Consecuencias de los tijeretazos y los recortes sociales: la recesión se agrava. El gobierno lo llama «crecimiento negativo»

Prensa/Kaosenlared

En declaraciones a la prensa tras intervenir en el Campus FAES 2012, De Guindos ha recordado que esta previsión coincide con la del Banco de España, que ya pronosticó que la contracción entre abril y junio había sido «ligeramente superior» que entre enero y marzo.

En cualquier caso, el Gobierno mantiene su previsión de que en el conjunto del año la economía retrocederá un 1,7 %.

Lo de recesión, en realidad, lo decimos nosotros, puesto que el Ministro lo ha calificado, en una nueva vuelta de tuerca en la neolengua del PP, como un «crecimiento negativo».  Según el ministro se experimentará un «crecimiento negativo» a pesar de las reformas que está aplicando el Gobierno. Y se habrá quedado tan agusto. Claro, luego nos dirán que es la terminología propia de los economistas.

Pero, ¿se puede emplear un término más absurdo?, ¿ustedes se imaginan que un gobierno, al crecer el PBI de un estado en un 1%, dijera que se ha tenido un «decrececimiento positivo» de un 1%?, ¿no verdad? Las artimañas del PP para enmascarar su nefasta gestión, sus recortes sociales, sus estafas a los electorales, sus subidas de impuestos, etc., etc., desde luego, deben pasar a la historia, por derecho propio, como la terminología más surrealista jamás utilizada por un gobierno en toda la historia del mundo, propia de haber sido desarrollada por el mismísimo Orwell, o, más realista, por un genial discípulo de un tal Goebbels. Increíble. 

En cuanto a la posibilidad de que el Gobierno suba el IVA o retire la deducción por compra de vivienda, como aboga el FMI o la Comisión Europea, De Guindos ha dicho que las recomendaciones de estas instituciones «siempre son tenidas en consideración».

Además, ha insistido en el compromiso del Ejecutivo con las reformas económicas, la austeridad y los objetivos de déficit fiscal, aunque ello pueda suponer más sacrificios a los ciudadanos. Los mercados mandan, Bruselas, el FMI y el BCE ordenan, y el gobierno lacayo obedece para que los que más tienen, puedan seguir teniendo cada vez más. En cambio, son los ciudadanos los que sufren. He ahí la esencia del sistema. 

El ministro ha recordado que el Gobierno ya ha pedido esfuerzos para reconducir la actual situación económica, pero ha dejado entrever que serán necesarios más. De Guindos ha asegurado que es preciso que la ciudadanía entienda que si se piden sacrificios es porque serán «la plataforma para crecer y generar empleo» en el futuro. El discurso de siempre, y es que si dijeran abiertamente que recortan derechos sociales y desmantelan los servicios públicos para que banqueros y grandes empresarios, de esos que luego les van a asegurar buenos puestos de trabajo una vez dejen sus cargos en el gobierno, se puedan seguir forrando cada vez más, posiblemente no llegaban a navidad en el gobierno. Así que, dicho de esa manera, teniendo en cuenta que todavía hay muchos idiotas que les creen, todo les resulta más fácil.

Pero, como se suele decir, no pueden engañar a todo el mundo todo el tiempo…

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS