Colombia no debe entrar al Tratado Transpacífico

Por Enrique Daza / Resumen Latinoamericano/Deslinde

Aunque se anunció con bombos y platillos la culminación del Tratado Transpacífico entre doce Estados, al parecer no se han redactado numerosos aspectos y solamente hasta 2016 el tratado podría ser considerado por el Congreso estadounidense. Los países integrantes del TPP son, además de EE.UU. y Japón, primera y tercera economía mundial, respectivamente, Australia, Brunei, […]

Aunque se anunció con bombos y platillos la culminación del Tratado Transpacífico entre doce Estados, al parecer no se han redactado numerosos aspectos y solamente hasta 2016 el tratado podría ser considerado por el Congreso estadounidense.

Los países integrantes del TPP son, además de EE.UU. y Japón, primera y tercera economía mundial, respectivamente, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Todos ellos tienen tratados de libre comercio con Estados Unidos y Colombia tiene con 5 de ellos (EE.UU., Canadá, Chile, Perú, México) y está culminando las negociaciones con Japón.

La ventaja que tiene esta tratado para Estados Unidos en elevar las exigencias que hace en los tratados bilaterales a otros países, (esto es hacerlas más onerosas) romper las protecciones que subsisten en algunos de ellos, dictar reglas sobre la economía mundial ante la parálisis de la OMC e intentar cercar económicamente a China.

EEUU logró imponer sus criterios sobre productos lácteos a Nueva Zelanda y Canadá y crear una protección de 8 años sobre los medicamentos biológicos. EEUU logró asestar un fuerte golpe a la protección que mantenían Japón y Canadá en el sector agrario

Colombia no es una potencia láctea y por el contrario su incipiente industria se está viendo fuertemente amenazada por los tratados firmados, cosa que se agravaría de entrar al TPP, además de los perjudiciales efectos de liberalizar el mercado nacional del azúcar. El debate sobre los medicamentos biotecnológicos no ha culminado en Colombia y entrar el TPP significaría otorgar una protección de 8 años a las multinacionales farmacéuticas sobre los medicamentos más costosos. La facilidad para que entren autos en los cuales hasta el 45% sean fabricadas en la región favorece a quienes tienen plantas nacionales montadas y perjudica a las industrias ensambladoras de los países más atrasados a los cuales se les restringe la incorporación de estos y otros productos de China y Rusia en la definición de normas de origen.

Pertenecen al TPP los socios de Colombia en la Alianza del Pacífico, Chile, México y Perú y por ello el gobierno colombiano ha planteado su incorporación al mismo, que en realidad constituiría una simple adhesión al mismo.

El TPP tiene un componente geopolítico que significa el intento estadounidense de recuperar la iniciativa en Asia y el Pacífico, formar bajo su control un arcoíris de tratados que beneficien a las grandes corporaciones estadounidenses y elevar los estándares normativos ya establecidos en los TLC. Para Colombia implicaría hacer concesiones adicionales en productos y normas a los adoptados en los TLC. El país tiene déficit comercial con todos los países que integran el TPP y esta adhesión significaría un rudo golpe a la alicaída producción nacional.

Fuente: Deslinde
-->
COLABORA CON KAOS