Comparaciones imposibles… o no tanto

Publicidad

Por Benito Sacaluga

“Hay que apoyar lo nuestro y a los nuestros», frase pronunciada por la secretaria general del Partido Popular en su discurso de inauguración de la Convención Nacional del partido (Sevilla 06 abril 2018). Un mensaje en modo imperativo, una orden a todos sus cuadros, a toda su militancia.

Sería aceptable que la frase de Cospedal se hubiese pronunciado en razón de su cargo politico, en ese caso deberiamos suponer que «lo nuestro» es España y «los nuestros» los españoles, pero desde la tribuna donde se pronunció debe quedarnos claro a todos que ese «lo nuestro» de Cospedal son los intereses particulares del partido, y ese «los nuestros» son todos aquellos miembros del partido inmersos en casos de corrupción, convirtiendo así en primera destinataria de los apoyos a Cristina Cifuentes. A los demás que nos vayan dando. Solo faltó oír algo así como: «Cristina se fuerte, hacemos lo que podemos», pero no hizo falto oírlo las imágenes de los masivos aplausos a Cifuentes lo dice todo.

Nada nuevo en Maria Dolores de Cospedal, recordemos su patética defensa de la situación de Luis Barcenas como empleado en diferido del PP. Ahora ha sido más tajante y muchísimo más clara, no en vano es la titular de la cartera de Defensa y lleva ya año y medio poniendo firmes a los militares, desde los generales hasta los reclutas, y algo debe saber del Credo Legionario que en uno de sus «espíritus», el de Unión y Socorro ordena:

A la voz de ¡A mí La Legión!, sea donde sea, acudirán todos y, con razón o sin ella, defenderán al legionario que pida auxilio.

Pues no sé. Ya se que no es lo mismo, ya se que el Partido Popular no es una organización criminal, pero no puedo evitar que los comportamientos del Partido Popular espoleen mi imaginación e inconscientemente me trasladen a Sicilia, origen de esa organización denominada «Cosa Nostra», donde la indisciplina se paga cara y donde el «Capo di tutti capi» ordena y manda.

Una organización que tras la II Guerra Mundial alcanzó tal poder en Sicilia que llegó a convertirse en un Estado dentro del Estado. Una organización criminal que en 1993, después de asesinar al juez que los investigaba, vió como cinco ex presidentes de Gobierno, muchísimos ministros y más de 3.000 políticos y empresarios fueron acusados, procesados o condenados por corrupción y asociación con la mafia.

Cuentas bancarias, edificios a cientos, fincas de todo tipo, empresas, embarcaciones y automóviles de lujo, les fueron requisados a los integrantes de la banda. Hasta algunos insignes banqueros de El Vaticano que intentaron quedarse con los dineros de la mafia, fueron asesinados por aquellos a los que pretendían robar.

Pero tranquilos, no estamos en Sicilia. España es un Estado de Derecho y nada deberiamos temer. En nuestro país algo como la «Cosa Nostra» sería inmediatamente descabezado. Eso de descabezar se le da bien al PP, de ello literalmente presumen cuando se cuelgan en el pecho las latonadas medallas por su «éxito» al gestionar la cuestión catalana. Otra vez me traiciona el inconsciente y me lleva a esa Reina de Corazones del país de Alicia que, ante su incapacidad para resolver cualquier problema, ordenaba a sus esbirros la ejecución de los rebeldes gritando eso de » !Que le corten la cabeza ¡». Lo malo para el PP es que, tal y como se cuenta en la novela de L.Carroll, el Rey de Corazones indulta a los condenados por la Reina, aquí es Europa, más concretamente Alemania y Bélgica convertidos en reyes de corazones, quiénes liberan, quitan hierro y piden más inteligencia a los chicos del PP y C’s y a dos jueces.

Bien, ya acabo, aunque esto de reinas cortando cabezas da para mucho. Hoy he leído en Twiter algo sobre Cifuentes y de ello me voy a aprovechar para afirmar que en España existen más personas con master poniendo cañas que entre los politicos que tenemos, y que además los de los primeros son todos de verdad.

Salud y República.

Benito Sacaluga.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More