Colombia. Maquiavélicamente, Petro Contra Maquiavelo y Stalin

26

Tal es su odio ahora por los sectores independientes, revolucionarios y clasistas en nuestro país, y particularmente al interior del Polo Democrático Alternativo; que unas veces amenaza con adelantar todo un debate político contra los representantes del Polo en el caquetá y otros lugares del país, por considerarlos guerrilleros o ser el brazo político de las mismas; y otras como la de éste miércoles por los medios masivos de comunicación y de propiedad de la extrema derecha; afirmando en franco desespero, que hay que acabar es con el maquiavelismo y el stalinismo en la izquierda; al punto que el precandidato de Uribe a la presidencia de la república que al parecer no será Petro, sino el min agricultura, “coincide” afirmando que cuando se ataque o hable contra las FARC como tiene que ser.., comenzaremos a hablar de la desigualdad social.

Fue tan fugaz su vida que dice haber sido revolucionaria, por haber estado en la guerrilla del M-19 –según lo afirmara el mismo Petro en el Congreso cuando el tan sonado “debate contra las convivir- que no tuvo tiempo para asimilar ni la concepción de un movimiento insurreccionado en armas; o lo suficiente para asimilar alguna “línea” o filosofía política que lo akilatara como militante de la izquierda democrática y verdadera oposición al sistema dictatorial no solo de Bush en usa, sino de Uribe en Colombia

Si se le acabó el discurso que me llegó a cautivar,y en su afán de protagonismos que lo unjan como primer mandatario de los Colombianos en el 2.011, y piensa seguir disparando para todo lado sinprecisar o afinar su puntería; “aterrice” primero y vea que si lo desespera el mito de maquiavelo y de Stalin en el pensamiento de izquierda; primero póngase de acuerdo si los odia o simplemente siente competencia porque otros y otras hagan aplicaciones de ésos pensamientos; ya que el mismo Petro si los está aplicando y de manera muy “Maquiavélica” toda su furia contra quienes el ve reflejados dichos pensamientos o enunciados, particularmente, la izquierda y oposición democrática de éste país que en el Polo encabeza el Dr y compañero Carlos Gaviria de manera acertada y sin claudicaciones ni vacilaciones; que es al parecer lo que le estorba en sus apetitos personales, no importando si con éstas posiciones unilaterales y unipersonales conlleven a la división al interior del PDA.

Tanto a Petro, como a mi querido Juan Pueblo, les quiero invitar a que primero conozcamos mas de la vida y visión de Nicolás Maquiavelo, quien naciera un 3 de mayo de 1.496 en Florencia, hijo de Bernardo DiNiccoló Macbiavellí quien supo entender la situación de mayor turbulencia que registra el renacimiento Italiano a finales del siglo XV y que ante la arremetida burguesa de España, Francia e Inglaterra;la mejor salida política era el sistema estado- nación que satisficiera a las nuevas necesidades públicas, con la unificación de Italia.

Maquiavelo, fue un buen retórico político, pero en la práctica fue también un fracaso, tal y como lo afirmara un amigo suyo de nombre Burnham. Fue como dicen por ahí, que lo importante es el fín, sin importar los medios. Es como decirle a todo sí, pero en la práctica decirle nó de tal manera que entre contrarios queden satisfechos; es probar con la vida, como es de distinto el pensamiento y vida; la abstracción teórica de la acción práctica; o algo así como el mismo Maquiavélo lo concibió de que “a la problemática del estado conviene una estimación no comprometida con las normas que constituyen el orbe moral o con las exigencias de la conciencia religiosa”

Y en la táctica, ni que hablar de lo que pareciera sus disparates. Según Maquiavelo, a diferencia de Petro -que quiere terminar fulminantemente con quienes ahora pareciera considerar sus enemigos-; en la batalla ante la necesidad de vencer, el mas débil adquiere nuevas y poderosas fuerzas; por lo cual es prudente abrirles pasoy perseguirles para combatirles, que tener que vencerles con peligroen el campo de batalla. Y cuando los propios le iban a desertar de sus tropas (imaginarias, porque nunca fue militar), pasándose al enemigo, ordenaba lanzarse a la carga y salir tras los desertores. Esto creaba confusión en el ejercito enemigo, al ver tanto a desertores como demás de sus enemigos rumbo a sus trincheras, por lo cual terminaba atacándoles a fuego cruzado; ante lo cual a los desertores, no les quedaba otra alternativa que regresar, ya que no fueron bien recibidos en el otro bando.

No es lo mismo con Petro, que al parecer acabó con la » artillería pesada” contra el enemigo de clase, o algún trauma psicológico le hace tambalear de la concepción revolucionaria y democrática, pretendiendo ponerse con sus cañonazos verbales en contra de su propio ejercito argumentando flaquezas de concepción en sus aliados o distorsión de los principios revolucionarios; viendo en su propia gente, en su propio pueblo, a maquiavélo o a stalin a quienes les teme ahora que disfruta partecitas de las mieles del poder; rodajitas del ponqué que caen de la mesa de sus nuevos copartidarios; pero que no le ruboriza para nada, aplicar esos principios tan odiados por él, en contra sí de sus ahora maquiavélicos o stalinistas; por lo que me permito afirmar y sin temor a equivocarme, que de manera maquiavélica, el señor Petro ataca a los maquiavelo y stalin que es su propio pueblo, a quienes ahora denomina así.

Si es tan malo lo de maquiavélo, porque usa esos conocimientos en contra de su pueblo, de su compañerada polista, cuando quiera que el mismo contribuyó en la creación de éste como tal. Ahora bien. Plantear Petro que se debe acabar con el stalinismo, cuando lo que él mismo está haciendo es aplicarlo con todo su rigor, es una contradicción total entre lo que dice y hace.

Y no es que me esté “ensañando” injustamente contra Petro, como me lo dijera recientemente alguien, cuando editorialice “Los delirios de Petro por la presidencia…”. Es que basta ver un poco de historia y concluiremos que lo que el rebate como demencial forma de actuar de la izquierda, es justamente lo que el está haciendo.

Según la historia, por allá en los años 1.936 y 1.938 en la URSS, Iósiv Stalin llevó a cabo lo que denominó la “gran purga” consistente en arrestos y ejecuciones a “terroristas contra revolucionarios”, apoyándose en la policía secreta NKVD (que en ruso quería decir “Comisaría Popular de Asuntos Internos, y que fuera la antesala a lo que se conoció comoKGB), buscando así, dizque depurar las filas del Partido comunista de la Unión Soviética (PCUS) de infiltrados y oportunistas, a la vez que eliminaría a sus oponentes y rivales potenciales conllevando a miles de ejecuciones y arrestos por toda la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas; como lo hizo contra Serguéi M. Kírov, líder del partido en Leningrado y mas fiel a los principios de Carlos Marx y a Lenin por considerarlo una de las posibles amenazas ya que fueron sus oponentes principales para su ascensión al poder en 1.929.

Esa ansiedad de poder desenfrenada de Stalin, conllevó a que el Ejército Rojo sufriera una tremenda “depuración” entre 1937 y 1938 (mas de sus dos terceras partes de sub oficiales arrestados)y oficiales de alta graduación, como el caso de mariscal Mijaíl N. Tujachevski, habían sido ejecutados.La depuración en el PCUS provocó la muerte de 98 de los 139 miembros de su Comité Central y del 90% de los miembros de los comités centrales regionales y de las distintas repúblicas soviéticas. En total, más de un millón de miembros del partido fueron arrestados y al menos la mitad perecieron en esa lucha desigual, no por enrumbar al estado por el sendero del Socialismo, sino a la dictadura de Stalin; que es lo que esta dejando entre ver Petro en sus declaraciones contra Carlos Gaviria y militancia clasista y revolucionaria, y eso me horroriza, el solo hecho de pensar que en la consulta presidencial, yo no voté a favor de él.

Petro está viendo rivales potenciales dentro del Polo, y expresiones de izquierda revolucionaria que aspiran a tener el respaldo popular para su ascensión al poder por la vía electoral, y es lo que le está dando escaramuzas; al punto de que si ya fuera el gobernante de los Colombianos, y visto la pequeña introducción a stalin; si para Petro las guerrillas son una manada de ignorantes que no deben estar en el proceso del Intercambio humanitario cuando quiera que es justamente uno de los actores con mas beligerancia es este cuento; plantear que representantes del polo en las corporaciones públicas sean el brazo político de las FARC; plantear que hay que acabar con los maquiavelos y stalin; que es justamente lo que el representante del imperio norteamericano en Colombia está haciendo cuando califica a las o­nG’s de auxiliadoras de las guerrillas; cuando ve en toda marcha, mitin, reclamo del pueblo, sus movilizaciones y exigencias por libertades democráticas, a la guerrilla allí infiltrada; solo le faltaría al “gobernante” Petro,como su antecesor Uribe que se la a jugado por las privatizaciones de las empresas estatales y de los obreros y empleados como el ISS; que pensara en privatizar la conciencia humana, y se dedicara a impartir “doctrina” sobre los deberes y derechos de la misma.

Maquiavelo, soñador, teórico, pragmático, “mamador de gallo” como decimos por ahí, que como el mismo lo dijera“a la problemática del estado conviene una estimación no comprometida con las normas que constituyen el orbe moral o con las exigencias de la conciencia religiosa”es simplemente acudir a la excentricidad; a la recursividad; legalizar o justificar lo ilegal. O como el que se considera ser el “gendarme” del mundo, y me refiero al tío SAM, cuando con terrorismo de estado y la complicidad activa de muchos, actúa dejando grandes cadenas de muertes, desolación y miseria, so pretexto de acabar con el “terrorismo” que no es mas que los justos reclamos de nuestros pueblos en contra del imperialismo norteamericano, cuando luchamos por la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, y sobre todo, cuando luchamos por la dignidad humana., es lo que es catalogado por yankilandia y sus vasallos criollos de “terrorismo”

Stalin, que en su ansiedad de poder, no supo “perdonar” a los que se le opusieron años atrás, les aplicó ya en su mandato toda la fuerza de rigor contra sus adversarios; mas en revanchismo político, que en “depuración” de los contrarrevolucionarios; ya que stalin no era la revolución.

No faltaran quienes me digan como ya lo han hecho algunos, que en eso consiste la “democracia” en poder disentir y aspirar.Lógicamente que es un derecho inalienable del ser humano, pero como tal, también tiene sus limites y normas. No puedo pensar solo en lo que me beneficia, sin importar lo que maltrata a los demás que son la mayoría. El senador Petro, si es tan de izquierda, ¿como es que los grandes medios de comunicación le dan todo el espacio que requiera para irse lanza en ristre contra la militancia del PDA?; lo que no ocurre hacia personas que como yo pensamos de otra manera y quisiéramos acceder a esos mismos medios para controvertir de la manera mas civilizada sobre la concepción de “izquierda, revolución y oposición”; que es lo que debiéramos dar lógicamente sí, pero al interior del partido y no como aquellas encíclicas romanas, que las conocemos a través de terceros y con ciertas interpretaciones.

Hoy, un adversario criollo, el señor Petro en aras de acabar, aplastar si pudiera de un solo tajo a sus “oponentes” dentro de la izquierda; que tanto dice y manifiesta su intriga contra los que no pensamos como él por calificarnos sino de stalinistas, maquiavélicos, o simpatizantes de las guerrillas; aplica justamente esos mismos principios o conceptos en contra nuestra que no somos sus enemigos, sino que tenemos como es lógico, diferencias en la formulación conceptual de que es lo que buscamos los revolucionarios que es la toma del poder del pueblo, con el pueblo y para el pueblo y las formas de cómo acceder a ese gran anhelo; que no puede ser el que la extrema derecha como Uribe y sus sequitos de colaboradores; o deslumbrados por la miel del poder ya que lo han manoseado como el caso de Bogota y valle del cauca, ;vengan a tratar de imponernos a los verdaderos revolucionarios, las formas y actuaciones de una verdadera oposición clasista y revolucionaria.