Colombia. Las paramiliares AGC culpan a las paramilitares Caparrapos de asesinatos de líderes sociales

Publicidad

Las paramilitares Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC, conocidas como Clan del Golfo, negaron en un comunicado que sean las responsables de crímenes contra líderes sociales en el Bajo Cauca. Acusan a otros grupos  paramilitares como los Caparrapos, disidencia de esa estructura criminal.

“Corresponden a otros actores armados, como los Caparrapos, que en connivencia con sectores oscuros de la sociedad, atentan contra el movimiento social legítimo”, expresan en el escrito dado a conocer este miércoles 22 de agosto.

Adoptando un discurso propio de agrupaciones de DDHH, cuando se trata una mafia narco-fascista, las AGC señalan que, “a pesar de que las autoridades y la Fiscalía insisten en que no hay sistematicidad en los crímenes”, son tantos los líderes y defensores de derecho humanos ejecutados “que sería imposible que obedeciera a casos aislados o individuales”.

Siguiendo con una narrativa que es la negación de su propio comportamiento criminal y antisocial, en el escrito hacen un “vehemente” llamado a las instituciones del Estado, “para que se apersonen de las investigaciones que permitan determinar con claridad, tanto los autores materiales como quienes están detrás de los crímenes”.

Este es el comunicado de las AGC:

1. Continúan los asesinatos de los líderes sociales en todo el país, aún después del siete de agosto, fecha de la posesión del señor Duque.

2. A pesar de que las autoridades y la Fiscalía insisten en que no hay sistematicidad en los crímenes, han sido tantos los ejecutados que sería imposible que obedeciera a casos aislados o individuales.

3. Denunciamos los asesinatos selectivos que se vienen cometiendo en el Bajo Cauca antioqueño. Como ya lo hemos señalado, la responsabilidad de estos crímenes no es de las AGC, sino que corresponden a otros actores armados, como los Caparrapos, que en connivencia con sectores oscuros de la sociedad, atentan contra el movimiento social legítimo.

4. Los asesinatos se cometen de forma atroz, ya que se hacen delante de las familias de los líderes inmolados, sin ningún respeto por el dolor de los allegados, evidencia del profundo desprecio que la actividad de los líderes les merece a sus ejecutores.

5. Hacemos un vehemente llamado a las instituciones del Estado, para que se apersonen de las investigaciones que permitan determinar con claridad, tanto los autores materiales como quienes están detrás de los crímenes.

¿Qué hay detrás de este tipo de discurso? ¿Connivencia orgánica con la administración de turno del Estado oligárquico colombiano? ¿El intento de engañar a la opinión pública sobre sus fines de lucro mediante la industria del narcotráfico, y presentarse como «blancas palomas solidarias de los líderes sociales de las comunidades en resistencia»? ¿Los asesinos se visten de ángeles y se dirigen con «respeto» extraño al presidente ultraderechista Iván Duque? ¿La moda de la pos-verdad, o mentira por norma, también caló en el paramilitarismo colombiano?

analisisurbano.org/las-agc-niegan-ser-responsables-de-asesinatos-de-lideres-sociales-y-culpan-a-caparrapos/

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More