Colombisa: Uribe es un agente de la CIA en el Palacio presidencial colombiano

 

Tratan de mantener a la guerrilla en el ostracismo, en el olvido, y así poder transmitir solo las mentiras que inventan tanto la inteligencia militar y el propio gobierno sobre lo que realmente está ocurriendo en el campo de batalla, nos dice con firmeza. Este año puede ser definitorio en muchos aspectos. Recordemos que el señor Uribe llegó a la presidencia diciendo que en muy poco tiempo iba a liquidar las FARC, que la iba a diezmar, que la iba a arrinconar, y la iba a obligar a aceptar la rendición y entrega. Y resulta que no ha podido cumplir ni lo uno, ni lo otro, ni lo cumplirá, señala. Las FARC van a pronunciarse en los próximos días, donde vamos a señalar ante todo que mantenemos nuestra plena disposición al intercambio humanitario o canje, afirma entre otras el comandante Reyes en esta interesante entrevista


Las FARC son un protagonista central, sin proponérselo, a raíz de la crisis diplomática entre los gobiernos de Colombia y Venezuela. Y cuyas consecuencias económicas (el costo del intercambio comercial entre ambas naciones es de aproximadamente 2.000 millones de dólares, además de los efectos negativos para la población de la frontera por la escasez y desabastecimiento que padecen) y políticas han generado un amplio e importantísimo debate del cual se las ha querido excluir. Se las ha querido invisibilizar, queriéndolas condenar al ostracismo. Esa ha sido la tarea de los medios de comunicación al servicio de los intereses de clase y del imperialismo.

Este escándalo diplomático, como todos sabemos, se originó con el secuestro de Ricardo Gonzáles (Rodrigo Granda) el pasado mes de diciembre en Caracas, Venezuela, por agentes venezolanos que recibieron una millonaria recompensa del gobierno colombiano. Lo que obligó al presidente Bolivariano Hugo Chávez a reclamar a su homólogo colombiano, Álvaro Uribe Vélez, por la violación de la soberanía de Venezuela. Llamándolo a que rectificara y reconociera que permitió tal afrenta contra la nación hermana.

¿Qué buscan los Medios de Alienación Masiva (MAM), los medios arriba descritos, con invisibilizar o excluir a las FARC de esta crisis diplomática?

Lo primero que hay que tener en cuenta en esta crisis, es que los medios de comunicación están al servicio de los intereses de la burguesía. Son propiedad de las grandes corporaciones transnacionales, y en un Régimen capitalista como el colombiano, esos medios, sin duda alguna, hacen parte de dichos intereses.

Desde estos, se parte de la idea de silenciar o negar la guerra en Colombia, lo que tratan es de mantener a la guerrilla en el ostracismo, en el olvido, y así poder transmitir solo las mentiras que inventan tanto la inteligencia militar y el propio gobierno sobre lo que realmente está ocurriendo en el campo de batalla. De tal forma que, la otra Colombia, la que esta luchando por los cambios profundos en la sociedad, por un sistema socialista en Colombia, de igualdades sociales y económicas, sea silenciada. Y eso es precisamente lo que ocurre no solo en el caso del secuestro de Ricardo en Venezuela, si no también en las mismas operaciones militares que se realizan en Colombia.

Las FARC golpean permanentemente a las tropas y realizan distintas acciones a lo largo y ancho de la geografía, en las carreteras, poblados, contra las fuerzas Armadas, desde luego. Pero muchos casos de estos son silenciados por una directriz presidencial, donde se le ordena a los medios de comunicación minimizar, silenciar o tergiversar al máximo el verdadero contenido del accionar de la guerrilla. Lo cual constituye una violación al derecho de la libertad de prensa y de expresión. O dicho de otra manera, en Colombia solo la burguesía, sus intereses y los de los imperialistas son los que tienen derecho a expresarse en los medios de comunicación. Lo cual no es más que la mordaza a la prensa, algo propio de los regimenes dictatoriales y fascistas como el colombiano. Lamentablemente, con esto quien sale afectado es el pueblo, porque deja de recibir una información real y veras de lo que esta ocurriendo en el país.

Pues el conflicto interno que vive Colombia, produce confrontación permanente, y esa confrontación causa bajas tanto en las fuerzas armadas estatales como en las guerrilleras. Ahora, el Régimen mantiene la guerra porque han logrado enfrentar al pueblo con pueblo. Poner una parte del pueblo a defender sus intereses, combatiendo la otra que esta luchando por derechos, libertades, justicia social y la soberanía nacional.

¿Qué opina de la respuesta que ha dado el gobierno colombiano, hasta ahora?

Uno ve que es una respuesta que tiene ante todo una connotación económica. Porque lo que resintió, lo que realmente preocupó al Estado es que sus intereses fueran menguados producto de las medidas que tomo el Gobierno venezolano en legítima protesta, ya que fue vulnerada su soberanía cuando Ricardo fue capturado en el centro de Caracas. La orden de paralizar el comercio y las relaciones diplomáticas la sintieron particularmente los empresarios colombiano, no el pueblo. Pues ellos son los que están haciendo grandes negocios en Venezuela. Esta tiene la capacidad de comprar muchos productos a Colombia y los empresarios colombianos necesitan vender sus productos. Y eso no esta mal. Lo que hay que tener en cuenta aquí es que esto preocupo realmente al gobierno de Uribe. Pues, éstos lo presionaron para que fuera a Venezuela y por lo menos hiciera presencia física donde Chávez y explicara que realmente cometió una violación de la soberanía de su país.

Este encuentro permitió, al menos por ahora, que restablecieran las relaciones comerciales y diplomáticas. No podemos decir que Venezuela no se beneficia del intercambio comercial. Se beneficia. Venezuela necesita comprar nuestros productos, es un país vecino y hermano. Nosotros en las FARC no podemos estar en contra de las buenas relaciones que deben existir entre Colombia y Venezuela. Ahora bien, las FARC siguen siendo las afectadas, porque nos capturaron en el centro de Caracas a Ricardo, un integrante de la comisión Internacional que no tenía otra misión distinta que desarrollar el trabajo diplomático y político. Es decir, establecer relaciones con gobiernos, organismos multilaterales, partidos políticos y movimientos sociales y populares de todo el mundo. Esas son las responsabilidades y tareas que le encomendó las FARC. Por eso Ricardo habló y se encontró con muchísima gente, no?. Muchísima gente. Y hoy al estar privado de la libertad, entonces no pueden encontrarlo para hablar de cualquier tema.

Hoy busca el Estado colombiano endilgarle una cantidad de delitos que no ha cometido, ya que esta claro cual era su trabajo. Incluso la misma inteligencia militar colombiana sabe que él llevaba muchos años cumpliendo con la misión de hacer relaciones diplomáticas y políticas fuera del país. No era otra cosa la que él hacia.

¿Uribe tuvo una actitud arrogante y agresiva en un comienzo, y finalmente estuvo más bien callado cuando Chávez propuso “pasar de hoja”. ¿Qué opina sobre esto?

Yo lo que veo es que el gobierno colombiano en un principio quiso pasar por agache, por decir de alguna manera, su error de transgredir la soberanía venezolana y el derecho público internacional. Agregando a la arrogancia que caracteriza a este gobierno también la deshonestidad, pues cada uno de los ministros y el mismo director de la policía se ampararon en la mentira.

El primero que le mintió a Colombia y el mundo, como manifestaron las FARC en su comunicado, fue el director de la policía Jorge Daniel Castro cuando dijo que Ricardo fue capturado en Cúcuta. Resulta que si algo quedo claro ahora, y lo sabe el mundo entero, es que Ricardo fue secuestrado en pleno centro de Caracas. Aún más, el resto del gobierno colombiano empezando por el ministro de Defensa Luis Alberto Uribe y del Interior y Justicia Sabas Pretel de la Vega quien apareció luego a respaldar al director de la policía diciendo que Ricardo era un “bandidazo”. Eso dijo el ministro del Interior y Justicia, insistiendo que Ricardo había sido capturado en Colombia. Lo cual es absolutamente falso, es una infamia inconcebible en cualquier Estado. Es que los estados no pueden sustentar su política sobre mentiras. Un gobierno que tenga que recurrir a la mentira para justificar sus acciones ante el mundo y ante sus propios gobernados es un gobierno ilegitimo, y que no merece el respeto de nadie.

¿Y de la respuesta del gobierno bolivariano?

La respuesta que dio el gobierno bolivariano fue acertada cuado pidió al gobierno de Colombia que se disculpara por haber violado su soberanía. Porque ningún gobierno que se respete llámese bolivariano, socialista, progresista o aún fascista puede permitir que se le vulnere su soberanía. La soberanía de los pueblos tiene que respetarse, si no se pierde todo sentido de confianza también. Es como si alguien permite que su casa se convierta en el burlesco de todos. Si usted tiene su casa y a su casa llega todo el mundo y no le pide permiso para entrar ni a usted, ni a su esposa, ni a su familia entonces ahí no hay ningún respeto. Guardando las proporciones, lo que ha pasado con Venezuela es la del vecino que le han violado su soberanía, no? Ante esto, Venezuela lo que estaba reclamando y seguirá reclamando es que su soberanía sea respetada.

En el caso del secuestro de Ricardo, lo que ocurre es que entran las fuerzas de seguridad del Estado colombiano y sin tener en cuenta las autoridades de Venezuela lo capturan allí en Caracas.

¿A qué se debe que los MAM (Medios de Alienación Masiva) y los voceros de la Casa Blanca repitan diariamente que los miembros del Secretariado, incluido Usted, visitan o viven en los países vecinos?

Lo que vienen haciendo es una campaña de señalamiento perverso, no?. Pero en realidad lo que quieren es esconder la incapacidad de la inteligencia militar y las tropas que llevan a cabo el Plan Colombia, cuyo objetivo es dar de baja o capturar a alguno de los miembros del secretariado nacional de las FARC. Como no han podido, entonces se apresuran a decir que no los encontraron dentro del operativo del Plan Patriota, es decir, dentro del área de los operativos, porque el secretariado se encuentra en Venezuela u otro país. Lo cual es absolutamente falso. No es otra cosa que el interés de ocultar, por un lado, la incapacidad de cumplir con los objetivos del Plan Patriota, y por el otro, una forma de quedar bien con los gringos para que la administración Bush siga aportando miles de millones de dólares para la guerra en Colombia, interviniendo en los asuntos internos de nuestra nación y siendo parte activa del conflicto interno.

Luego, la historia que se inventan los medios que nosotros estamos en Venezuela o vivimos por allá es otra gran mentira. Yo hace días di unas declaraciones en ese sentido, explicando que yo si he estados en Venezuela. Que Iván Márquez y Alfonso Cano han estado en Venezuela porque estuvieron en los diálogos durante el gobierno de Cesar Gaviria Trujillo (1990-94), y que el gobierno de Carlos Andrés Pérez autorizo. Igualmente estuve yo allí durante los diálogos con el gobierno de Andrés Pastrana Arango (1998-2002).

Después de esas fechas ninguno de nosotros ha vuelto a Venezuela. Nos gustaría mucho y tenemos que ir a Venezuela, porque es un país hermano de Colombia. Y también porque nosotros estamos plenamente identificados con la política bolivariana del gobierno de Hugo Chávez. Admiramos el proceso bolivariano venezolano, lo apoyamos, y apoyamos todo lo que tenga que ver con el desarrollo del ideario bolivariano, de construir una patria amable, justa y digna para todos los pueblos. Porque las FARC también son bolivarianas, y en el pensamiento político de Bolívar nos encontramos todos los bolivarianos.

¿El Departamento de Estado dijo que las armas que compró Venezuela a Rusia van a parar a manos de las FARC, qué opinión le merecen esas afirmaciones?

Creo que el presidente de Venezuela explicó muy bien la situación, durante la reunión que tuvo con Uribe el pasado 15 de febrero. Él dijo, esas armas se requieren para cambiar un armamento obsoleto que tenemos en las fuerzas armadas venezolanas. Luego agregó que Estados Unidos no estaría reclamando si se las hubiera comprado a ellos. ¿Por qué? Porque el comercio de las armas es un negocio de las grandes potencias industriales empezando por EE.UU. Son las potencias las que tienen industrias militares inmensas y producen gran cantidad de estas para venderle al que quiera comprarles. Lo paradójico es que los grandes fabricantes de armas están al mismo tiempo diciendo que luchan por la paz en el mundo.

Aquí en las FARC-EP tenemos cantidades de armas de fabricación estadounidense. Tenemos fusiles M-16, AR-15 etc., y que se pueden comprar en las tiendas de cualquier ciudad de EE.UU. No se puede entonces decir por esto que ellos nos venden armamento a las FARC, no. Este se compra en el mercado negro o los guerrilleros se los quitan en combate a las tropas del gobierno. También tenemos fusiles AK-47 que son de fabricación rusa o China, y no se puede decir que nos los vendieron los rusos o los chinos porque no es cierto. Como también tenemos fusiles israelitas (Galíl). ¿Entonces será que los israelitas nos han vendido esos fusiles? No, a nosotros nunca no los venden, pero los tenemos. Pero hay más.

Las ametralladoras, morteros y todo tipos de armas pesadas tampoco se producen ni en Colombia, Haití, o en Venezuela, sino que las producen las potencias desarrolladas. Entonces, lo que se deduce de aquí, además de lo bien que explicó el hermano bolivariano presidente de Venezuela, es que EE.UU reclama porque no les compraron los fusiles a ellos. Y el cuento de que estos fusiles van a parar en manos de las FARC es otro forma de reclamarle a Hugo Chávez por otras cosas como su posición soberana e independiente, su posición contra el TLC, su política petrolera, etc. ¿Por qué no nos los compró a nosotros que somos sus vecinos? Pero resulta que uno compra donde mejor le vendan, a quien le de mejores precios y con quien uno tenga mejores relaciones.

¿Han salido las FARC y el Movimiento Bolivariano fortalecidos de esta crisis?

Venezuela si creo yo que ha salido fortalecida. Han salido fortalecidos todos los bolivarianos y revolucionarios de la región. Porque lo que ha quedado claro para América Latina y para los países andinos es que nos toca unirnos, aplicar lo que enseñó el Libertador: Unidos Seremos Invencibles.

De ahí que, si logramos unirnos los bolivarianos, los comunistas y los anti imperialistas en un gran Bloque Regional multisectorial contra las políticas del imperio, seguramente podremos no solo resistir dichas políticas, sino brindarles a nuestros pueblos un porvenir distinto. Sin explotación, sin miseria, sin hambre y sin la guerra. Tengamos en cuenta, que una de las amenazas graves que hoy vive el mundo, es lo que vemos en Palestina, Irak, Siria, Afganistán y en otras regiones. Lo que hace que el planeta sea más inseguro, porque el gobierno de los EE.UU. esta empeñado en expandirse, conquistar y dominar para mantener su hegemonía. Es debido pues a su agresiva expansión militar que hay una gran inestabilidad y el mundo esta tan convulsionado.

Pero no solamente por las guerras propiamente dichas, los bombardeos, los ametrallamientos tras la invasiones yanquis o por apoyar regímenes criminales, paramilitares o fascistas como el colombiano, sino también porque aplica políticas económicas que tienen a miles de millones de habitantes en la miseria, padeciendo hambre, enfermedades que pueden ser curadas fácilmente y analfabetismo. Fíjese como EE.UU. es el único país que siendo el más industrializado se opone a la firma del acuerdo de Kyoto, sobre descontaminación ambiental. ¿Por qué? Porque lo que le importa es aumentar las ganancias de sus corporaciones transnacionales y salvarse de la crisis económica en que se encuentra.

Esto explica porque hay más de 4.000 millones de personas en el mundo en la pobreza, y que va en aumento rumbo a la miseria. Colombia no es la excepción, ni lo es Latinoamérica. De ahí que la solución y el llamado, lo que nos hermana a nosotros con la revolución bolivariana de Venezuela y con todos los movimientos populares que están por un cambio, es la necesidad de poder resistir, podernos oponer y enfrentar a las agresiones y a la hegemonía imperialista.

Hay unas nuevas acusaciones contra Ricardo por un hecho grave que sucedió en Paraguay. Quiero aprovechar también para expresar nuestras condolencias al pueblo paraguayo, por la muerte de la hija del ex presidente Raúl Cubas. Las FARC nada tienen que ver con este lamentable hecho. Lo hemos dicho y lo repetimos, fuera de Colombia tenemos relaciones políticas con todas las organizaciones revolucionarias de la región. Las FARC si tiene relaciones políticas con los revolucionarios paraguayos. Eso es cierto, no lo negamos.

Así como tenemos relaciones con los revolucionarios brasileros, con los bolivarianos venezolanos, con el Partido Comunista de Cuba Socialista y distintos gobiernos que por obvias razones me abstengo de nombrar aquí. Tenemos relaciones con distintos países, sus gobiernos, sus pueblos, sus organizaciones populares y partidos políticos. Además tenemos presencia en el foro de Sao Paulo y somos parte integrante de la Coordinadora Continental Bolivariana. Pero también tenemos relaciones con muchos intelectuales y artistas a nivel mundial.

Ahora, esto de ninguna manera implica que las FARC tenga que responder por lo que haga cualquier organización revolucionaria con la que tengamos relaciones. Es como si los cubanos tuvieran que responder por lo que hagan o dejen de hacer las FARC, como tampoco pueden responder por lo que hagan o dejen de hacer el ELN, o lo que haga o de jede hacer Hugo Chávez, Lula da Silva, Tabaré Vásquez, etc. Por eso decimos que las acusaciones contra Ricardo son infundadas y únicamente hacen parte de la campaña negra que tiene el Estado colombiano contra nuestra organización revolucionaria.

Hay una cosa que queremos que se sepa sobre Ricardo: en Colombia no existe ninguna acusación distinta contra él que la de ser un revolucionario y un prisionero político. Y como no tienen delito de que acusarlo, entonces están buscando a ver a quien se lo entregan. Vea, dice este gobierno, ustedes necesitan a este señor allá, si lo necesitan ahí está, llévenselo. Lo que estamos diciendo se da dentro del contexto de una guerra que el Estado colombiano tiene desde hace más de 40 años contra el pueblo, y particularmente contra las FARC por ser éstas pueblo en armas, por ser una opción política de poder. Por ser la oposición política armada al Régimen gobernante.

¿Cómo ha respondido las FARC al secuestro de Ricardo, la extradición de Simón Trinidad y la amenaza de extradición de Sonia?

Las FARC en los próximos días darán a conocer un comunicado donde fija su posición frente a la extradición de Simón y frente a eventuelos extradiciones de otros camaradas. Álvaro Uribe, convirtió la extradición en su principal arma política contra su oposición política armada.

El gobierno de Colombia liderado por Uribe Vélez, para mantenerse de rodillas frente a EE.UU, se la pasa ofreciendo colombianos en extradición. Los regala, los ofrece como si fuera el dueño de un rebaño que esta ofreciendo becerros, ovejas o cualquier animal. Uno escucha a los ministros o a él mismo diciendo: bueno, si quieren les extradito a julano de tal, no? Eso es el colmo de la violación de la soberanía nacional, y los derechos del pueblo colombiano. Es que ni siquiera los EE.UU los pide en extradición, si no que él los ofrece como si este país y sus ciudadanos fueran un mercado persa donde se les trata como mercancía barata. Es un comportamiento denigrante, indigno. Y nos debiera indignar a todos los colombianos. Pero eso es este gobierno fascista, no otra cosa.

Decía que las FARC van a pronunciarse en los próximos días, donde vamos a señalar ante todo que mantenemos nuestra plena disposición al intercambio humanitario o canje. El cual consiste en que las FARC ofrecen entregar un grupo de canjeables en su poder, empezando por Ingrid Betancourt, los tres agentes de la CIA, los congresistas, los doce diputados del Valle, y los comandantes del ejército y la policía que están cautivos desde hace muchos años sin que el gobierno se preocupe por ellos, a cambio de dos condiciones básicas: que el gobierno desmilitarice los municipios de Pradera y Florida en el Valle del Cauca; y que sean liberados por el gobierno colombiano y entregados a nosotros todos los guerrilleros y guerrilleras que en este momento están en poder del Estado colombiano, incluido Simón Trinidad, recientemente extraditado a EE.UU. Y desde luego Sonia y Ricardo. Todos los guerrilleros de las FARC o que aparezcan en la lista nuestra deben ser dejados en libertad.

