpintero, Pöllauberg Steiermark

Maria Seidl, activista por la paz, Pöllauberg Steiermark

Franz Sölkner, ex miembro del consejo local Thal Styria

Irina Vana, socióloga, Viena

 

 

DINAMARCA

 

Ron Ridenour, autor, periodista jubilado

 

 

ESPAÑA

 

COLECTIVO PROMETEO

COORDINADORA SALIR DEL EURO

MOVIMENT SOCIALISTA DE CATALUNYA

PARTIDO SOCIALISTA LIBRE FEDERACIÓN

SOCIALISMO 21

 

Javier Aguilera, abogado

José Aguza Rincón, sanitario

Jorge Alcázar, profesor

Jorge Amar Benet, economista, Valencia

Alejandro Andreassi Cieri, Profesor (jubilado) Universidad Autónoma de Barcelona

Juan Balsera, jubilado Banca

Antonio Bujalance Cantero, sindicalista enseñanza

Rosa Camí, activista social

Rosa Cañadell Pascual, profesora y miembro de Xarxa Socialismo 21

Rafael Carretero Moreno, profesor

Rafael del Castillo Gomáriz, profesor

Maite Cebrian, administrativa

Remedios Copa, jubilada sanidad

Sergi Cutillas, economista

Santiago Fernández Vecilla, trabajador de la enseñanza jubilado, activista PAH de Zamora

 

Ramón Franquesa Artés, profesor economía de la Universidad Barcelona

Carlos García Hernández, editor

Asier García Moradillo, desempleado, Barakaldo

Ernesto Gómez de las Heras, ex vicepresidente de los portuarios de CCOO

Luis Miguel González López, economista

Alberto Herbera López, metalúrgico

Joaquín Luque Tenlllado, Celador Hospital Reina Sofía, Córdoba

Eduardo Luque, periodista

Juanmari Madariaga, traductor, Zarautz (Euskal Herria)

Carlos Martínez, politólogo

José Manuel Martínez Monereo, trabajador

José Manuel Mariscal Cifuentes, exsenador de Izquierda Unida

Antonio J. Mayor, Doctor en economía

Stuart Medina, economista

Manolo Monereo, exdiputado de Unidos-Podemos

José Manuel Montes, cineasta

Pedro Montes, economista

Manuel Mulet Romero, graduado social

María Dolores Nieto, feminista

Rafael Pedrera, técnico

Silvio Peressini Prado, jubilado

Miquel-Dídac Piñero Costa, librero jubilado, comunista libertario, l’Escala (Alt Empordà)

Emilio Pizocaro, periodista

Juan Rivera, profesor

Rafael Robles, jubilado SAS

Luis Rodríguez Cabrera, soldador, Palma

Rafael Juan Ruiz, técnico

Andreu Sánchez García, activista de XR y Marea Blanca

Diosdado Toledano González, activista social

Francisco José Treviño Carrillo, técnico de sistemas informáticos de entornos host

Juan Vázquez Sanz, ingeniero

 

FRANCIA

DEVOIR DE RÉSISTANCE – LA SOCIALE

LES INSOUMIS DEMOCRATS

MS 21

PARDEM

RPS FIERS

 

Denis Collin, profesor, periodista

Jacques Cotta, periodista y autor

Michèle Dessenne, presidenta Pardem

Patrice Hemet, portavoz MS21

Djordje Kuzmanovic, fundador-presidente République souveraine

Jacques Nikonoff, economista, expresidente de ATTAC

Patrick Richard, Les Insoumis democrats

Jacque Sapir, economista

GRECIA

 

EPAM

PAREMVASI

 

Lampropoulos Aris, abogado, Atenas

Nikos Progoulis, professor de secundaria, Atenas

Yiannis Rachiotis, abogado, president of the Hellenic Union of Progressive Lawyers, Athens

Maria Tzortzi, abogada, Atenas Presidente de la Unión Helénica de Abogados Progresistas, Atenas

Gerassimos Sklavounos, autor-activista, Atenas

 

ITALIA

LIBERIAMO L’ITALIA

MPL-PROGRAMMA 101

NUOVA DIREZIONE

SIAMO

RISCOSSA ITALIA

 

Tiziana Alterio, periodista

Thomas Fazi, economista de la escuela MMT

Carlo Formenti, autor

Diego Fusaro, filósofo

Alessandro Gallo, activista R2020

Leonardo Mazzei, Liberiamo l’Italia

Gianluigi Paragone, Senador del Movimiento Cinco Estrellas (expulsado)

Moreno Pasquinelli, Liberiamo l’Italia

Mauro Scardovelli, jurista

Alessandro Visalli, co-ordinador Nuova Direzione

 

NORUEGA

Trond Andresen, profesor asociado en sistemas de control, la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, Trondheim

 

POLONIA

Kacper Witting, estudiante, Szcecin

 

 

 

 

Puedes adherirte a esta Declaración comunicándolo al email salireuro3@gmail.com , indicando nombre y apellidos, profesión o representatividad

Web Coordinadora salir del euro: http://salirdeleuro.net/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More