Colombia sí tiene quien le escriba

Publicidad

Natalia Martínez, periodista de la Universidad del Rosario en Colombia tuvo la amabilidad de acceder a dialogar con adn.info para explicar la coyuntura de su país, uno de los sucesos más esperados en la política de izquierda y progresista del continente. Este 4 de diciembre la sociedad colombiana y por extensión también la de América latina, se pondrán a prueba de nuevo con el paro nacional convocado por la Central Obrera más fuerte del país andino-caribeño. Sobre todo se podrán a prueba dos factores de la política colombiana. El primero, el Gobierno de Duque, que atraviesa una baja gobernabilidad según las principales encuestas de imagen de ese país, pero también el uribismo la fuerza política más fuerte y peligrosa por su grado de subordinación a las decisiones del Departamento de Estado y a los paramilitares colombianos. 

MEG:  ¿Cómo se percibe la situacion actual de la gente despues de la gran marcha o revuelta. ¿Se sienten empoderadas? ¿Les da lo mismo? ¿Cambió algo en la conciencia política de una parte de la sociedad? 

Natalia Martínez: Evidentemente la protesta es una de las más grandes que se han registrado en el país en su historia reciente. La movilización y los actos simbólicos tocaron fibras en sectores que usualmente no hacen parte de las manifestaciones cívicas, con lo que se estableció un nuevo sentir entre generaciones jóvenes. Sin embargo, al pasar de los días, la protesta se ha ido aminorando y a diferencia de países como Chile, los ánimos han ido cayendo, al no sumar sectores importantes que ahora se han declarado de parte del Gobierno, como los taxistas o los transportistas. Queda en el ambiente un sentimiento de felicidad por evocar una manifestación grande y es evidente que muchos jóvenes se encontraron con una gran manifestación. Evidentemente la sociedad encontró que tenía papel en el Estado y en la política por medio de la manifestación social, pero no es muy evidente (por ahora) que esto permanezca en el tiempo.

MEG: Se informa de un nuevo paro. ¿Quiénes lo organizan? ¿Mediante que tipo de organizaciones?

Natalia Martínez: El paro convocado para el próximo 4 de diciembre es una jornada convocada por las centrales obreras y sindicatos como el de trabajadores (CUT: Central Unitaria de Trabajadores), profesores (Fecode) y empleados de la rama judicial (Asonal) y ahora la suma de la Minga indígena. El principal mecanismo es una manifestación que pretende ser masiva, que se tome las vías principales de las ciudades más grandes del país. En Bogotá planean un concierto de activistas y el ‘cacerolazo’ que se ha convertido en el símbolo de la manifestación.

MEG:  ¿Qué efecto tuvo en el gobierno de Duque?

Natalia Martínez: El efecto primario fue la baja en la popularidad, registrada en las encuestas de medición estadística. El impacto se dio mediáticamente y hoy el Gobierno decide sentarse a negociar con los organizadores del paro, pero bajo sus condiciones. El principal impacto es en términos de imagen y de impacto mediático.

MEG:  ¿Existen como en Chile espacios de base de debate y organizacion de la gente que protesta?

Pocos. En realidad los espacios de debate se han dado en las redes sociales. Los sectores convocantes del paro (Comité Nacional del Paro) no han abierto las puertas a todos los ciudadanos que han hecho de la protesta algo suyo. En medio de las organizaciones individuales sí se dan espacios, pero a diferencia de las manifestaciones en Chile, no hay grandes espacios de convergencia ciudadana, más allá de los que se han dado en internet, principalmente en Twitter y Facebook.

MEG:  ¿De qué manera el nuevo movimiento de protesta afecta la actitud del gobierno contra Venezuela?

Natalia Martínez: Son temas que no se han conectado de ninguna manera, de parte de los manifestantes. Sin embargo, las narrativas del Gobierno, al inicio de las protestas, apuntaron a que el Gobierno de Nicolás Maduro financió por medio de lo que ellos llaman el ‘Foro de Sao Paulo’ las manifestaciones como una idea de desestabilización en toda Suramérica. Sin embargo es necesario aclarar que los manifestantes no tienen ninguna petición con respecto a Venezuela, a sus migrantes o a favor del chavismo o del oficialismo en el vecino país.

MEG: ¿El uribismo se debilitó?

La manifestación no ha atacado directamente a las dinámicas políticas del uribismo. Si bien los manifestantes aducen al poder del expresidente Álvaro Uribe en la política de mandato del presidente Iván Duque, no ha habido un debilitamiento, más allá del que ya había en el país. La imagen del expresidente no es la misma que hace tres años y la poca aparición de Uribe en los escenarios que tienen que ver con la manifestación
ciudadana, no ha afectado directamente a su movimiento, más allá de lo que ya se había observado en dinámicas electorales de las regiones de octubre de este año.

adnagencia.info/latinoamerica/item/18205-entrevistas-adn-natalia-martínez,-periodista-colombia-si-tiene-quien-le-escriba.html

Publicidad

También podría gustarte

Publicidad

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More