Colombia. Santos, el nobel del capital

Publicidad

La explosión mundial de la crisis capitalista finalmente ha llevado a la nación colombiana a la quiebra más profunda de su historia. La crisis económica del país es estructural y hasta el momento las soluciones van de la demagogia económica de derecha; hasta el populismo económico de izquierda.

El desempleo aumenta, mientras se profundiza la pobreza; además, de una incontenible quiebra de productores y comerciantes -pequeños y medianos-. Duque da manejo draconiano y antipopular a la situación de emergencia; cobijando bajo su sombra selectivamente los intereses de la gran empresa transnacional y la burguesía nacional.

En el paisaje político aparece la decadencia del uribato, sumido en su nido de marañas mafiosas, fraudulentas, criminales y reaccionarias. La situación jurídica de Álvaro Uribe Vélez; y los escándalos por corrupción electoral hacía la campaña presidencial de Iván Duque agudizan la crisis de legitimidad. Con ello conduce al fracaso en el corto plazo de su propuesta de Estado y de país.

En el campo popular, se realizan esfuerzos para reacomodarse, en medio del actual escenario adverso. Mientras tanto, la social democracia -progresismos, alternativos y verdes – centralizarán su lugar de opositor al uribato, para finalmente palidecer programáticamente frente a la estrategia santista de la paz liberal.

Santos y las redes de capital

En medio del reordenamiento de las redes de poder del capitalismo mundial y la colapsada situación nacional; se hizo pública la noticia: Juan Manuel Santos, expresidente de Colombia será miembro de la junta directiva de la Fundación Rockefeller, empresa filantrópica fraudulenta y estrechamente vinculada a la globalista plutocracia imperialista de los Estados Unidos.

El recién galardonado Nobel de Paz, por su gestión en el negocio más grande de los últimos años «el Acuerdo de Paz»; pasó, a conformar parte de la exclusiva elite del corporativismo internacional. Selecto grupo del cual también hace parte el más jesuita de los jesuitas, el papa Bergolio, reciente mediador del macabro acuerdo de la deuda argentina, entre el gobierno argentino, la presidenta del FMI y los agentes más selectos del progresismo mundial, Joseph Stiglitz y Jeffrey Sachs, lobbystas profesionales de las sociedades abiertas que tanto promueve el magnate George Soros en su agenda de filantropismo global[1].

Al asunto se refirió el expresidente: “Me honra y estoy muy emocionado de unirme a la junta de esta prestigiosa fundación en este momento. Es una muy buena manera de continuar trabajando por un futuro sostenible y justo y para enfrentar los grandes desafíos del nuevo mundo tras el Covid19″[2]. Esta articulación a la comandancia de uno de los carteles del capital global es temeraria.

Filantropía fraudulenta

Los Rockefeller pertenecen a los sectores de la burguesía financiera mundial. Desarrollando las agendas sustentables de la transición energética; el cambio climático; el monopolio biotecnológico de las industrias de mercados alimentarios y farmacéuticos; proyectos de planificación global urbano regionales; control demográfico y de la pobreza, todas oportunidades sustentables para la acumulación de capital.

La Fundación Rockefeller y la Fundación Bell y Melinda Gates han invertido enormes millones de dólares en programas de investigación científica, empresas farmacéuticas y planes de vacunación e inmunización mundial, como el proyecto ID2020[3] recientemente suspendido por el presidente Donald Trump, en represalia a las elites globalistas con quienes disputa la hegemonía del bloque de poder del imperialismo anglosajón.

F. William se pregunta: “… por qué Bill Gates y la Fundación Rockefeller junto con los principales genéticos del agro negoció de la modificación genética como DuPont y Syngenta, junto con el CGIAR, están construyendo la cámara de semillas del día del juicio final en el Ártico[4]. La gestión de los Rockefeller incidió en el desarrollo de la industria farmacéutica y la revolución verde, procesos que han conllevado la destrucción de la medicina natural, la agricultura campesina y la centralización de las fuerzas productivas de la industria farmacéutica y alimentaria mundial“.

En septiembre del 2014 la familia Rockefeller anunciaba su retiro del negocio familiar del petróleo para adentrarse en el mercado de las energías limpias[5]. El 2010 la Fundación Rockefeller junto a la Global Business Network realizaron en un informe llamado «Escenarios para el Futuro de la Tecnología y el Desarrollo Internacional», una prospectiva de diferentes escenarios de calamidad mundial, dentro de los cuales el Lock Step, Fase de Bloqueo, aparece un escenario muy similar a la actual pandemia[6]. El mundo del filantropismo al cual se ha unido Santos: el nobel, no es más que el fraudulento mundo de los grandes negocios del capital.

Ruptura de la alianza interoligarca

La noticia de ingreso del expresidente Santos al club de los Rockefeller es diciente para América Latina en donde concentrará los esfuerzos de su gestión;  como lo sindicó,  “un nuevo mundo tras el covid19” al cual sin duda la región llegará en lamentables condiciones. ¿La noticia no fue bien recibida en la casa de Nariño? El regreso del santismo por arriba influirá no solamente en los rumbos de la escena nacional; lo hará de forma estratégica en la región de la mano del globalismo internacional.

El liderazgo del uribato, en la conducción regional de las derechas es mediocre e incapaz; además, no posibilitó la emergencia de un nuevo proyecto de restauración regional. Sumado a la presión por  la enorme crisis de legitimidad y gobernabilidad de las “democracias regionales”.

Las premuras por destrabar los negocios del acuerdo de paz urgen más que nunca; la disputa por el poder estatal expresa el quiebre de los proyectos oligárquicos de país. El péndulo de la inestable alianza interoligárquica colombiana tiende de forma estratégica y preocupante hacia el ala más transnacionalizada y anexionista del liberalismo colombiano que ha escalado sus votos internacionales con el capital.

[1] George Soros y la globalización, Juan Goti Ordeñana

[2] Juan Manuel Santos, nuevo miembro de la junta de la Fundación Rockefeller entra como miembro de la Fundación que tiene su foco en combatir la propagación del Covid-19

[3] ID2020: “Identidad Digital 2020”, el ambicioso proyecto de Bill Gates junto a la Rockefeller Foundation

[4] “Cámara fuerte de semillas” en el Ártico Bill Gates, Rockefeller y los gigantes de la biogenética saben algo que ignoramos, F. William Engdahl:”

[5] ¿Por qué los Rockefeller abandonan el negocio petrolero?“El anuncio fue hecho por Stephen Heintz, presidente del Fondo de los Hermanos Rockefeller, este lunes, víspera de la cumbre sobre el cambio climático en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, y un día después de marchas multitudinarias en todo el mundo, que culminaron en la misma ciudad. El Fondo se une con esta iniciativa a una coalición de filántropos comprometidos con desprenderse de más de US$50.000 millones en activos de combustibles fósiles” 

[6] This report was produced by The Rockefeller Foundation and Global Business Network. May 2010 

** Las opiniones, análisis y/o similitudes expresadas por los autores son su responsabilidad,  por tanto Trochando Sin Fronteras no se hace responsable.

https://trochandosinfronteras.info/santos-y-capital/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More