Combate Estudiantil 5 – Febrero 2008

El debate sobre el aborto está movilizando toda la hipocresía de la derecha más rancia. Las leyes reconocen 3 supuestos en los que una mujer podría abortar:

  1. Que el embarazo sea producto de una violación (la mujer podría abortar durante las doce primeras semanas de gestación).

  2. Que el feto sufra malformaciones (se podría en las 22 primeras semanas).

  3. Que corra peligro la salud de la madre.

La ley sobre el aborto, que data de 1985, es difícil de cumplir y niega a las mujeres el derecho de decidir sobre sus propios cuerpos, más aun cuando en 6 Comunidades Autónomas no existe ningún médico del sistema público de salud que realice abortos (o sea, el Estado no asegura el poder hacer uso de ese derecho que la ley reconoce a las mujeres). Esto ocasiona (en una más de las deficiencias y carencias de la sanidad pública) que las mujeres hayan de acudir a hospitales privados (donde tienen que pagar de su propio bolsillo cantidades que oscilan entre los 300 y los 400 euros) para ver satisfecho ese derecho que “reconocen” las leyes.

A esta situación hemos de añadir el histórico acoso que sufren las clínicas que realizan abortos, por parte de grupos “provida” y de organizaciones neonazis y de derechas, que incluyen desde amenazas, agresiones, demandas judiciales… que han llevado incluso al cierre de varias de estas clínicas en la Comunidad de Madrid.

Las mujeres que abortan sufren un doble trauma: el hecho de tener que tomar tan dura decisión y además ser acosadas socialmente, criminalizadas y perseguidas por grupos e instituciones reaccionarias.

Entrar en debates sobre moralidad o plazos de tiempo es negar un principio fundamental: que han de ser las mujeres quienes decidan libremente y con garantías sobre sus propios cuerpos, y que el Estado ha de garantizarles la realización de ese derecho.

¡POR UN ABORTO LIBRE Y GRATUITO!

¡QUE MANTENGAN SUS LEYES LEJOS DE NUESTROS CUERPOS!

Si quieres leer el Combate Estudiantil de enero de 2008 pincha aquí.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS