¿Cómo hacer frente a las grandes empresas en una pandemia?

COOPERATIVISMO GREMIAL, CESTAS DE CONSUMO Y COMPROMISO CIVIL

Publicidad

Fuente de la imagen: Twitter

Lo primero que quiero decir sobre estas líneas, es que creo que se debería de paralizar la venta de alimentos u otros productos de primera necesidad en los espacios físicos, y por supuesto, suspender toda actividad que no sea sanitaria o derivada de la producción de productos básicos. Con el objetivo de reducir la interacción de personas en la vía pública, comercios o centros de trabajo, es decir, minimizar al máximo posible el número de gente que echa la bonoloto para que le toque el Covid-19 de premio. Por ello, es fundamental cerrar los mercados, las tiendas y los supermercados de manera física reduciendo toda su actividad a la venta online. Con esta medida solo habría que reforzar el reparto a domicilio -de productos de primera necesidad-, considerando su trabajo un servicio esencial, al mismo nivel que el que desarrollan personal sanitario, bomberos o productores de bienes de primera necesidad.

Mientras que el gobierno, aún habiendo llegado tarde a esta crisis, pretende ir levantando las restricciones por motivos meramente económicos, algunas decimos, que lo primero es la salud de las personas. Cabe recordar tirando de hemeroteca que la gestión capitalista de la “gripe española”, donde murieron millones de personas, hizo que muchos pueblos se quedaran sin mano de obra por causa de enfermedad o muerte de gente joven y de mediana edad, y que no nos cuenten cuentos chinos, esta enfermedad también puede ser letal para la gente joven.

Como digo en el título de este artículo, esta situación, puede convertirse en una oportunidad para transformar toda esta incertidumbre en un empoderamiento comercial de los y las de abajo; el pequeño comercio si se organiza desde sus cimientos puede convertirse en una herramienta de consumo capaz de plantar cara a las grandes empresas.

Por otro lado, mucha gente verá un problema en el reparto de la compra por internet, pero no ha de ser así, si todas las comerciantes se juntan como gremio. Ya que es más que posible, poder organizar cestas de la compra conjuntas con los diferentes productos que puedan necesitar las usuarias. Con este método, además de aminorar los costes que pudieran surgir del envío a domicilio, podríamos reducir al máximo la plantilla física y conseguir turnos rotativos, en el caso de que hubiese en dichos comercios, plantillas de más de una persona. Cabe destacar, que este texto esta pensado especialmente para los pequeños productores y distribuidores de servicios, pero de igual manera, alguna de sus recetas podrían ser extrapoladas a cualquier centro de trabajo.

No es que vengan tiempos duros, es que siempre lo han sido para la clase trabajadora, por lo que podríamos decir, que vienen tiempos aún más duros que los de hace unos meses, pero eso, no ha sido nunca una novedad para la gente que no vive especialmente holgada. Por ello, pese a ser esta una situación nada agradable para ninguna de nosotras, es al mismo tiempo, una oportunidad para poder generar unos marcos de producción y de consumo diferentes a los actuales. Articulando gremios de productores y comerciantes, con el objetivo, de defenderse de las acometidas que cíclicamente les irá dando el sistema capitalista, y que a corto plazo y en crisis como la actual, se conviertan en un revulsivo importante para “salir del paso” victoriosos.

Nunca es tarde si la dicha es buena”, dice el refrán, por lo que estamos a tiempo de generar esa red de sinergias colectivas donde lo único que necesitamos es paciencia, buen hacer, y capacidad de trabajo en equipo. Algunas iniciativas similares ya existen en “tiempos de normalidad” como las cestas de consumo de productos ecológicos, que sí no, serían estas nuevas cestas de consumo que una recreación más transversal de estas primeras. Aquí en Nafarroa, veo muy factible llegar a este paradigma más antes que después, ya que disponemos de una red de productoras muy relacionadas entre ellas, al igual, que una sociedad civil muy comprometida en cuanto a la creación de empoderamiento popular.

Es tiempo de incógnitas, de no saber si llegaran o no las ayudas del gobierno, de cómo serán estas, o de qué hacer en el caso de que no nos lleguen a todas. Por ello, de esta situación de miedo colectivo, deberíamos de sacar que no podemos vivir a merced del Estado y de sus respectivos gobiernos, por el contrario y según lo veo yo, deberíamos de organizarnos civilmente para resistir y vencer a cualquier pandemia, desastre natural o crisis económica que se nos pusiera por delante. Poco más que decir y mucho que hacer si queremos que del desierto pueda brotar agua, la geología demuestra que esto físicamente es posible, ahora bien, le toca a la “geología social” demostrar si dicha realidad es posible en los pueblos y ciudades de Nafarroa y del resto del país.

Para terminar me gustaría destacar, que si mucha gente aún no ha cerrado sus pequeños negocios, no es por otra cosa, que por el mero hecho de que muchos pequeños comerciantes los necesitan para poder sobrevivir. Una vez dicho esto, decir que si los mismos tuvieran una alternativa como la que aquí se plantea, no me cabe la menor duda, de que bastantes de ellos estarían más que dispuestos a sumarse a esta iniciativa; compartir los riesgos y los gastos de manera colectiva en materia de reparto a domicilio, para de esta manera, compartir las ganancias que revierten de dicha inversión y elección de venta en tiempos excepcionales.

Cooperativismo para contrarrestar su verticalidad, cestas de la compra gremiales y transversales para equilibrar el consumo, y compromiso civil en último lugar, para acabar con el poder que tienen las grandes empresas para manejar nuestras vidas. Solo de esta manera, podremos generar un relato donde seamos dueñas de nuestro propio futuro y donde podamos construir, a mi modo de ver, la más importante de todas las independencias, la económica/laboral.

Pedro A. Moreno Ramiro

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More