Colombia. Se profundiza crisis en las universidades, los casos de la Distrital y del Atlántico

Publicidad

La corrupción de los cuerpos directivos universitarios, el artículo 44 del Presupuesto general de la nación que pone a las universidades a pagar con sus menguadas finanzas las demandas que pierde el Estado, las condiciones de pobreza de los estudiantes, la deserción escolar, el anacronismo académico, las acreditaciones académicas chimbas, el manejo despótico y excluyente de las universidades que refleja un sistema de gobierno obsoleto, son los factores que empujan la rabia y la acción colectiva de los estudiantes universitarios.

En Popayán está en curso una movilización de la indignación, en la Guajira la bancarrota de la Universidad  golpea su funcionamiento normal, en la UIS de Bucaramanga los estudiantes actúan contra el extractivismo en San Turban, en Armenia hay asamblea permanente estudiantil contra la corrupción del Cartel de Echeverri y Polania, en la Universidad del Atlántico hay un repudio masivo a Prasca, el Rector y en la Distrital de Bogotá la crisis salta a nuevos escenarios con la intervención directa de los estudiantes y profesores.

En la Universidad del Atlántico, en Barranquilla, se han acumulado diversos procesos de atropellos, corrupción, acoso sexual a l@s estudiantes, por parte del Rector Prasca Muñoz, una ficha de la mafia de los Char que controla el gobierno en esa región con métodos paramilitares y criminales; Prasca ha urdido una vulgar provocación con la Policía y la Sijin para justificar la arremetida del Esmad al interior de las instalaciones universitarias vulnerando su autonomía, con un enorme saldo de jóvenes heridos y encarcelados (Ver https://bit.ly/343Nsgx ). La situación allí tiende a deteriorarse por cuenta del manejo oscuro y delincuencial de Prasca Muñoz y, por supuesto, debido a la creciente conciencia y radicalización revolucionaria de los estudiantes que levantan las banderas de la democracia, la paz y la calidad científica de ese centro docente convertido en una cloaca del clientelismo y la repartija de contratos y puestos en favor de las mafias políticas de Barranquilla encarnadas en las roscas de los Gerlein, Char y Name.

En la Universidad Distrital no para la revuelta y las exigencias estudiantiles están en firme pidiendo la salida del Rector Ricardo García, quien con el apoyo de su ficha subordinada W. Castrillón (actual encargado de la Rectoría) y la colaboración de matices seudo izquierdistas como el que encabeza Omer Calderón empeñado en lanzar globos sobre participación que el mismo ha bloqueado con su característico filibusterismo burocratizado (Ver https://www.pacocol.org/ ), pretende burlarse de la potente movilización estudiantil con maniobras de corto vuelo, que, por lo demás, incluye una lastimera declaración de unos columnistas y consultores de todos los gobiernos, favorecidos por García Duarte con contratos espurios que sustraen millones de pesos a la Universidad Distrital (Ver https://bit.ly/2WhIUk6 ).

El pliego de los estudiantes de la Universidad Distrital ofrece un elevado contenido político, pues exige la renuncia inmediata de García Duarte, la erradicación de la corrupción y el reconocimiento de las Asambleas constituyentes universitarias orientadas a la búsqueda de un nuevo modelo de academia, desburocratizada y no departamentalizada, que se coloque a tono con las tendencias mundiales y latinoamericanas de una Universidad al servicio de la soberanía, la paz, la democracia popular, la igualdad y equidad (Ver https://bit.ly/2Wb4CpO ).

Los estudiantes de Popayán y de Armenia se han colocado a tono con esta corriente de cambios y han radicalizado su movilización que necesariamente debe cerrar con la caída de las roscas mafiosas y clientelares que imperan en sus estructuras directivas de administración.

Es lo que igualmente se da en la Universidad de Córdoba, en la que el Rector Jairo Torres Oviedo, de la mano de la Sijin y los cuerpos de inteligencia, ha orquestado montajes contra los lideres estudiantiles, mediante la infiltración de agentes policiales, para levantar falsas acusaciones sobre el contubernio estudiantil con los “urabeños” en el negocio de las drogas y el microtrafico. Maniobra artera que debe ser denunciada porque se está preparando el retorno de los paramilitares a este centro docente como parte de los pactos del Rector Ortega con la senadora uribista Ruby Chagui, la dueña de las estampillas pro universidad, otra fuente de corrupción y enriquecimiento en ese centro docente del Caribe (Ver https://bit.ly/2ojp1wr )

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More