¿Cuál es su opinión este año que es el de la campaña electoral donde Uribe busca la reelección?

Este año puede ser definitorio en muchos aspectos. Recordemos que el señor Uribe llegó a la presidencia diciendo que en muy poco tiempo iba a liquidar las FARC, que la iba a diezmar, que la iba a arrinconar, y la iba a obligar a aceptar la rendición y entrega. Y resulta que no ha podido cumplir ni lo uno, ni lo otro, ni lo cumplirá. Quienes invierten en la guerra, quienes la financian, ya están cansados al ver que esta guerra no arroja un resultado favorable a ellos. Con lo que se encuentran a diario no es otra cosa que una cantidad de tropas muertas o heridas en combate y el saboteo a la economía. Helicópteros y aviones averiados y derribados. Y, finalmente, quien les prometió ganar esta guerra rápidamente, convertido en un mentiroso, en un fantoche e irresponsable. Eso no solamente lo ven quienes financian la guerra aquí en Colombia como los empresarios, terratenientes, sino también el propio imperialismo estadounidense.

Este presidente de los paramilitares, al ver que no era posible ganar la guerra tan rápido como él se la imaginó, entonces se le vino la idea que tenia que hacerse reeligir. Y empezó la campaña por su reelección. Por lo cual podemos decir que en Colombia no hay presidente. Lo que hay es un agente de la CIA en el Palacio de Nariño haciendo campaña electoral para que lo mantengan otros cuatro años más a ver si puede cumplir la tarea que le encomendó su jefe de la Casa Blanca. Situación que crea más inestabilidad, desconfianza en los inversores, inseguridad económica, social y política ya que estamos ante en régimen amorfo. Debido a ello, vemos hoy las peleas entre los mismos ministros, donde el uno dice una cosa, y el otro, otra en su afán de protagonismo.

Esto hace que sea incierto lo que pueda ocurrir en Colombia. Que será más incierto aún, en la medida que crece el descontento popular. Lo que se nota cuando distintos sectores del mismo establecimiento y los partidos tradicionales están expresando inconformidad con el hombre que ellos soñaron era el Mesías. Lo que ellos y sus socios del Norte pensaron es que con este presidente podían construir aquí un paraíso sin guerrillas para poder explotar sus riquezas y su gente a sus anchas, lo cual ha resultado ser un completo fracaso. Porque si, por alguna razón, la guerrilla actual desapareciera, surgiría otra ya que los problemas sociales, políticos y económicos que afectan a la mayoría de este país, en lugar de acabarse, aumentan. Entonces vendría de nuevo la insurgencia, las protestas, los levantamientos de la gente, etc.

En este sentido, cuando uno escucha lo que dijo recientemente el director de la CIA, que Colombia es un país inseguro, entonces uno entiende que empiezan a desconfiar de la eficacia y los resultados de su agente Álvaro Uribe en Colombia.

Bueno, y las FARC por el otro lado, sigue su lucha sin descanso por la conquista del poder político, llevando a cabo sus acciones político militares a lo largo y ancho del país, desarrollando su trabajo internacional, de propaganda, presentando su propuesta, haciendo relaciones con distintos gobiernos y fuerzas políticas porque las FARC aspira ser gobierno. Un gobierno para los colombianos en beneficio de los intereses de la mayoría excluida, al que hemos denominado gobierno de la Nueva Colombia. Una Colombia para la paz con justicia social.

¿Qué mensaje tiene para el movimiento solidario internacionalista, antiimperialista, para los revolucionarios y demócratas del mundo, y para el Movimiento Bolivariano?

El mensaje es de agradecimiento sincero, revolucionario, bolivariano y anti imperialista a todas las organizaciones, partidos políticos y movimientos sociales que han expresado su solidaridad con las luchas que libra el pueblo colombiano contra el imperialismo, la oligarquía colombiana y las políticas del gobierno fascista de Álvaro Uribe.



NOTICIAS ANTICAPITALISTAS