[Comunicado y vídeo] No podemos respirar, nadie podrá respirar hasta que caigan los asesinos de Floyd

Tras el asesinato de George Floyd en Minneapolis, el pasado 25 de mayo, víctima de la precarización de la clase trabajadora racializada, las movilizaciones populares en Estados Unidos han marcado la coyuntura del aislamiento por el Covid-19. Tras las nuevas disposiciones del gobierno norteamericano, se vuelve ilegal la congregación de manifestantes, lo cual ha hecho más complicada la lucha en las calles.

Publicidad

La noche del primero de junio, alrededor de las 9:30PM, varios contingentes, compuestos por Afros, Latinos, Indios, Asiáticos, y blancos jóvenes, asistieron a las calles de San Diego, California. Bajo la exigencia de sentenciar correctamente a Derek Chauvin, a quien oficialmente se le acusa de asesinato involuntario, a pesar de los videos que circulan, en donde claramente se ve a Floyd sometido, clamando que no podía respirar. También se pide castigo a los otros tres oficiales que presenciaron el asesinato. Más aún: se lucha contra el encubrimiento sistemático de la brutalidad policial racista.

Nuestro compañerx, nos dice: hay mucho apoyo en las calles, pero también mucha policía.

El contingente, se veía reducido por la falta de organización, sin embargo logró cohesionarse, sin embargo lo hicieron a una distancia de 5 minutos de la base militar de San Diego. Muchas personas regresaban a casa, mientras la primera línea se congregaba.

La policía dispersó en varias ocasiones los contingentes, atacándolos con gas pimienta y balas de goma; “parecía estrategia militar”, partieron en dos al contingente, después en más pedazos mientras encapsulaban a los grupúsculos que se separaban. De frente, había alrededor de 150 “placas”, durante el último choque.

La policía advertía que usarían agentes químicos y balas de goma, mientras eran rodeados por dos motociclistas vestidos de civil que custodiaban la barrera. Pese a todo, el contingente de San Diego consigue reagruparse y es entonces, cuando la policía carga en su contra. Seguido, la guardia militar los embiste. Nuevamente serían encapsulados y dispersados.

Los detenidos de la jornada de anoche no han sido procesados hasta el momento. Mientras los medios de comunicación insisten en que la movilización es apoyada por grupos terroristas, acusándolos de causar incendios y saqueos, se oculta el racismo sistemático de un país que cuenta con el 25% de los presos del mundo, y que cuenta con una historia de segregación racial profunda, toda vez que permite y estimula el fortalecimiento de la extrema derecha ilegalizando a las coordinadoras antifascistas.

Es importante decir, que la confrontación en este caso, ha sido iniciada por la policía al ver que el contingente se reagrupaba, no obstante esto también puso de relieve, que en las calles existe voluntad y rabia, pero falta organización.
Lxs presxs son ahora ese punto de inflexión entre la espontaneidad de la respuesta colectiva y la urgencia de derrocar al fascismo.

A la lucha por la dignidad de George Floyd se suma entonces el siguiente mensaje:

¡Libertad para Chango y todxs nuestrxs hermanos y hermanas presxs por luchar!

Desde aquí, nuestra solidaridad a los compañeros y compañeras en las calles de Estados Unidos y en especial a lxs compas de San Diego, comunidad internacional.

Solicitamos difusión.

Comunidad antihistoria, norte de México / capuchas de San Diego CA.


Actualización: Nos llega noticias de San Diego, el compañero Chango acaba de ser puesto en libertad.

Este vídeo es de su detención :

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More