Colombia. Paramilitares impiden el levantamiento del cuerpo del líder social Edier Lopera tras 8 días de su asesinato

Publicidad

El pasado lunes 15 de junio fue asesinado el líder campesino Edier Adán Lopera por un grupo paramilitar aún no identificado, en la vereda Caracolí, municipio de Tarazá, Antioquia.

El grupo que perpetró el hecho se niega a permitir el retiro del cuerpo de Edier Lopera por parte de sus familiares y amigos, tras ocho días de su asesinato «dejando un fuerte mensaje criminal de poder y terror para toda la región del Bajo Cauca que dominan» según la Asociación Campesina del Bajo Cauca ASOCBAC.

En el mismo sentido afirma Óscar Yesid Zapata, integrante del Nodo Antioquia de la Coordinación Colombia Europa Estados Unidos, que: «El cadáver se deja expuesto para  que la gente sepa que el que habla se muere».

Edier Lopera se desempeñaba como Coordinador del Comité de Conciliación de la Junta de Acción Comunal de la vereda Urales, municipio de Tarazá y era beneficiario del Programa Nacional Voluntario de Cultivos de Uso Ilícito y miembro de ASOCBAC perteneciente al Movimiento Político Marcha Patriótica.

El lamentable hecho ocurrió pese a las Alertas Tempranas AT N° 020–19 y  ATI 027-18 que había emitido la Defensoría del Pueblo con base en las denuncias realizadas por organizaciones y población civil el pasado 2 de junio, advirtiendo la presencia de actores paramilitares que patrullan las veredas Urales, La Ilusión, El Guáimaro y el Cañón de Iglesias del municipio de Tarazá.

En la zona operan grupos armados al margen de la ley como las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) y el grupo armado Los Caparrapos, los cuales se disputan el oro y las rutas del narcotráfico, dejando a la población civil en el medio.

Presencia estatal a medias

Pese a la fuerte presencia del Ejército y la Fuerza Pública en la zona, ya que el Bajo Cauca es la zona más militarizada del departamento de Antioquia con por lo menos 5.000 hombres de Fuerza de Tarea Conjunta Aquiles y 2.000 más de la operación Agamenón 2 —según voceros de CCEEU (Nodo Antioquia) — los hechos victimizantes en contra de la población civil siguen ocurriendo.

Miembros de organizaciones han denunciado nexos de algunos integrantes de las Fuerzas del Estado con estructuras paramilitares. «La Fuerza Pública no ha querido depurar ni investigar quiénes son las personas que trabajan para estas estructuras» denunció Óscar Yesid Zapata, integrante de CCEEU (nodo Antioquia). El defensor de DD.HH. manifestó, además, que la clave está en identificar la facilidad con la que se movilizan estas agrupaciones al margen de la ley en la zona, pese a la gran presencia de efectivos del Ejército Nacional.

Zapata también señaló que la política del Gobierno Nacional encabezada por Iván Duque no deja de ser una simple «retórica que no brinda seguridad a las comunidades campesinas».

El asesinato de Edier Lopera, un reflejo de la crisis en el Bajo Cauca

Este lamentable hecho se suma al asesinato del también líder social Humberto Londoño y a los desplazamientos de cientos de familias que han propiciado los conflictos entre grupos ilegales en la misma zona del Bajo Cauca Antioqueño.

Con este crimen, ya son 93 los líderes sociales asesinados en Antioquia después de la firma del Acuerdo de Paz según el Observatorio de Derechos Humanos de la Fundación Sumapaz y la Corporación Jurídica Libertad. 14 de ellos asesinados en el presente año 2020 según CCEEU.

www2.contagioradio.com/paramilitares-impiden-el-levantamiento-del-cuerpo-de-edier-lopera-tras-8-dias-de-su-asesinato/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More