Cómo medir la tasa de ganancia en Estados Unidos para 2018

Publicidad

Cada año intento cuantificar la tasa de ganancia de los Estados Unidos a la Marx. Los datos oficiales están ya disponibles para actualizar la de 2018 (¡todavía no 2019!).

Hay muchas formas de medir la tasa de ganancia a la Marx. Como antes, empiezo con una actualización de los datos utilizados por Andrew Kliman (AK) en su libro, El fracaso de la producción capitalista. AK mide la tasa de ganancia de los EEUU a partir de las ganancias del sector corporativo como numerador y utiliza el costo histórico de los activos fijos netos como denominador (es decir, s / C). AK considera este método el más cercano a la fórmula de Marx, a saber, que la tasa de ganancia debe basarse en el capital avanzado ya invertido (por lo tanto, con costos históricos) y no en el costo actual de reemplazar ese capital.

Marx aborda la teoría del valor en el tiempo, por lo que el valor del denominador en la fórmula de la tasa de ganancia está en t1 y no debe cambiarse en t2. Hacer esto último es ‘simultaneismo’, lo que lleva a una distorsión de la teoría del valor de Marx. Esto me parece correcto.

¿Cuáles son los resultados de la versión de AK para la tasa de ganancia de EEUU hasta 2018?

Primero, la cuantificación de AK confirma la ley de Marx en el sentido de que ha habido una caída secular de la tasa de ganancia de los Estados Unidos desde 1946 (27%) y desde 1965 (31%). Pero también es interesante que, según la cuantificación de AK, la tasa de ganancia en el sector corporativo de EEUU ha aumentado desde su mínimo de 2001 (17%). De hecho, la Gran Recesión de 2009 no llevó a una caída por debajo de ese mínimo de 2001. Por lo tanto, la década del 2000 parece contradecir la visión de una caída «persistente» en la tasa de ganancia de los Estados Unidos. Consideraré algunas explicaciones más adelante. Pero aun así, según la cuantificación de AK, la tasa de ganancia de EEUU no ha recuperado al nivel de 2006 y en 2018 es un 18% menos.

Los lectores saben que prefiero medir la tasa de ganancia a partir de la plusvalía total en una economía en relación con al capital privado total empleado en la producción; seguir lo más cerca posible la fórmula original de Marx de s / C + v. Así se obtiene una medición de la «economía total» basada en el ingreso nacional total (menos depreciación) para la plusvalía; activos fijos privados no residenciales netos para el capital constante; y agregar una compensación para los empleados por capital variable (AK no hace esto). Esto es lo que podría llamarse una tasa general de ganancia.

La mayoría de las mediciones marxistas excluyen cualquier cuantificación del capital variable debido a que la compensación para los empleados (salarios más beneficios) no es un stock de capital invertido sino un flujo de capital circulante. Y esto no puede medir (fácilmente) a partir de los datos disponibles. No estoy de acuerdo de que esto sea una limitación y G Carchedi y yo tenemos un trabajo inédito sobre este punto. Sin embargo, dado que el valor del capital fijo constante en comparación con el capital variable es de cinco a ocho veces mayor (dependiendo de si se utiliza una cuantificación del costo histórico o contemporáneo), la suma de una evaluación del capital variable al denominador no cambia la tendencia o los puntos de inflexión de la tasa de ganancia significativamente. Esto también se aplica al resto del capital circulante, es decir, inventarios (el stock de bienes no terminados e intermedios). Deberían y podrían agregarse como capital circulante al denominador para la tasa de ganancia, pero no lo he hecho ya que los resultados variarían poco.

Brian Green ha realizado un trabajo importante para medir el capital circulante y su tasa de rotación para la economía de los Estados Unidos a fin de incorporarlo a la cuantificación de la tasa de ganancia. Considera que esto es esencial para calcular bien la tasa de ganancia y que también es un indicador de posibles recesiones. Todo lo que me queda por decir es que sumar el capital circulante a los activos fijos en el denominador no afecta sustancialmente a la hora de calcular la tasa de ganancia en los Estados Unidos.

En cualquier caso, según mí calculo de “economía total”,  la tasa de ganancia de EEUU de 1946 a 2018 se vería así.

He incluido datos basados en costos históricos (CH) y contemporáneos (CC) para comparar. Lo que demuestra es que los datos de CC alcanzaron su nivel más bajo a principios de la década de 1980 y los de CH no lo hicieron hasta principios de la década de 1990. ¿Por qué la diferencia? Basu (como antes) lo ha explicado. Es la inflación. Si la inflación es alta, como ocurrió entre los años sesenta y finales de los ochenta, entonces la divergencia en la evolución de los datos CH y los CC será mayor. Cuando la inflación disminuye, la diferencia se reduce. De 1965 a 1982, la tasa de ganancia de los Estados Unidos cayó un 20% como CH, pero un 35% como CC. De 1982 a 1997, la tasa de ganancia de EEUU aumentó solo un 9% como CH, pero creció un 29% como CC. ¡Pero durante todo el período de posguerra hasta 2018, hubo una caída secular en la tasa de ganancia de EEUU del 30% como CH y del 30% como CC!

Los datos confirman la explicación de Marx de las tendencias en la rentabilidad del capital. Según Marx, el motor de los cambios en la rentabilidad de los Estados Unidos depende del movimiento relativo de dos categorías marxistas en el proceso de acumulación: la composición orgánica del capital (C / v) y la tasa de plusvalía (explotación) (s / v). Desde 1965, ha habido un aumento secular en la composición orgánica del capital (medida como CH) del 60%, mientras que el principal ‘factor contratendencial’ en la ley de la caída tendencial de la tasa de ganancia de Marx, la tasa de plusvalía, en realidad ha caído más del 9%. Así que la tasa de ganancia cayó un 30%. Por el contrario, en el llamado período ‘neoliberal’ de 1982 a 1997, la tasa de plusvalía aumentó un 16%, más que la composición orgánica del capital (11%), por lo que la tasa de beneficio aumentó un 9%. Desde 1997, la tasa de ganancia en los Estados Unidos ha caído alrededor del 5%, porque la composición orgánica del capital ha aumentado casi un 17%, superando el aumento de la tasa de plusvalía (4%).

Una de las implicaciones de estos datos es que cada recesión económica en los Estados Unidos ha sido precedida por una caída en la tasa de ganancia y luego por una recuperación después de la caída. Esto es lo que cabría esperar cíclicamente a partir de la ley de la rentabilidad de Marx.

Parece que hubo un aumento significativo en la tasa de ganancia a principios de la década de 2000 hasta alcanzar su pico en 2006, después de lo cual se produjo la Gran Recesión de 2008-2009. El pico de 2006 fue más alto que el de 1997. ¿Cómo podemos explicar esto? En el período posterior al final de la leve recesión de 2001 hubo un boom impulsado por una inyección masiva de crédito que hizo que las ganancias en el sector financiero alcanzaran una participación récord de alrededor del 40% de las ganancias totales en 2006.

La rentabilidad del sector corporativo no financiero de EEUU también aumentó en el período 2002-06. Parece que la rentabilidad del sector no financiero también fue impulsada por el auge crediticio hasta 2006.

Pero el sector no financiero no es estrictamente igual a la definición marxista del sector «productivo». Debe hacerse una clara distinción entre los sectores productivos de la economía capitalista, es decir, en los que se crea nuevo valor y los sectores improductivos, pero a menudo necesarios, de la economía. Los primeros serían la manufactura, la industria, la minería, la agricultura, la construcción y el transporte y los segundos serían el comercial, el financiero, el inmobiliario y el gubernamental.

Recientemente, Dimitris Paitaridis y Lefteris Tsoulfidis (PT) de la Universidad de Macedonia separaron la tasa de ganancia para toda la economía en una ‘tasa general’ para todos los sectores y una ‘tasa neta’ sólo para los sectores productivos. El siguiente gráfico muestra la tasa de ganancia general y neta de EEUU de 1963 a 2015.

Al igual que otros cálculos, la tasa de ganancia de EEUU está alrededor de un 30% por debajo de los niveles de 1960, pero llegó a tocar fondo a principios de la década de 1980 con una recuperación moderada a fines de la década de 1990 en el llamado período neoliberal. Curiosamente, en su cuantificación, el pico en la tasa de ganancia fue en 1997/2000, que no fue superado en el boom crediticio de 2002-6 antes de la Gran Recesión. Esta diferencia en los resultados con AK y los míos puede deberse a la utilización que hacen PT del stock de capital bruto (antes de depreciación) en lugar del stock de capital neto (después de depreciación), cuyos datos PT consideran dudosos. PT argumentan que la caída de la tasa de ganancia a partir de 1997 indujo al sector bancario a reducir las tasas de interés para impulsar los préstamos, exponiendo a la economía a la burbuja de exceso de crédito que finalmente estalló en 2007. PT señalan que los análisis de regresión muestran una «causalidad unidireccional de la tasa de ganancia con la tasa de interés y las actividades improductivas».

Los académicos canadienses Smith y Butovsky ofrecen una explicación similar para el aumento de la rentabilidad después de 2001. La consideran «anómala y basada en gran medida en las ‘ganancias ficticias’ registradas en los sectores de finanzas, seguros y bienes raíces, y quizás también de muchas empresas que operan en la economía productiva”. Esta es una conclusión similar a la que llegó el académico australiano Peter Jones. Descubrió que si se eliminan las ‘ganancias ficticias’, la tasa de ganancia del sector corporativo de EEUU en realidad cayó desde 1997 (consulte el siguiente gráfico).

Más recientemente, en una tesis aún no publicada, Josh Watterton de la Universidad de Brock, Canadá, argumenta que «aunque los beneficios (ARP) alcanzaron su punto máximo en 2006, este pico se debió principalmente a una cantidad excesiva de»ganancias ficticias” tratadas como ganancias reales corporativas registradas en los libros de cuentas«. En 2005, las ganancias del sector FIRE (finanzas, seguros y bienes raíces) se duplicaron desde 2000, totalizando cerca de $ 270 mil millones; y alcanzaron su pico de $ 300 mil millones en 2016. Aquí está la estimación de Watterton.

El capital ficticio son activos financieros como acciones, bonos y derivados de esos. La compra y venta de estos activos financieros puede generar ganancias que se registran en las cuentas de las empresas. Pero no son ganancias producidas por la inversión en la producción de mercancías a través de la explotación de la fuerza de trabajo. Solo eso puede producir nuevo valor. Entonces, si la rentabilidad y las ganancias de la inversión productiva caen, las ganancias de la especulación en acciones y bonos también pueden desaparecer y volverse ‘ficticias’. Eso es lo que sucedió a partir de 2007.

Utilicé la base de datos KLEMS para calcular la rentabilidad del sector productivo de EEUU, como se definió anteriormente. Entre 1987 y 1997, la rentabilidad del sector productivo aumentó un 12%, luego cayó bruscamente, provocando la mini recesión de 2001. La rentabilidad se recuperó a los niveles anteriores en 2004. Tres años de declive llevaron a la Gran Recesión. La recuperación de la rentabilidad después de la caída de 2008-9 fue débil y en 2018 la rentabilidad se mantuvo por debajo de los picos de 1997 y 2004 y comenzó a caer ya en 2011. Esto puede explicar la débil inversión en actividades productivas en el período posterior a 2009 que yo llamo la Larga Depresión. PT llegan a la misma conclusión.

Utilizando otra base de datos (la AMECO de la UE), calculé la tasa de ganancia general promedio ponderada (en relación al PIB) en las seis principales economías capitalistas del mundo. Hubo un fuerte aumento en la rentabilidad de 2002 a 2006; después cayó la rentabilidad y se produjo la Gran Recesión. La rentabilidad se recuperó al final de la Gran Recesión pero, en promedio, permanece por debajo del nivel anterior a la gran crisis.

He argumentado que la rentabilidad del capital es clave para evaluar si la economía capitalista se encuentra en un estado saludable o no. Si la rentabilidad cae persistentemente, entonces eventualmente la masa de ganancias comenzará a caer y ese es el detonante de un colapso en la inversión y de la recesión.

En 2018, según mi cuantificación, la rentabilidad general de los EEUU aumentó ligeramente en comparación con 2017 (probablemente debido a los recortes de impuestos corporativos de Trump). Pero la rentabilidad en 2018 todavía estaba 5-7% por debajo del pico de 2014. Si asumimos que el PIB real, la compensación a los empleados y el crecimiento de los activos fijos para 2019 son similares a los de la mini-recesión de 2015-16, podemos esperar una nueva recesión significativa en la rentabilidad de los EEUU este año, a niveles muy por debajo de 2006.

De hecho, el período de 2014 a 2019 es ya el período más largo de contracción en la rentabilidad de EEUU desde 1946. Las recesiones generalmente se producen solo 2-3 años después. Así que cabe esperar una recesión.

A pesar de esto, el mercado de valores de EEUU está alcanzando nuevos récord. La deuda corporativa en los Estados Unidos está en niveles récord. El precio de los bonos (al contrario que los rendimientos) está en niveles récord. De modo que el capital ficticio está creciendo nuevamente tal como hizo en el período 2002-06.

En contraste, la rentabilidad del capital (a la Marx), los márgenes de ganancia (la brecha entre costos e ingresos por unidad de producción) y la masa de las ganancias corporativas están cayendo. A partir de 2006, la caída en las ganancias de la inversión productiva acabó llevando a la economía a la recesión, a pesar de las ganancias ficticias récord. Esa situación vuelve a repetirse.

Fuente:https://thenextrecession.wordpress.com/2019/11/04/us-rate-of-profit-measures-for-2018/

Traducción: G. Buster

sinpermiso.info/textos/como-medir-la-tasa-de-ganancia-en-estados-unidos-para-2018

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More