Colombia. LA SOBERANIA SE EJERCE, ES CON PRESENCIA REAL

Ejercer soberanía el gobierno nacional en el departamento de San Andrés Islas, es haciendo presencia real resolviendo los múltiples conflictos sociales; que el plan nacional de desarrollo y el plan plurianual de inversión, sean coherentes con las múltiples necesidades por la que atraviesa un alto porcentaje de sus pobladores que en siglo XXI, viven como sus ancestros africanos que en condición de esclavos fueron traídos por holandeses, e ingleses en el siglo XVII sin acceso a la educación, salud y vivienda digna; que en nada se diferencia al resto de la plataforma continental como la Amazonia; y no mostrándoles un día como el 20 de julio conmemorando la falsa “independencia”, el poder de sus nuevos amos, que luciendo finas vestimentas, armamentos, hombres entrenados militarmente para reprimir al pueblo que lucha por su emancipación, chequeras desde lejitos, himnos marciales y el “blindaje de su poder.

&nbsp

No es justo, que mientras grandes capitales en su mayoría foráneos se invierten allí bajo la modalidad de “turismo” que no es mas que la otra forma de saqueo y explotación, los nativos raizales zozobren bajo la tempestad de la miseria, que es por lo cual la mayoría de los Isleños y con justa razón, estén proclamando su independencia para constituirse como una republica independiente y soberana.

&nbsp

Según un estudio de Prensa Rural del 27 de diciembre del 2.006, “…Desde la llegada de los primeros pobladores, la actividad agropecuaria ha sido permanente en la isla, primero bajo el modelo de plantación con mano de obra esclava y, posteriormente, con la coexistencia del cultivo de pancoger con los de exportación en pequeña escala.

&nbsp

La mayoría de las familias eran propietarias de menos de una hectárea. La propiedad de la tierra estaba relacionada con el sentimiento de pertenencia a la isla y connotaba la libertad para los raizales. El trabajo se realizaba colectivamente y los vecinos intercambiaban trabajo y alimentos, sin mercado ni dinero. La agricultura y la pesca proporcionaban abundantes alimentos.

El puerto libre fue declarado en 1953. Las ventajas comerciales atrajeron a emigrantes del Medio Oriente y colombianos, con lo cual la población aumentó de 5.675 habitantes en 1952 a 42.315 en 1988. La isla se urbanizó rápidamente y la tierra adquirió un valor comercial. El español, el catolicismo y el derecho colombiano fueron impuestos a los raizales.

&nbsp

El desarrollo del turismo y el comercio desplazó de la economía a los raizales, aumentó los niveles de pobreza e incrementó sus desigualdades. Para los años 80 se contaron 1.600 “empresas agropecuarias”, entre las cuales el 98% tenía menos de dos hectáreas. Los principales bienes de consumo empezaron a importarse, lo que generó altísimos costos en los precios de los alimentos.

La apertura de los años 90 generó una crisis económica muy fuerte en la isla, el comercio se debilitó y descendió el turismo. Aumentó la población desempleada y el poder adquisitivo de los pobladores disminuyó.

La colombianización también ha llevado a San Andrés a una situación ambiental preocupante. La isla tiene unos 1.700 habitantes por Km2, que ejercen una fuerte presión sobre los recursos naturales, que se suma al agotamiento de los pozos de agua, el saqueo de la pesca por grandes buques y el daño ecológico en las áreas marinas.

&nbsp

La producción agropecuaria en San Andrés, que es muy reducida y genera empleo tan solo para el 1% de la población, se desarrolla en pequeñas parcelas del sector rural, que constituye el 67% del área de la isla, y se caracteriza por el trabajo familiar y el autoconsumo. El 95% de los alimentos que se consumen son importados de los Estados Unidos, Nicaragua y Colombia continental..”

&nbsp

El acto de “soberanía” es un deslumbramiento que el gobierno de Uribe, busca hacer y que perdure en los isleños, solo al son de “bombos y platillos” ya que en la práctica saldrán de allí con la incomodidad proporcionada mientras su estadía, como cuando viene el “papa” a Colombia, que restringen la libre locomoción de las personas, los indigentes son encerrados o botados lejos de los principales sitios por donde la caravana o comitiva presidencial pasará, la ley seca, requisas y muchas cosas más, que lejos de elevar el mejor estar de los residentes; lo único que deja es un ligero sabor de “una nueva colonización” por lo cual les han demostrado rápidamente el poder al que se enfrentarían si persisten los idearios independentistas frente a Colombia.

&nbsp

Esta situación, en nada se diferencia a lo que al otro extremo de Colombia está ocurriendo, cuando tropas yankees y el mismo gobierno norteamericano a través de un nuevo mapa incluyendo la Amazonia Colombiana; -y que fuera publicado oportunamente en C L A R I N-, justificando la incapacidad, o ineptitud de los colombianos para conservar el medio ambiente, esa parte del pulmón del mundo, ya lo trazan como parte de los Estados Unidos de Norte América.

&nbsp

Soberanía, mas aya de tantos bombos y platillos, es no permitir la intromisión del imperio del norte tanto con militares, como con dictámenes convenientes al imperio, como es lo del plan patriota, plan Colombia, tlc y demás que se quieran inventar para garantizar así nuestra sumisión ante quien se considera y de manera unilateral el “gendarme del mundo” y que mediante el terrorismo de estado, pueda acabar con lo que para ellos es “terrorismo” si se trata de las luchas sociales por una vida digna, democracia, soberanía, autodeterminación de los pueblos, pero máxime si estas luchas van encaminadas en contra del imperialismo.

&nbsp

&nbsp

Lo mas probable, es que en este gesto de “soberanía”, los mas beneficiados en la isla de San Andrés, sean los grandes pulpos monopólicos del capital quienes se han venido adueñando de las mejores tierras, a través de sus empresas fachadas de turismo, a quienes se les exoneraran o aliviaran las cargas tributarias; mientras que para mi querido Juan Pueblo se le deje todo lo contrario, paradójicamente pagando por los dueños del poder y del gran capital, conllevándolo a la miseria, haciendo que la brecha entre ricos y pobres, sea cada ves mas grande

&nbsp

De que sirve entonces la tan pomposa demostración del Gobierno nacional el veinte de julio allí, con rimbombantes demostraciones de poder, tenencia y mando; si en las calles ante la indiferencia de los “turismeros” muchos isleños mueren de hambre, no tienen acceso a la educación, la salud, un techo digno, un empleo y salarios justos y dignos; aunque en la atmósfera se siga percibiendo la akilatada fragancia de las lociones, el recuerdo de aquellas notas marcialesy de haber visto desde lejos las chequeras y los cuellos almidonados,; contrastando con el crujir de tripas, sin nadita que comer.

&nbsp

&nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS