¿Cómo empezar?

Por Manuel Carmona Curtido

8 de marzo, conmemoramos el día de la mujer, obvio lo de trabajadora porque va implícito en el concepto “mujer”, y es justo que dedicar esta columna a la mujer.

Por Manuel Carmona Curtido

8 de marzo, conmemoramos el día de la mujer, obvio lo de trabajadora porque va implícito en el concepto “mujer”, y es justo que dedicar esta columna a la mujer.

La mujer, ha sido silenciada a lo largo de la historia, por el simple hecho de ser mujer, mujeres que han aportado y aportan mucho más que algunos hombres que se esfuerzan en negar el papel protagonista de la mujer a lo largo de la historia, un solo día es insignificante para compensar siglos de invisibilidad.

Pero… ¿cómo empezar? a pesar de haber vivido toda mi vida rodeado de mujeres: mi madre, mi abuela, mi hermana, mi esposa, compañeras de clase o de trabajo… ningún comienzo me resulta convincente para hablar sobre la mujer.

Soy consciente de las dificultades que las mujeres se encuentran a la hora de poder ascender en el trabajo, lo que ahora llaman, el techo de cristal, o de las diferencias salariales entre hombres y mujeres, la famosa brecha salarial.

Asumo el papel de la mujer a lo largo de la historia “atada” a la casa y rodeada de niños, siempre al servicio del hombre.

Valoro los esfuerzos por alcanzar los derechos que primero conseguimos los hombres y después, nosotros mismos, les hemos negado: el derecho a voto, a trabajar, a abrir una cuenta bancaria sin permiso masculino, a poder decir NO, o decir SÍ.

Aun así, me siento incapaz de hablar en nombre de la mujer, transmitir: sus anhelos, esperanzas, sus miedos, sus retos o sus victorias.

Porque a pesar de mi lucha interna, la brecha de género sigue viva en mí, porque me siento incapaz de ponerme en la piel de una mujer o hablar de la mujer, porque sigo luchando por la igualdad de género y por eso no me siento capaz, como hombre, de volver a usurpar la voz de la mujer.  A pesar de todo, algo me empuja a escribir sobre ella, que no en nombre de ella, y me devano los sesos por empezar a escribir.

Borro una y otra vez los textos que empiezo, me parecen falsos, tópicos y típicos.

Por eso, sigo pensando: ¿Cómo empezar?

“No deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas” Virginia Woolf

COLABORA CON KAOS