«¿Cómo puede reconocer a la persona que tiró la piedra si no la vio?»

Publicidad

Juzgan a Papa Diop y Omar Sock, por una batida a las puertas de la estación de Metro de Paseo de Gracia en 2014, en unos hechos similares a los de la imagen, durante el pasado mes de octubre de 2016 en la estación Liceo
ángel García

Después de una suspensión inicial hace quince días ya pesar de una hora de retraso, este martes se ha celebrado, en la Ciudad de la Justicia, el juicio contra Papa Diop -portavoz del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes – y Omar Sock, acusados de agredir agentes de la Guardia Urbana durante un incidente el 28 de agosto de 2014. la Fiscalía y la acusación particular, representada por la abogada Paz Vallés del despacho Molins & Silva, piden para Diop una pena de tres años y seis meses de prisión, y para Sock la petición de cárcel es de diez meses. Vallés es la misma letrada contratada por el Ayuntamiento de Barcelona, responsable de la defensa de los agentes de la Guardia Urbana-, que el pasado 20 de mayo reclamó prisión preventiva por manter Sidil Moctar, quien aún se encuentra privado de libertad en el centro penitenciario la Modelo, a la espera de un juicio previsto para el próximo 20 de enero. La defensa del portavoz del sindicato ha asumido desde el Servicio de Atención y Denuncia para las Víctimas de racismo y xenofobia de SOS Racismo.

La vista oral se celebró en medio de fuertes medidas de seguridad. A pesar de la ausencia de público y que no se había hecho ninguna convocatoria, el pasillo de la segunda planta donde se encuentra la sala 217 tenía el acceso restringido por un cordón de agentes de seguridad, mientras cuatro agentes de paisano de los Mossos vigilaban discretamente los dos acusados ​​y sus abogados. Por el contrario, la decena de guardias urbanos convocados en calidad de testigos han pasado la mañana en una sala especialmente reservada para ellos. Durante las dos horas y media de juicio estuvo presente en la sala la concejala María José Lecha, de la candidatura CUP cambian.

El Ayuntamiento de Barcelona afirma que Diop «es un referente para la comunidad de origen senegalés», que «su participación -al proyecto de Cooperativa de Trabajo en el ámbito de la venta ambulant- contribuye a la cohesión interna del grupo «

La defensa de Diop ha centrado en destacar el carácter «dialogante y pacífico» del acusado, y en consonancia con ello, ha aportado un documento firmado por una Gerente y una Directora de Servicios del Ayuntamiento de Barcelona donde se afirma que el portavoz de los manteros «es un referente para la comunidad de origen senegalés», que «su participación -al proyecto de Cooperativa de Trabajo en el ámbito de la venta ambulant- contribuye a la cohesión interna del grupo» y que «cualquier elemento que pueda suspender y reducir su participación supondrá un grave riesgo para la continuidad de todo el proyecto». El resto de elementos periféricos que han jugado a favor de Diop y Sock han sido las declaraciones de los policías, plagadas de contradicciones.

Siete de los ocho policías no recuerdan quien lanzó piedras

Al inicio de la fase de testificales, todas las partes han acordado la renuncia a la declaración de algunos de los policías. Finalmente, han sido ocho los agentes que han comparecido ante la juez. Sólo uno de ellos señaló Papa Diop como autor del lanzamiento de una piedra -que según la Fiscalía medía entre siete y trece centímetros-, y que habría impactado en la muñeca de uno de los policías que, durante aquella intervención, pretendía hacer fuera los vendedores ambulantes situados en la confluencia del paseo de Gracia y la calle Consejo de Ciento. Sorprendentemente, sin embargo, la piedra no le provocó ninguna erosión ni hematoma en la piel. El afectado refirió un dolor y el médico de la Mutua Delfos Universal hizo constar en el informe médico la palabra «contusión», sin impedimento para seguir patrullando.

En el centro de la ciudad de Barcelona se han producido múltiples redadas contra la venta ambulante / Ángel García

El agente procedió a la identificación de Diop mediante un aplicativo informático de la comisaría de la Estación del Norte, después de que algunos agentes «comentaran» en dependencias policiales que el autor del lanzamiento era un mantero conocido como «el americano», apodo con que lo conocen. A raíz de la actuación policial, el portavoz del sindicato quedó herido por un golpe de porra -con una brecha de tres centímetros en la cabeza-, que requirió de atención médica en un CAP de Hospitalet de Llobregat. Nunca se investigó ni determinar la autoría de la agresión policial. El agente que acusa Diop asegura que salió «un instante» de las escaleras del Metro para efectuar el lanzamiento de la piedra. A pesar de que los atestados se dice, en todo momento, que los policías hicieron un cordón a «las escalinatas» del suburbano y que, según el testimonio de gente que salía del Metro, «recogían piedras de las vías», la Guardia Urbana y los responsables de seguridad de TMB no consideraron pertinente aportar imágenes de las cámaras de videovigilancia que habían registrado los incidentes. «Se descartaron por una deficiencia en la calidad de las imágenes, no eran nítidas», aseguró el agente 24316 encargado de la instrucción de la causa, que añadió: «todo lo que pasó, pasó en el exterior «.

El policía 26.979 declaró que «Sí», que «No» y que «no podía garantizar» que los acusados ​​fueran los responsables del lanzamiento de piedras. «¿Cómo puede ser que haya dicho en un minuto de diferencia cosas tan diferentes?», Le espetó el abogado José Granados

El agente 25.859 afirmó, en un primer momento, que había visto como Omar Sock lanzaba una piedra, pero luego se desdijo. «No puedo asegurar que fuera su piedra la que impactó, yo vi el gesto. No los veo con las piedras encima, supongo que las cogieron del Metro», concluyó durante el interrogatorio. El policía 26.979 declaró que «Sí», que «No» y que «no podía garantizar» que los acusados fueran los responsables del lanzamiento de piedras. «¿Cómo puede ser que haya dicho en un minuto de diferencia cosas tan diferentes?», Le espetó el abogado José Granados, defensor de Diop en nombre de SOS Racismo. Después se escuchó en la sala las palabras del agente 71764, que, a pesar de haber hecho constar en el atestado que el autor del lanzamiento era Diop «sin ningún género de dudas», en la sala dijo que no lo había visto. «¿Cómo puede reconocer a la persona que tiró la piedra si no la vio?», Reiteró Granados. Dos horas después del inicio de la vista habló el jefe del operativo, un policía que trabaja en el ámbito de la venta ambulante desde hace años y «de lunes a domingo», según dijo. «Sentí un impacto y pensé que era un disparo, porque destrozó el vidrio. No entiendo como no se cargaron ningún turista», son algunas de las expresiones que empleó.

La fiscal y la abogada de la acusación particular mantuvieron la petición de pena una vez finalizado el juicio. La letrada Vallés consideró que «los policías han sido sinceros, no resulta verosímiles que acudiera a mediar mientras se producían horribles incidentes», en referencia a Papa Diop. La letrada de Omar Sock, Izaskun Pérez, reclamó su absolución, después de que ningún agente pudiera atribuirle el lanzamiento de la piedra que rompió el vidrio de un vehículo no logotipado, y por la falta de lesiones a el agente que lo redujo, más allá de una sobrecarga muscular para «intentar  zafarse «, en palabras del policía. El abogado de Papa Diop exigió su absolución y lanzó una reflexión a la juez: «la única persona herida de consideración por estos hechos está sentada en el banquillo de los acusados». «Hay que recordar que el Papa fue acusado cinco días después de los hechos, cuando la Guardia Urbana ya sabía que estaba herido e intervenido», puntualizó.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More