Publicado en: 14 octubre, 2015

Con los manifestantes de Turquía y las víctimas del atentado de Ankara

Por Francisco Ponzán

Las víctimas del atentado de Ankara, que el 10 de octubre provocó más de cien muertos y 500 heridos, muchos de ellos en estado muy grave, habían llegado de toda Turquía para manifestarse respondiendo a la convocatoria de sindicatos y organizaciones de izquierda, contra la guerra que el poder político lleva a cabo en Kurdistán.

Este atentado sigue a otros del mismo tipo organizados los pasados meses contra manifestantes de izquierda o autonomistas kurdos.

Si los atentados son muy probablemente atribuibles a la organización Estado Islámico o a sus émulos en Turquía, acusan también al Estado turco y al gobierno de Erdogan. Éstos, en función de sus cálculos, han favorecido en su territorio el desarrollo de actividades de la organización Estado Islámico, apuntando a una complicidad cada vez más abierta entre este grupo y la misma policía. Lejos de combatir realmente a los yijadistas, el poder turco utiliza sus acciones, incluso las manipula para practicar la confusión, dirigiendo sus golpes prioritariamente contra las guerrillas kurdas en nombre de la lucha contra “el terrorismo” en general. Quizá no se sepa nunca si el atentado de Ankara debe ser atribuido a la extrema derecha, a los servicios paralelos del Estado o a uno de los grupos denominados yijadistas cuyo desarrollo ha sido favorecido por el poder turco, pero también por los gobiernos de los países occidentales, entre ellos Francia.

Se confirma en todo caso que esta situación representa un peligro creciente para los militantes de izquierda, los militantes sindicales y los trabajadores en general, en Turquía como en todo el Próximo y Oriente Medio.

Lutte ouvrière comparte la conmoción y el dolor de todos los afectados por este brutal atentado. Expresa su solidaridad y su apoyo a todos los que, en Turquía y en la región, luchan por la defensa de sus derechos, amenazados por el oscurantismo, por las maniobras de los gobiernos locales y por las consecuencias de las intervenciones de los gobiernos imperialistas, incluido el gobierno francés.

Lutte Ouvrière

Traducción de Francisco Ponzán

-->
COLABORA CON KAOS