Comandante Hugo Chaves Frias, não extradites a Iñaki Etxeberría!

Kaixo Amona,acabo de recibir tu carta con la foto de Aitite.

Se ha demorado mucho, ya sabes cómo es por aquí el correo. Lo que me cuentas me apena, Aitite continúa en la cárcel. Tanto tiempo, tantos años. Se paga un duro precio por amar de verdad a su tierra, a su lengua, a su pueblo. ¿Un siglo, dos, tres? ¿Cuánto hace que el abuelo está entre rejas? Ya sabrá, seguro, que algunos de sus nietos han muerto. La lucha es dura allí.

Cada vez son más los prisioneros, lejos de sus casas, de su familia. Es muy triste. Pero aquí, debes saberlo, sus nietos, los nietos de todos, estamos también en pie de guerra. Queremos ver a la tierra vasca libre y reunificada.

Zazpiak bat, repetía el abuelo. Así debe ser.

En todos los centros vascos se han formado comisiones de ayuda a los familiares de los presos, que tanto padecen moral y económicamente, con sus hijos, nietos, hermanos, presos a cientos de kilómetros que deben recorrer cada fin de semana. No te imaginas cuánta actividad.

Los vascos de la diáspora están organizados, juntan fondos y las comisiones directivas denuncian en las radios y los diarios los casos de torturas, la existencia de los más de 700 presos vascos.

La diáspora vasca es solidaria con sus paisanos vascos y con la tierra de sus ancestros.

Algunos hay, ya sabes, flacos de memoria, pobres de corazón, que no piensan en sus hermanos pero dile al abuelo que con lo que tenemos bastará para triunfar. Dile que resista, dile que resistimos.

&nbsp Muxuak diasporatik.

Iñaki Etxeberría!

LA CASA DE MI PADRE

Defenderé
la casa de mi padre.
Contra los lobos,
contra la sequía,
contra la usura,
contra la justicia,
defenderé
la casa
de mi padre.
Perderé
los ganados,
los huertos,
los pinares;
perderé
los intereses,
las rentas,
los dividendos,
pero defenderé la casa de mi padre.
Me quitarán las armas
y con las manos defenderé
la casa de mi padre;
me cortarán las manos
y con los brazos defenderé
la casa de mi padre;
me dejarán
sin brazos,
sin hombros
y sin pechos,
y con el alma defenderé
la casa de mi padre.
Me moriré,
se perderá mi alma,
se perderá mi prole,
pero la casa de mi padre
seguirá
en pie.

&nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS