Publicado en: 26 octubre, 2015

Como vive Israel la tercera intifada. Dossier

Por Haaretz Tony Greenstein B. Mihael

Toda la perspectiva sionista se basa en un revisionismo histórico. El “retorno” de los judíos a Palestina, la negación de la Nakba, y la responsabilidad de la Shoa no son una excepción. El intento de Netanyahu de hacer responsable de esos terribles crímenes nazis a los palestinos no es nada nuevo.

Deslizándose hacia una guerra inter-étnica en Cisjordania e IsraelHaaretz

En la tercera semana del conflicto – de la intifada que aún no se llama intifada – la naturaleza de los enfrentamientos ha cambiado, pero la tendencia es clara: escalada y un mayor deterioro de las relaciones entre Israel y la Autoridad Palestina. Tampoco hay ningún plan para una salida, a pesar del incipiente interés que la comunidad internacional está empezando a mostrar.

Aunque el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se invitó a visitar la región, y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry ha estado hablando con las dos partes en los últimos días, su influencia parece pequeño. Porque se trata de un levantamiento desde abajo. Israel, la Autoridad Palestina, Hamas y las facciones palestinas, incluso las más pequeñas, están teniendo dificultades para seguir al día los acontecimientos, y no los controlan.

Ahí está el fenómeno de los jóvenes palestinos que se tiran a las calles de forma independiente con escasos preparativos. Lo que sucedió en las primeras dos semanas entre los jóvenes de Jerusalén Este, titulares de tarjetas azules de identificación que les permitan la libre circulación en Israel, se contagió en la tercera semana a Cisjordania, especialmente Hebrón.

Casi todos los días, terroristas individuales han realizado ataques con cuchillos o intentando atropellar con coche. Sin embargo, debido a un aumento de las medidas de seguridad en Cisjordania, al parecer la mayoría de los atacantes fueron detenidos por los militares y la policía antes de acercarse a la población civil israelí.

Aún así, la violencia lleva la semilla de un peligro aún mayor – una profunda grieta entre judíos y árabes, una guerra interétnica en Cisjordania e Israel propiamente dicho. Hasta el momento, los árabes israelíes han participado en ataques terroristas en sólo dos incidentes desde el comienzo de los enfrentamientos.

Pero ha habido dos incidentes trágicos en los últimos días – el linchamiento de un espectador de Eritrea después de un ataque terrorista en Beer Sheva y la muerte de un judío por soldados en un autobús en Jerusalén. Son señales de adonde se puede llegar: a la sospecha sin fin y el distanciamiento entre judíos y árabes, en el propio Israel, así, con todo el mundo temiendo lo peor si por error se adentra en territorio equivocado.

Lo que la mayoría de los terroristas tienen en común es la voluntad de morir, a pesar de la escasa probabilidad de causar algún daño en el primer lugar. La presencia militar y policial y la rápida respuesta han hecho que en muchos casos los atacante hayan sido heridos o muertos muy rápidamente. Y afortunadamente, los terroristas individuales armados sólo con cuchillos no han herido o muerto a demasiada gente.

Pero elloo no está disuadiendo a los jóvenes; la oleada no está retrocediendo. Al contrario, cada muerto con un cuchillo se convierte en un shahid (mártir), y en algunos casos incluso se le presenta como una víctima, que inspira a otros imitadores. Los jóvenes palestinos de la generación de 2015 se asemejan a la generación de sus padres – los jóvenes que marchaban con el torso desnudo a la cabeza de las manifestaciones en Cisjordania y Gaza al inicio de la primera Intifada en diciembre de 1987. Se burlaban de  los soldados israelíes y provocaban a los francotiradores para que disparasen contra ellos.

La plana mayor se prepara para una larga confrontación. Se espera que en diciembre, si los incidentes siguen sin una desescalada significativa, los primeros batallones de reservistas serán llamados para reforzar al ejército, que ha tenido que abandonar gran parte de su entrenamiento. Las relativamente buenas noticias: los funcionarios de Defensa dicen que la coordinación con sus homólogos de la Autoridad Palestina continúa, por lo que se están neutralizando la mayor parte de los ataques terroristas en Cisjordania.

En Gaza, incluso después de la operación policial contra los francotiradores de Hamas cerca de la valla, el grupo islamista está tratando de detener el lanzamiento de cohetes de otros grupos y las manifestaciones a la valla. Pero Hamas ha pedido a los palestinos de Cisjordania que cambien los cuchillos por los coches con el objetivo de causar más víctimas.

Por primera vez, en los últimos días los servicio de seguridad Shin Bet han identificado a militantes de Hamas entre los atacantes con cuchillos. El grupo podría ser instado todavía a sus células a llevar a cabo ataques con armas de fuego en Cisjordania y dentro de la Línea Verde. El pequeño número de este tipo de ataques se explica por problemas de organización y capacidad: no es una política estratégica. El creciente número de bajas palestinas, la mayoría de ellas en los intentos de ataque, es casi seguro que provocará más violencia.

Ya’alon el adulto responsable

La fecha fue fijada con mucha antelación y de forma extraña a la luz de los acontecimientos sobre el terreno. Esta semana, el Coordinador de las Actividades Gubernamentales en los Territorios hizo “un saludo a los coordinadores del pasado” en la base aérea de Palmahim. Es difícil celebrar una ocupación, sobre todo porque la “ocupación benigna” que Moshe Dayan prometió no es precisamente la que tiene lugar casi cinco décadas después.

Aún así, el actual coordinador, Maj. General Yoav Mordechai, a quien los palestinos describen sarcásticamente como el próximo presidente de la AP, después de Mahmoud Abbas, decidió honrar a sus predecesores. Afortunadamente, la mayoría de ellos (como Mordejai) han tendido hacia un enfoque “benigno” de Israel en relación con la población palestina.

El orador principal del evento fue el ministro de Defensa Moshe Yaalon. Será interesante ver si dentro de un año este discurso será visto como su canto de cisne político. En el ambiente actual, Ya’alon es uno de las últimas voces moderadas en el liderazgo de Israel.

Cuando la mayoría de sus colegas compiten sobre “escenarios” y como afilar las espinas sionistas contra el enemigo que pretende destruirnos, él ve un panorama más amplio. Ya’alon sigue siendo un incrédulo crónico sobre las intenciones de los palestinos y un gran escéptico acerca de las negociaciones diplomáticas. “No hay leche que ordeñar de este macho cabrío” suele decir de Abbas.

Pero a pesar de que su política de gestión del conflicto y la del primer ministro Benjamin Netanyahu está fallando, Ya’alon está reteniendo su perspectiva y no quiere dejarse llevar por reacciones viscerales y el pensamiento mágico. Su enfoque no está siendo recibido con alegría entre sus compañeros del Likud, que continúan sufriendo su decepción en relación con la guerra de Gaza del año pasado contra Hamas.

Es posible que en unl futuro previsible Likud echará a Ya’alon, como hizo en su día con David Levy, Dan Meridor y otros (y de hecho, después de su elección, con el presidente Reuven Rivlin). Sin embargo, el discurso de Ya’alon en el evento señalado sonaba como la voz de la cordura contra la incitación a la ira, en un momento en que los jefes de la oposición, Isaac Herzog (Unión Sionista) y Yair Lapid (Yesh Atid) se han transformado en expertos en abrir fuego. Ya’alon llamó a Israel a distinguir entre la lucha contra el terrorismo y su trato de los civiles palestinos.

La lista de Yaalon fue impresionante: “Seguir ayudando a los habitantes de Jenin, Nablus y Ramallah a ganarse la vida dignamente y vivir bien …. Mantener el estado de derecho en todos los casos, tanto grandes como pequeños. Condenar los actos de linchamiento en voz alta y clara”. Sobre los linchamientos: “Nadie está autorizado a comportarse de esa manera, aun cuando la ira sea grande”.

Ni hablar de Jerusalén Este

Mientras tanto, el ambiente en la comunidad internacional, de la que la propuesta francesa de situar una fuerza observadora extranjero en el Monte del Templo es el primer presagio, no tiende a ser comprensiva con la situación de Israel. El gobierno de Netanyahu ha rechazado la propuesta francesa de plano, diciendo que un cambio en el status quo en detrimento de Israel sería recompensar el terror. (La trampa clásica: cuando la situación está tranquila no hay presión para el cambio; cuando estalla, no debemos ceder ante el terror).

Después de tres semanas de violencia es cada vez más difícil detener el torbellino. El Jefe de COGAT Mordejai dijo en una conferencia de prensa con los medios de comunicación árabes que todavía se estaba a tiempo de detener el deterioro de la situación. Un gran ataque terrorista, dio a entender, frustraría esta posibilidad.

Y Jefe del Estado Mayor Gadi Eisenkot dijo en una rara entrevista al Canal 2: “No hay solución militar clara y definitiva a un reto de estas características. Hay una respuesta multidimensional y combinada. No puedo ocultarme detrás de la idea de que se trata de un fenómeno popular de base y amplio, influenciado por eventos externos. Creo que se encontrará una solución al problema, pero va a tomar tiempo”.

Se puede discernir un eco de cautela de los comentarios de uno de los predecesores de Eisenkot, Dan Shomron, durante la primera Intifada, en 1988: “No hay una solución militar”. Recibió duras críticas de la derecha. ¿Está Eisenkot insinuando la necesidad de una acción diplomática complementaria? El jefe del Estado Mayor no la pidió y no reveló su posición.

El Brig. general (Reserva) Udi Dekel escribió esta semana en la web del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional que ” la violencia en Jerusalén había puesto patas arriba los supuestos básicos del gobierno, por lo que una nueva táctica diplomática era necesaria: desde un comité conjunto para examinar la situación en el Monte del Templo hasta tomar medidas para separar a Israel de los barrios árabes de Jerusalén Este por un tiempo indeterminado.

Durante las últimas dos semanas, Israel ha enviado mensajeros a Jordania con la esperanza de que el rey Abdullah ayudaría a calmar la tensión en el Monte del Templo. En noviembre, durante la ronda anterior de violencia que también se explica por la oleada de figuras públicas israelíes que visitaron la Explanada de las Mezquitas, Israel pidió Abdullah ayuda. Netanyahu prohibió la continuación de las visitas de diputados y miembros del gabinete, y tuvo lugar una reunión al más alto nivel en Ammán. Después aumento el número de guardias del Waqf; el Waqf administra la explanada de las Mezquitas bajo los auspicios de Jordania.

Esta vez los líderes de Israel creen que una vuelta a la calma en el Monte del Templo es la primera condición para detener la violencia. Estarían satisfechos con una declaración de Jordania confirmando que el status quo no se ha visto afectado, a pesar de las denuncias de los palestinos. Además, Israel está esperando instrucciones jordanas más duras a los guardias del Waqf, en un intento de evitar más enfrentamientos con la policía. Pero hasta ahora Amman se ha negado a comprometerse.

E Israel se aferra a la situación existente en Jerusalén: está negándose a cualquier cambio en el Monte del Templo y por supuesto no quiere volver a discutir sobre el control de los barrios árabes. El gobierno aún trata Isawiyah y Jabal Mukkaber como si fueran tan importantes como el Muro de las Lamentaciones y el barrio judío de la Ciudad Vieja.

Por la misma razón, cuando hace una semana un pequeño muro de hormigón se erigió en la salida de Jabal Mukkaber, los segmentos prefabricados tenían pintada la leyenda “temporal” en ellos. A veces la vida aquí se parece al programa satírico de televisión “Un país maravilloso”.

Y a veces parece la creatividad israelí se ha agotado. La madrugada del martes, un destacamento del ejército arrestó al jeque Hassan Yousef, un líder de Hamas en Cisjordania. El portavoz de las FDI distribuyeron un video que documenta el arresto en su casa del jeque en la ciudad de Bitunia, al oeste de Ramallah.

Los canales de televisión tienen hambre de imágenes sobre el terreno, aun cuando las reciben ya editadas. Pocos se molestaron en señalar que Yousef está permanentemente detenido. Israel le arrestó y lo soltó en innumerables ocasiones durante la segunda Intifada y posteriormente – la última vez fue después del secuestro de los tres adolescentes en junio de 2014.

Es de suponer que el jeque -también conocido como el padre de Mosab Yousef, autor del libro “Hijo de Hamas” y uno de los mejores agentes palestinos que ha trabajado para el Shin Bet-, preparó la maleta en el momento que comenzó la violencia. Si esta es la respuesta a la situación, parece que Israel necesita una solución mejor, a menos que el arresto se haya diseñado para proporcionar un canal alternativo de comunicación con Hamas.

‘Un pantano doctrinal’

El jefe de planificación estratégica del Estado Mayor, el coronel Alon Paz, pasó el año pasado como investigador en el Instituto Washington para la Política del Cercano Oriente y produjo allí un documento interesante. Sus diagnósticos de la situación fueron escritos después de la guerra de Gaza, pero también son relevantes ante la actual ronda de violencia.

Israel, escribe, está en la primera línea del desafío que enfrentan los ejércitos occidentales en una época de guerra asimétrica. Por un lado, es una red de enemigos que se remonta solamente a una o dos generaciones; en el otro lado están los ejércitos convencionales, con su tradición de dinosaurios.

Como escribe Paz, el paradigma de la seguridad israelí todavía se centra en conflictos convencionales con ejércitos estatales, pero ahora tiene que tener en cuenta las nuevas amenazas de la región: la radicalización religiosa, la urbanización y la inseguridad con respecto a los suministros de agua y alimentos. Los enemigos de Israel son un desafío efectivo a su doctrina de seguridad nacional, que David Ben-Gurion definió en la década de 1950 sobre la base de la santísima trinidad: disuasión,  alerta temprana y superioridad militar. (En el pasado se añadió defensa semi oficialmente como un cuarto elemento).

Paz está diciendo en voz alta lo que se ha susurrado en el Estado Mayor General durante más de un año: la efectividad de las grandes campañas militares ha disminuido en la última década, como se ha puesto de manifiesto en la Segunda Guerra del Líbano y las tres campañas de Gaza. El establishmentde defensa de Israel no es tan bueno alcanzando sus objetivos de seguridad nacional; sus logros están limitados por la definición poco clara de sus objetivos, instrucciones vagas por parte del gobierno y la ausencia de discusiones serias entre el gobierno y las Fuerzas de Defensa de Israel.

La superioridad militar de Israel se está erosionando a pesar de la gran inversión en la mejora de su capacidad táctica. El enemigo tiene casi la misma capacidad que la FDI en una serie de áreas tácticas, mientras que se imponen limitaciones más estrictas al ejército, tanto en el ámbito externo (críticas por matar civiles) como el interno (el temor del público a las bajas). Por consiguiente, la libertad de acción de Israel y sus opciones en el campo de batalla se están reduciendo.

Según Paz, Israel se está hundiendo en un “pantano doctrinal”. La disuasión militar tradicional ya no disuade suficientemente o no asegura la victoria sobre los actores no estatales; la lucha termina ambiguamente. Israel se inclina hacia una política reactiva, no piensa a largo plazo. Los ajustes son demasiado lentos, como la elaboración de respuestas ante la nueva situación.

El camaleón que es la guerra ha vuelto a cambiar sus colores y elestablishment de defensa debe cambiar en consecuencia, concluye Paz.

Eisenkot comenzó como el jefe del Estado Mayor del cambio. Ahora también él, al igual que algunos de sus predecesores, se está arrastrado en las arenas movedizas palestina que conoció tan bien durante la segunda intifada y que tanto le han preocupado desde que asumió su puesto en febrero.

Shaul Mofaz y Ya’alon como jefes de Estado Mayor esperaban llevar a cabo grandes reformas, pero se hundieron en la búsqueda de los terroristas suicidas. Eisenkot inició su mandato con cambios en la organización, se encontró a la defensiva ante el comité Locker en relación con el presupuesto de defensa y pasa sus días preocupándose por posibles atacantes solitarios con cuchillos.

En su documento, Paz recomienda un diálogo serio en el que el gobierno y los militares elaboren una nueva estrategia juntos. Esto puede parecer un problema en lo que se refiere a la democracia, pero se corresponde claramente con el documento de estrategia del FDI publicado en agosto.

El documento de Paz es un intento de abrir un profundo debate sobre la situación estratégica de Israel, mientras que Israel se defiende de los cuchillos de cocina de los terroristas y argumenta sobre el papel del mufti durante el Holocausto. Es difícil predecir la cantidad de atención que recibirá el documento.

En cuanto a las expectativas que Paz tiene sobre los principales ministros, en su nueva capacidad en el Estado Mayor es a veces invitado a las reuniones del gabinete. Tal vez se resigne y deje de lado su optimismo después de algunas discusiones en Jerusalén.

http://www.haaretz.com/israel-news/.premium-1.682122
Reescribir el Holocausto

Tony Greenstein

En el reciente Congreso de la Organización Sionista Mundial, el primer ministro israelí Netanyahu hizo una afirmación, incluso para sus estándares, escandalosa. Dijo que Hitler inicialmente sólo estaba a favor de expulsar a los judíos de Europa (lo que se conoce como el Plan Madagascar) y que fue un palestino, el gran mufti de Jerusalén, Haj Amin al-Husseini, quien le convenció para llevar a cabo una campaña de exterminio.

Cuando escuché por primera vez la declaración de Netanyahu, inmediatamente pensé en una declaración similar del Pastor John Hagee, el presidente de Cristianos Unidos por Israel. Hagee, un antisemita virulento, afirmó en un sermón que Hitler había sido un “cazador” enviado por Dios para llevar a los judíos a Israel.

En esta nueva versión, sin embargo, parece que Hitler fuera en realidad un agente del mufti, no de Dios

Es una declaración que llevará agua al molino de quienes niegan el Holocausto. Pero lo que Netanyahu está haciendo es lo mismo que los historiadores sionistas durante más de sesenta años: describir a  los palestinos y a sus líderes como co-responsables sustanciales del Holocausto y, por extensión, defender que la hostilidad árabe al sionismo no tiene nada que ver con la emigración colonial, el robo de tierras, y las expulsiones masivas. Todo es debido a que los palestinos y los árabes odian a los judíos. En otras palabras, el antisionismo no es otra cosa que antisemitismo.

El sionista Museo de la Memoria del Holocausto en Jerusalén, Yad Vashem, ha jugado un importante papel en esto. Tienen una pared entera dedicada al mufti de Jerusalén. En la Enciclopedia del Holocausto, la sección dedicada al mufti es sólo un poco más corta que la de Hitler y más larga que la suma de las entradas de Goebbels, Goering, Heydrich y Himmler.

Como el historiador israelí Tom Segev señala, la única imagen de un palestino en Yad Vashem es “una foto en un lugar destacado en una pared que representa al Mufti saludando brazo en alto a un grupo de tropas de asalto nazis”. Su propósito es asegurar que “el visitante llega a la conclusión de que hay mucho en común entre el “plan nazi para destruir a los judíos y la enemistad árabe contra Israel”.

El mufti era un criminal de guerra de menor importancia, pero la idea de que instigó la Solución Final es absurda. Para criminal de guerra importante, Walter Rauff, el padre de las cámaras de gas e inventor de los camiones de gas móviles, utilizados por primera vez en el programa de eutanasia nazi “Aktion T4” y después en la Solución Final.

Rauff tenía en sus manos la sangre de unos cientos de miles de judíos y trató, cuando los nazis ocuparon Túnez en 1943, de construir un campo de exterminio en la ciudad de Kairouan para asesinar a sus judíos. Sin embargo, lejos de comparecer ante la justicia, después de la guerra se convirtió en un agente israelí y posteriormente Israel le ayudó a escapar a Sudamérica.

Vale la pena señalar también que Netanyahu pasa por alto el papel que los sionistas jugaron en la designación de Haj al Amin Husseini como gran mufti, a pesar de haber quedado el cuarto en la elección para el cargo en 1921. El Alto Comisionado británico Sir Herbert Samuel, que había jugado un papel decisivo en las negociaciones para la Declaración Balfour, lo seleccionado en buena medida porque los sionistas pensaban que Husseini podía llegar a ser su aliado.

Muchos palestinos llegaron a considerar al mufti un colaborador de los británicos después de la rebelión de 1936-1939. Los palestinos no participaron en la elección de Haj Amin al-Husseini. Les fue impuesto por los británicos y los sionistas.

El mufti fue responsable del reclutamiento de tres divisiones de musulmanes en Bosnia, que participaron sobre todo en la lucha contra los chetniks serbios. No tuvieron ninguna participación en las deportaciones de judíos más allá de la entrega de unos 210 judíos de Kosovo a la SS.

Como señala Gilbert Achar en  The Arabs and the Holocaust, los soldados estaban tan poco motivados por la causa del Eje que cuando fueron enviados a Francia para nuevo entrenamiento, muchos desertaron y se unieron a la Resistencia.

Netanyahu tampoco menciona los tres edictos religiosos de clérigos musulmanes de alto rango en Bosnia contra las medidas de croatas y nazis contra los judíos y los serbios – en Mostar en 1941, Banja Luka, en diciembre de 1941, y Sarajevo en octubre de 1941. Albania, con mayoría musulmana, fue el único país ocupado en Europa por los nazis, en el que el número de judíos al final de la guerra (dos mil) era mayor que al principio (doscientos). Ni un judío fue deportado de Albania bajo la ocupación nazi.

Hay una transcripción de la reunión entre Hitler y el muftí, el 28 de noviembre 1941, en el libro de Walter Laca  Israel-Arab Reader. No hay mención alguna del mufti instando a Hitler a exterminar a los judíos. Sólo fue informado de la Solución Final en el verano de 1943 por Himmler.

En su conversación con Hitler, el muftí presionó a Alemania a hacer una declaración de apoyo a la independencia de los países árabes – Siria, Irak y Palestina. Hitler se negó, porque dijo que podría causar problemas en Francia y fortalecer a los partidarios de Charles de Gaulle, que podrían verla como una amenaza contra el Imperio Francés.

En realidad, Hitler no tenía ninguna intención de apoyar la independencia árabe. Si Alemania hubiese conquistado los países árabes, simplemente habría suplantado a Gran Bretaña y a Francia como potencia imperialista. Para muchos nazis, los árabes eran inferiores en la escala racial a los Judíos.

Cuando el mufti se reunió con Hitler, la solución final ya había comenzado, con la invasión de Rusia en junio de 1941. En ese momento, el fusilamiento en masa de aproximadamente un millón de judíos por los escuadrones de la muerte Einsatzgruppen y Einsatzkommando, que operaba en la retaguardia de la Wehrmacht en Bielorusia y Ucrania, ya había tenido lugar. Más de 33.000 judíos ya habían sido asesinados en Babi Yar, en las afueras de Kiev, a finales de septiembre 1941.

Los experimentos de ejecuciones con gas había tenido lugar en septiembre de 1941 en Auschwitz, cuando fueron asesinados 850 prisioneros de guerra polacos y rusos. A principios de diciembre de 1941, el primer campo de exterminio, Chelmno, había comenzado sus operaciones utilizando gas de monóxido de carbono en camiones móviles, y el campo de Belzec comenzó a funcionar en marzo de 1942.

El 12 de diciembre de 1941, de acuerdo con los diarios de Goebbels, Hitler pronunció un discurso en Berlín ante los líderes nazis. Goebbels anotó en su diario:

Con respecto a la cuestión judía, el Führer está decidido a hacer tabla rasa. Había profetizado que si provocaban una nueva guerra mundial, serían aniquilados. No se trataba de palabras vacías. La guerra mundial está aquí. La aniquilación de los judíos debe ser la consecuencia necesaria. El problema debe ser abordado sin sentimentalismo. No debemos sentir simpatía por los judíos, sólo con nuestros pueblo alemán”.

Si hemos de creer a Netanyahu, este discurso sólo se produjo como resultado de la reunión de Hitler con el muftí.

En Mein Kampf, escrito en 1923-4, Hitler declaró que el “sacrificio de millones en el frente” en la Gran Guerra se habría evitado si “doce o quince mil de estos corruptores hebreos de gente hubieran sido exterminados con gas venenoso“.

En su discurso “profético” del 30 de enero de 1939, que Hitler repitió al menos tres veces, habló explícitamente de aniquilar a la raza judía.

Hoy, una vez más, seré un profeta. Si los financieros judíos internacionales dentro y fuera de Europa tienen éxito otra vez y sumen a las naciones en una guerra mundial, el resultado no será la bolchevización de la tierra, y por tanto la victoria de los judíos, sino la aniquilación (vernichtung) de la raza judía en Europa” .

El precursor inmediato de la Solución Final – la “Acción T4” – se puso en marcha inmediatamente. Como resultado, según algunas estimaciones, más de quinientos mil alemanes discapacitados fueron asesinados en seis centros de exterminio en la propia Alemania, antes de que el obispo católico Galen de Munster lo denunciase y Hitler se viera obligado a poner fin al programa (aunque continuó en los campos de concentración ).

Todo esto quiere decir que toda la perspectiva sionista se basa en un revisionismo histórico. El “retorno” de los judíos a Palestina, la negación de la Nakba, y la responsabilidad de la Shoa no son una excepción. El intento de Netanyahu de hacer responsable de esos terribles crímenes nazis a los palestinos no es nada nuevo.

https://www.jacobinmag.com/2015/10/holocaust-denial-mufti-netanyahu-yad-veshem-hagee-palestine-zionism/

 

Porque he recibido la condecoración

B. Mihael

Todo comenzó cuando fui a mi bar preferido a tomar un sabroso cafecito con medialuna y reflexionar un poco sobre la vida.

El clima era tenso como de costumbre:  ruido de autos, conversaciones de comensales, llantos de un bebe, ladridos de un perro, una discusión a gritos con un policía municipal que ponía una multa a un conductor y un auto con 27 altavoces a todo lo que podían dar.

De pronto, de reojo pude captar un movimiento extraño.  Mis sentidos se tensionaron como un resorte. Levante la cabeza y lo vi.  Altura media, pelo lacio, ropa de color negro.  Le clave la mirada y de pronto vi el cuchillo en su mano derecha.

“¡Tiene un cuchillo!”, grité, mientras el bebe seguía llorando, y sin titubear desenfunde mi revolver y disparé 5 tiros.  Disparé a la parte baja del cuerpo, como aprendí de la televisión.  El terrorista cayo desplomado.

“¡El bebe!”, grité, “¡salven al bebe!” y me acerqué al maldito para asegurarme de que estaba definitivamente muerto – cosa que aprendí también de la televisión-, pero en ese momento llego la policía y se encargó de completar mi labor de forma pedante.

Luego colaboré con la policía y les ayude a sacarle el cuchillo de la mano al terrorista.   También el tenedor que tenía en la otra mano.  También una cucharita.  Luego alejé también el menú y la servilleta para no correr riesgos que pudieran representar un peligró para el público.

El dueño del bar estaba consternado:!Hace ocho años que trabaja aquí de camarero y nunca había sospechado que era un terrorista!.

El público me aplaudió. Cantaron canciones patriotas, mientras gritaban “¡muerte a los árabes!”.  Me convertí en un héroe, me levantaron en andas mientras bailaban al derredor del cuerpo abatido del terrorista.

El primero en felicitarme oficialmente fue el alcalde. Llego armado, por supuesto, y me otorgó las llaves de la ciudad. Luego llegaron los periodistas y tomaron nota, palabra por palabra, de lo sucedido. “¿Que pensaste -me preguntaron- cuando vistes al terrorista?” . “Lo que todo judío debe hacer en casos como estos” respondí, haciendo alarde de mi humildad.  La multitud por detrás estaba eufórica.

Esa misma noche aparecí en los noticieros de todos los canales de televisión.  Una niña bonita me otorgo un ramo de flores en nombre de la oposición, la secretaria del primer ministro me anuncio que soy candidato al premio más importante de Israel en cultura y educación física.

Esa misma noche, de pronto, la radio informó que el camarero era judío.

Algunos jóvenes nacionalistas del equipo de fútbol local y de un grupo de extrema derecha sitiaron mi casa con antorchas y exigieron que me entregara en sus manos. El alcalde vino con su ametralladora y me arrancó la llave de la ciudad. El miembro de la Knesset Ynon Magal exigió matarme inmediatamente o alternativamente, encarcelar a todos lo que no me matasen.  Miles de SMS llegaron a mi ordenador exigiendo echarme, expulsarme, demoler mi casa, y violar a mi difunta madre.

A la mañana vinieron a arrestarme.  Me acusaron de asesinato, ataque alevoso, pertenencia a organización terrorista y abuso sexual.  El fiscal pidió cadena perpetua. La Knesset pidió ahorcarme en la plaza central.

Mi situación se hizo dramática.  Estaba desesperado.

Pero entonces, ¡sorpresa!.  Mi astuto abogado descubrió que la abuela materna del camarero había sido una musulmana que se convirtió al judaísmo por medio de un rabino reformista.  El rabinato se reunió de urgencia para anular la conversión retroactivamente, de modo que el mozo paso a ser un árabe.  O por lo menos medio árabe.

Ese mismo día el alcalde me devolvió las llaves de la ciudad.  El líder de la oposición me propuso dar clases en escuelas y sinagogas. Un canal de televisión me ofreció presentar un programa de reality. El primer ministro me dio una condecoración y en sus cálidas palabras de felicitación exigió encarcelar a la diputada árabe de la Knesset Hanin Zoabi.

Esta es la historia de mi condecoración.

http://www.haaretz.com/opinion/.premium-1.680253

Diario israelí que suele acoger en sus páginas a los portavoces del campo por la paz y la izquierda israelí.
Miembro fundador de la Campaña de Solidad con Palestina y Judíos por el Boicot a los Productos Israelíes en Reino Unido. Analista político y ex-editor de la revista Return.
Pseudónimo literario de Michael Brizon, editorialista y escritor satírico del periódico israelí Haaretz.

Fuente:

Varias

Traducción:Enrique GarcíaMeir Margalit

Enlace con el dossier

-->
COLABORA CON KAOS