Colombia: Santos impone reforma tributaria neoliberal y para la corrupcion

El verdadero rostro de la paz santista es su reforma tributaria contra los trabajadores, las clases medias y el pueblo en general.

Manifestaciones y protestas del Comando Unitario de los trabajadores se enfrentan a la nueva fase del neoliberalismo globalizante que manipula la paz para seguir arruinando a millones de personas.

Hoy 27 de Octubre todos a protestar desde las 3 de la tarde en la Plaza de Bolivar de Bogota y en los otros lugares del pais señalados para el efecto.

 

Fuera Santos y su corrupta camarilla politiquera.

Después del plebiscito.

Paso y se agotó la mala película del Plebiscito santista que, a la manera de una cortina de humo, se utilizó por meses y semanas para distraer a la sociedad y el pueblo colombiano de sus problemas más graves.

Como siempre, la camarilla politiquera oficialista aprovecho tal evento para proseguir en el despojo de  los escasos recursos presupuestales del gobierno. Santos canalizo billones de pesos para la propaganda del régimen y para la compra venta de los votos, que a regañadientes acompañaron el modelo neoliberal de paz, en la versión de la casta dominante.

Como la crisis capitalista del 2008 y la fiscal siguen expandiéndose, golpeando severamente los ingresos fiscales y las tasas empresariales de plusvalía, ahora viene la arremetida para consolidar el saqueo de la sociedad, mediante una feroz reforma tributaria neoliberal, la cual se tramitara a grandes velocidades por la aplanadora del Congreso, subordinadas al poder ejecutivo de la Casa de Nariño.

Golpe a los trabajadores y sus salarios.

El golpe para los trabajadores, para las clases medias, para la pequeña y mediana empresa es demoledor. Los únicos favorecidos serán las grandes corporaciones bancarias, empresariales y, por supuesto, la burguesía burocrática que tiene por oficio la manipulación politiquera de la sociedad y el Estado con sus instituciones.

Dos y medio millones de familias con rentas mensuales entre 2 y 3,5 millones de pesos serán las grandes afectadas con las nuevas tarifas del impuesto de renta.

El proyecto de Santos/Cárdenas agrava la desigualdad social y golpea sobre todo a los del medio.

Se trata de la reforma tributaria más regresiva de la historia colombiana.

En el fondo su perspectiva fiscal se encuadra en la concepción que promueve la reducción de los salarios como una ruta para ampliar el ahorro y la competitividad externa. En este sentido, el manejo del crecimiento se reduce a deprimir los salarios y propiciar altas rentabilidades del capital. Así se dio en la mayoría de los países en los últimos 25 años y Colombia no quedo por fuera.

 

En fin, la reforma tributaria es una disculpa para bajar el salario real.

Un mamotreto lleno de trampas.

El paquete tributario es un mamotreto con más de 331 artículos y 210 hojas de exposición llena de tecnicismos y subterfugios para engañar y mentir sobre su verdadero alcance.

La almendra de la reforma.

La almendra de la reforma apunta a quitarle a los pobres y a la clase media, nueve billones de impuestos y a los billonarios y a las trasnacionales, dos billones menos en tributos.

Los objetivos centrales de la cascada tributaria.

Para no irse con rodeos, estos son los principales objetivos de esta cruel reforma del régimen santista contra la paz.

Primero.

Sube los impuestos indirectos en nueve billones de pesos –IVA, consumo, combustibles y bebidas azucaradas–, que tallan muy duro a los sectores populares y a las clases medias y nada a los oligarcas, con el siguiente agravante: es falso que los impuestos nacionales los paguen solo las trasnacionales y unas pocas empresas más, pues el cincuenta por ciento (50%) lo aportan los indirectos, contando a los citados y al cuatro por mil y los aranceles, y otra gran parte corre por cuenta de la clase media empresarial, los trabajadores por cuenta propia y los empleados. El carácter regresivo de los impuestos indirectos no deja duda alguna.

Segundo.

De igual manera castigará más a la clase media el monoimpuesto a los tenderos; que se liquide retención en la fuente a partir de los 1.5 millones de pesos y bajar de 3.4 a 2.7 millones los ingresos mensuales desde los que se tiene que declarar renta, para poner a tributar más a otras 600 mil familias.

Tercero.

A diferencia de lo anterior, el impuesto de renta disminuirá en 1.89 billones de pesos, porque, principalmente, a los más poderosos, trasnacionales y banqueros, se los recorta de 43 a 32 por ciento. Aquí conviene subrayar que a las empresas pequeñas y medianas apenas se les reduce el tributo del 34 al 32 por ciento, cuando debería pagar una tasa mucho  menor.

Así las cosas, se consolida una estructura que sustituye los gravámenes directos (los que tienen más pagan más), por los indirectos (los que tienen menos pagan más), se borra la progresividad del patrimonio y del ingreso a las personas jurídicas y se sube la carga tributaria del trabajo con relación al capital. La típica reforma tributaria que sacrifica la equidad fiscal para ampliar el recaudo y sostener la rentabilidad del capital.

Nada que tenga que ver con la paz con justicia social y con democracia ampliada.

Es por tal razón que la voz de protesta de los trabajadores y clase medias se levanta con manifestaciones y acciones públicas para frenar la avalancha santista. Hoy 27 de octubre en todo el país se darán grandes concentraciones de inconformidad que acompañamos de manera muy firme.

No más modelo neoliberal!!!!!!!!!!!!!

Fuera Santos y su camarilla oligárquica!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Notas.

Nota 1. Lo que ocurre en Venezuela hoy no es más que la ejecución de los planes imperialistas gringos para asaltar la enorme renta petrolera de dicho país, para lo cual se acude a la desestabilización política y los golpes de Estado blandos como los de Honduras, Paraguay y Brasil. Con la complicidad de una elite burguesa violenta (Capriles, Allup, López, Tintori, María Corina, Chuo y demás), la arremetida del Pentágono utiliza toda la carga geopolitica, contando con el no disimulado concurso de la oligarquía colombiana y continental. Solidaridad con Venezuela y su gobierno, amigos de la paz progresista para Colombia.

Nota 2. Ricardo Arias Mora, un Pastor quindiano no muy santo, que es investigado por la Fiscalía debido a un inmenso fraude (de 35 mil millones de pesos) en la compra de la nueva sede del Fondo Nacional de Ahorro, del cual fue su Gerente por nombramiento de Santos, fue uno de los principales promotores del No a la paz en el plebiscito. Ahora pide pista en la Casa de Nariño para que se deje en la impunidad cada una de sus fechorías penales, como el robo a cientos de maestros del Quindío con falsos planes de vivienda.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS