Comienza decisiva semana para Gobierno y Congreso ecuatorianos



El Presidente del país, Alfredo Palacio, resaltó en días pasados su descontento con algunos puntos del proyecto de cambio y anunció la intención de analizar el documento con detenimiento para presentar sus objeciones al Parlamento, reportó Prensa Latina.

La mayoría de los legisladores ecuatorianos se pronunció por formar una denominada Comisión de Calificación, la cual sería la encargada de impulsar todo el proceso de selección de los candidatos a magistrados de la Corte de Justicia.

Además de la CSJ, el Congreso deberá designar a los nuevos vocales de los tribunales Constitucional y Supremo Electoral, pero existen presiones para que la selección se efectúe de manera tal que no constituya un simple reparto de puestos entre los partidos políticos.

El bloque mayoritario, Izquierda Democrática (ID), Pachakutik, Democracia Popular (DP) y Social cristiano, desea asimismo continuar con el proceso de depuración y para esto pretende reestructurar el Comité de Excusas y Calificaciones, y el Código de Ética.

Hasta ahora, en el Comité de Excusas se han abierto expedientes a nueve diputados por tráfico de influencias y desafiliación.

En medio de esta situación y en respuesta a la convocatoria del mandatario se crearon varias asambleas ciudadanas, con vistas a reformar la Ley de Elecciones y permitir que representantes de la sociedad civil tengan iguales posibilidades en los próximos comicios.

Según medios de prensa nacionales, estos movimientos buscan devolver la democracia a la gente, a la vez que facilitan la participación ciudadana y evitan la concentración del poder.

A estas asambleas, realizadas en la Universidad Salesiana, en el parque de La Vicentina, en La Villaflora, y en la casa comunal del barrio La Tola asisten hombres y mujeres de entre 18 y 70 años.

De estos encuentros saldrán los acuerdos y proyectos que se presentarán ante el Congreso o el Presidente de la República.

Los participantes en estas citas rechazan la presencia de cualquier figura política, pues se quiere evitar el nexo con los partidos.

El Gobierno espera en esas reuniones se propongan las preguntas a incluirse en la consulta popular que se pretende realizar dentro de tres o seis meses.

El propio jefe de Estado anunció que esta semana iniciará contactos para conformar «talleres piramidales», que vayan desde las juntas barriales, parroquiales, municipales, provinciales y regionales hasta llegar a un diálogo nacional.

Palacio subrayó la importancia de conversar con el pueblo, depurar y jerarquizar sus propuestas y, solo de esta manera, llegar a un referéndum para preguntar al pueblo temas que ayuden a cambiar el destino histórico del Ecuador.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS