Condenados al dialogo

Condenados al dialogo

Condenados,

están condenados a dialogar,

a dialogar y entenderse,

a entenderse y negociar,

a negociar y declarar

la Paz.


Están condenados

a dejar las armas,

a mirarse a los ojos,

a hablar y entenderse.


El largo camino

entre el dialogo y la Paz

no puede, no debe,

suavizarse con las lágrimas de nadie,

no debe, no puede,

compactarse con el odio de nadie,

ni debe ni puede

ser,

nunca jamás,

ese camino de ida a ninguna parte.


El largo camino

de esa Paz anhelante

ha de ser,

desde el dialogo,

el final de tantas noches

de insomnios

y odios.


Están condenados.


Yo los exhorto desde mi palabra

¿Y tú…?


Intxaurrondo, 2005.mayo.05

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS