Comunicado 20

COMUNICADO 20

Febrero 2008
A Genaro Vázquez,
a los que cayeron en esos tiempos
y a los que hoy siguen sus huellas.


A todos los mexicanos:

Este no es el año de ellos, los de arriba, es el nuestro. Vamos a preparar la tierra, a sembrar, a reorganizarnos. Ellos tienen el poder para robar, explotar, encarcelar, matar, pero nosotros, los de abajo, tenemos el hoy. Nuestro tiempo es el de la siembra. Sembremos un futuro donde todas y todos podamos comer, soñar, ser.

Porque hoy no podemos ser lo que somos: aquel era campesino y tuvo que volverse lavaplatos de los gringos. Éste era maestro pero ahora baña caballos en un rancho texano. Ése nunca quiso irse y ahora pizca algodón en un desierto ajeno. Este otro es un buen muchacho convertido en mula de carga.

No somos lo que somos sino lo que podemos porque ellos, los de arriba, instalados en la rapiña, se apropian de las riquezas de nuestro país. Dicen que es legal que ellos sean cada vez más ricos y nosotros cada vez mas despojados. Necesitamos cambiar su legalidad por justicia.

El 2008 pinta negro para el pueblo mexicano porque los ricos y el mal gobierno intentan apoderarse de los pocos recursos naturales que no se han robado del todo.

Antes, gracias a los abuelos que hicieron la bola del 10-17, las aguas, los manantiales, las costas, los minerales y los energéticos del subsuelo pertenecían a la nación mexicana. Un grupo de nuevos ricos post revolucionarios fue el ganón de las cuentas en el extranjero y al pueblo nos dieron migajas como Coplamar, Pronasol, Progresa, etc.

Luego llegaron los neo científicos, con las directrices del FMI, se alternaron el poder y dejaron todo lo demás igual. Hoy están listos para la estocada final: apoderarse de todas las aguas, despojar a los pueblos de sus tierras ejidales y comunales, terminar de vender el petróleo a las trasnacionales extranjeras. Abrir la frontera a la invasión de productos estadunidenses subsidiados para desmantelar completamente la producción agrícola nacional. Bueno, la de maíz, frijol y caña porque otras, como la de mariguana y amapola continuarán protegidas.

La huída en masa seguirá creciendo no solo hacia Estados Unidos y Canadá sino también a países tan lejanos como Australia porque la búsqueda de trabajo y mejor salario no tiene fronteras.

Los despidos masivos, eufemísticamente llamados “recortes” o “retiros voluntarios” aumentan. El desempleo seguirá siendo uno de los más grandes problemas nacionales mientras no se reactive la planta industrial nacional. Por ejemplo actualmente la mayor parte de los zapatos se importan de China y Estados Unidos por lo que los fabricantes de calzado mexicano están en crisis pues no pueden competir con los precios subsidiados extranjeros.

La falta de empleo productivo, digno y bien remunerado genera gran agresividad en los jóvenes que ven malogrados sus proyectos. La delincuencia crece en la misma medida que se rompen los sueños de los marginados del mercado laboral.

Para aumentar sus ganancias, los ricos lograron la aprobación de la contrarreforma laboral que limita aún más los derechos de los trabajadores. La ley del Issste que recorta las prestaciones de las nuevas generaciones de maestros es otro ejemplo.

Los ricos pusieron en la administración actual a Calderón-Mouriño y compañía, con antecedentes como rateros de cuello blanco cuando estuvieron en la Secretaría de Energía en tiempos de la pareja presidencial, entonces favorecieron los intereses energéticos de las empresas extranjeras en el ramo eléctrico, minero y petrolero.

Para poder despojarnos del resto de los recursos naturales, el mal gobierno de ultraderecha se prepara para intentar someter y acallar todo síntoma de inconformidad y organización mediante la paramilitarización, el asesinato, la desaparición, el encarcelamiento, la cooptación.

Vienen años duros para el movimiento social, para la libertad de expresión y para las organizaciones revolucionarias armadas. La lucha de los egresados y normalistas de Ayotzinapa, reprimida antes que solucionada. El impulso y fortalecimiento de los grupos narco-paramilitares ligados al Cisen y a Inteligencia Militar que les garantizan impunidad mientras sirvan para reprimir la organización popular. Un ejemplo claro es el creciente poder de los paramilitares que agreden al EZLN en Chiapas y a la APPO en Oaxaca.

Cierran los espacios de debate de opinión en los medios. El despido de Carmen Aristegui ejemplifica la intolerancia de los señores que quieren todo a su imagen y semejanza y no aceptan opiniones diferentes. Televisa y Prisa igual lamen las botas del rico. Intolerantes desbocados.

El cierre de espacios: noticieros, radios comunitarias y las presiones sobre los comunicadores para que hablen de lo inexistente y callen lo que ven tiene como razón fundamental de Estado y de “seguridad nacional” que el robo de nuestros recursos naturales y la destrucción de nuestro entorno necesitan hacerlo sin que nos enteremos los mexicanos de abajo, nosotros, los necios que no nos creemos que México sea un país de oportunidades, donde los campesinos de abajo ahora tienen su camionetita, entrados ya al primer mundo puesto que competimos al tú por tú con los grandes. ¿De cuál fumaron?

La dizque lucha antinarcóticos consiste en controlar el mercado a conveniencia de los patrones ricos. Hay corredores intocables, protegidos por el narcogobierno. La cantidad de droga que pasa la frontera se contrata directamente entre el Pentágono y los Pinos. No en balde en los lugares donde hay mayor presencia militar estadunidense crece el narcotráfico, por ejemplo en Irak, ocupado por los gringos ahora se siembra más amapola. Durante el Plan Colombia ha florecido el narcotráfico. Claro, crece el negocio protegido por el principal comprador de drogas a nivel mundial. Al narco que está fuera de los arreglos cupulares se le combate. Como la crisis económica incide en el crecimiento del narcotráfico pirata, hay una aparente mayor lucha antinarco.

Otro signo de los tiempos que vienen es el Plan México que abre oficialmente las puertas a una mayor intervención estadunidense en las tareas de seguridad interna o sea en golpear las diversas formas de organización del pueblo mexicano.

Al plan económico rapaz corresponde un práctico estado de guerra. Mas saqueo significa mas represión. Para poder robarse lo demás tienen que reprimir. Por eso el ejército seguirá en las calles, como espantajo que intenta amedrentar a la sociedad mexicana. Como factor de descomposición del tejido social en donde se asienta permanentemente. Ejemplo Chiapas.

Este será un periodo de fortalecimiento de la ultraderecha armada y clandestina, se animan ya a ser más públicos porque se saben impunes. Combinan inteligencia con represión tipo Atenco en un vano intento disuasivo.

En cuanto entró Calderón inteligencia militar intensificó las detenciones rápidas de diferentes luchadores sociales, tanto legales como clandestinos para torturarlos y amenazarlos con el objetivo de regresarlos rápidamente a la organización a la que pertenecen, pero ya condicionados a colaborar con el gobierno. De hecho el primer paso para entregar a otros militantes es haber estado en manos del enemigo. Claro que pueden disfrazarlo como una hospitalización, un secuestro por narcos, una borrachera e incluso culpar a otra organización revolucionaria. Lo que sea que sirva para ocultar el colaboracionismo con el enemigo.

Cuando alguien desaparece los hilos empiezan con quienes sabían quien era y dónde iba a estar. Sigue por quienes no quisieron denunciar rápidamente y continúa con quienes siembran la mentira y la desinformación para encubrir la infiltración. Esas son las maniobras de inteligencia con que pretenden destruirnos.

Ah, pero la vida democrática e institucional tiene que seguir y para eso se preparan comisiones de derechos humanos a modo, como la del ejército. Se cacarean logros sociales y cambios que de ser reales ya no tendríamos razones para migrar, ni siquiera para organizarnos.

En ese rompecabezas cabe muy bien, como pieza de relleno, la izquierda gatopardiana. ¿Cómo que México no es democrático si en cada elección compiten varios partidos de izquierda? Ellos, los que de antemano se instalan en la comodidad de la protesta negociada y vociferan a coro con el gobierno contra los que buscamos caminos reales para construir un México más igual para todos.

Organizarnos. Autodefensa. Lucha legal y armada.

Para que una planta crezca no necesita solo agua, no le basta la tierra ni quiere sol nada más. Necesita de todo: agua, tierra y sol para crecer. Igual nuestra lucha. Porque estamos en la época de siembra y requerimos de la lucha armada tanto como del movimiento social abierto.

Por eso el mal gobierno busca que nos creamos esa división, artificial y absurda, entre la lucha legal y la clandestina. Lo bueno que cada vez con más certeza vamos viendo que van unidas y que se fortalecen una con otra.

Lo que antes habíamos logrado frenar con la movilización ahora ¿vamos a poder frenarlo así? ¿Con que costo? Son tiempos nuestros, tiempos de fortalecernos más tanto en la lucha popular y social como en la clandestina, armada.

Ellos tienen un plan económico con su correspondiente plan policiaco militar. Su plan económico es terminar de entregar nuestros recursos naturales al capital trasnacional y recortar aun más los derechos laborales. El plan contrainsurgente necesario para que ellos realicen su saqueo incluye militarizar y paramilitarizar a todo el país.

El nuestro es un plan económico donde la riqueza social beneficie a los mexicanos. Se reactive y proteja a la agricultura y a la industria nacional, se desarrollen proyectos económicos regionales autosustentables donde los dueños sean los habitantes de esos lugares. Para lograrlo necesitamos impulsar la lucha de masas y la autodefensa armada. Organicémonos.

¡RESISTIREMOS Y SEREMOS MILLONES!
¡GLOBALICEMOS LA SOLIDARIDAD Y LA FRATERNIDAD ENTRE LOS PUEBLOS!

MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO LUCIO CABAÑAS BARRIENTOS.
(MRLCB).


República Mexicana a 30 de enero del 2008

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS