Comunicado del Movimiento Feminista de Salamanca ante las graves acusaciones recibidas

Publicidad

Movimiento Feminista de Salamanca nació hace unos años con la intención de unir a todos los colectivos feministas de la ciudad, así como a mujeres que asisten a la asamblea de manera independiente movidas por la lucha contra el patriarcado. Durante todos estos años hemos construido un movimiento cohesionado, sin protagonismos y con presencia de mujeres muy diversas, con trayectorias ideológicas diferentes. El trabajo siempre se ha sacado adelante desde el respeto y la profunda admiración que nos tenemos entre compañeras. Creemos que hemos construido un movimiento muy potente capaz de movilizar y llegar a más de 30000 personas este último 8 de marzo. Es una cifra histórica en una ciudad complicada como es Salamanca.

Estamos siempre abiertas a la presencia de nuevas componentes, independientemente de sus formas de pensar y sentir el feminismo. Sin embargo, tal y como hemos explicado ayer en nuestras redes no toleraremos jamás discursos de odio. Dos meses antes del 8M convocamos asambleas abiertas a las que acudieron muchas mujeres nuevas que no habían participado con anterioridad en nuestros encuentros. Entre ellas dos mujeres de perfil “Trans Exclusionary Radical Feminism” (TERF). El feminismo radical está presente en nuestra asamblea desde nuestro nacimiento, ya que algunas compañeras se han declarado abiertamente feministas radicales desde siempre. A estas dos mujeres no se les puso ninguna traba para participar en la organización del 8M desde distintas comisiones de trabajo, una de ellas la comisión de argumentario destinada a elaboración de nuestro manifiesto. En ella comenzaron a presionar para que retiráramos nuestro apoyo a la Ley Trans, a lo que el resto de compañeras nos negamos. Debido a esta cuestión decidieron abandonar la comisión de argumentario a pocas semanas del 8M negándose también a participar en las labores de difusión del mismo. Estas dos mujeres han llevado un doble discurso. Mientras en las asambleas argumentaban que estaban en contra de la Ley Trans exclusivamente, en sus redes sociales mantenían una postura abiertamente tránsfoba con declaraciones como “la transexualidad es la nueva anorexia”, alertando del peligro de que mujeres trans violen a otras mujeres al utilizar baños de mujeres o utilizando continuamente el hashtag #TransactivismoEsMisoginia.

Como ellas bien indican, el tema de la prostitución se tratará en las próximas asambleas, no habiendo sido nunca motivo de conflicto entre nosotras. De hecho, una muy buena parte de las compañeras de la asamblea se declaran abiertamente abolicionistas. Queremos resaltar que el motivo de esta disensión jamás ha estado relacionado con la cuestión de la prostitución sino con un profundo discurso de odio hacia las mujeres trans.

En la pasada asamblea diferentes compañeras y colectivos expusieron la incomodidad con su discurso tránsfobo, que se sumaba a múltiples quejas que habíamos recibido desde diversos espacios dentro y fuera de esta ciudad. Anteriormente no habíamos visto la necesidad de declarar públicamente que el Movimiento Feminista de Salamanca es transincluyente, puesto que había un acuerdo tácito, dada la unanimidad de pensamiento en cuanto a este tema. La declaración explícita tuvo lugar en dicha asamblea y fue la que motivó que ellas decidieran irse voluntariamente sin que en ningún caso sea este movimiento el que las haya expulsado.

Además, nos acusan de rechazar su discurso academicista. La asamblea del Movimiento Feminista de Salamanca está compuesta por personas diversas que poseen diferentes niveles formativos, algo que carece de cualquier relevancia puesto que estamos comprometidas con la lucha de clases.

Por último, queremos recordar que nuestra asamblea funciona de manera horizontal y las decisiones se toman por consenso. Cualquier persona que quiera colaborar con nosotras es bienvenida, sin embargo buscamos mantener este espacio de diálogo sin imposiciones en el que todas las posturas tienen cabida excepto aquellas que sostengan discursos de odio como son la transfobia, la xenofobia, el racismo o el clasismo, entre otros.

Llevamos dos meses luchando contra la transfobia en el interior de nuestra asamblea y sabemos que en asambleas feministas de todo el Estado está sucediendo lo mismo. Por ello queremos mandar nuestro apoyo al resto de compañeras y expresar que tenemos sospechas para pensar que posiblemente existe una estrategia estatal detrás de todo esto, dado que no es un caso aislado.

¡Por una lucha feminista inclusiva donde quepamos todas!

#FeminismoNoEsOdio

Movimiento Feminista de Salamanca

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More