Contra el 12 de octubre, día del imperialismo español

Si hay una fecha que sintetiza lo que significa España, lo que a lo largo de la historia ha conllevado esa “hispanidad” de la que el nacionalismo de estado español afirma sentirse tan orgulloso, esa es la del 12 de octubre. A través de esta conmemoración el españolismo rememora el genocidio sistematizado, físico e identitario, ejercido contra los miles de pueblos que habitaban Abya Yala, el mal llamado continente americano.

El 12 de octubre de 1492 supuso para dichos pueblos el inicio de la etapa más negra de su historia contemporánea. Millones de seres humanos perseguidos, torturados, esclavizados y asesinados. Sus tierras arrebatadas y sus  riquezas robadas al servicio de la barbarie españolista. La “hispanidad” es terror de estado, crimen sistematizado y latrocinio institucionalizado. De ahí que para los pueblos indígenas sea día de rechazo y lucha, y lo significativo de que para el Estado Español sea el de su “fiesta nacional”.

El españolismo no podría haber escogido mejor fecha, dado que lo sucedido entonces no constituye una excepción. La Historia de España es el relato de la opresión y el expolio permanente sobre los pueblos bajo su dominio. La de un Imperio que comenzó con la conquista de Andalucía, continuó con la de Abya Yala y ha pervivido hasta hoy bajo la máscara de un Estado-nación. España no oprime y explota como consecuencia de determinado régimen o gobierno, sino por estar implícito en su naturaleza política.

Este Estado no es una superestructura al uso, creada por una burguesía nacional para el monopolio del poder político y económico sobre un país, conforma la concretización regional de un imperialismo capitalista impuesto a determinados pueblos para facilitar su explotación, entre ellos el andaluz. Nuestro subdesarrollo es estructural e inducido. No es solventable dentro de España dado que es esa superestructura del imperialismo capitalista llamada España la que, dentro de una lógica colonialista interior, la produce.

No hay solución para el Pueblo Trabajador Andaluz en España sino contra España, como no la había para los pueblos de Abya Yala. Como para ellos, levantar la bandera de la soberanía política y económica constituye la única alternativa trasformadora de la realidad andaluza y, como en cualquier otra situación colonial, aquella que tiene que enarbolar todo nacionalista consciente y revolucionario coherente. Sin independencia no puede haber una Andalucía libre ni existe la posibilidad de la emancipación obrera.

Por todo ello, el 12 de Octubre ningún andaluz de conciencia tiene nada que festejar. No sólo es una fecha repudiable por sus connotaciones racistas, una fascista apología del terrorismo y genocidio de Estado, celebración del expolio y robo institucionalizado, o una obvia afrenta para los pueblos de Abya Yala. También por ser otra “festividad” ideada para perpetuar la negación de nuestra nación y la alienación de nuestro pueblo.

La actual situación está mostrando la debilidad estructural del Estado español así como el futuro que le depara al Pueblo Andaluz dentro de este. Es el momento de que Andalucía abra un nuevo periodo histórico, alzando la voz para reclamar las libertades colectivas que le son legítimas como pueblo. Las de su soberanía.

¡Por una Andalucía libre, independiente y socialista!

Nación Andaluza – Comisión Permanente

 

 http://www.nacionandaluza.info/comunicados/11%2010%2013.html

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS