Colombia. La lucha social sin tregua es la llave de la verdadera paz

Aún es Octubre, los colombianos y colombianos de a pie:  mestizos, negros, indios, mulatos ,raizales, room y hasta extranjeros nacionalizados que son campesinos, obreros, estudiantes, jornaleros, pescadores, desplazados, vendedores ambulantes, trabajadores terciarizados, pequeños mineros, sindicalistas, funcionarios públicos, respigadores, trabajadoras de maquilas, artistas, ambientalistas, activistas sociales, comunicadores populares, hinchas de fútbol, ciudadanos democráticos, empresarios con identidad regional,  defensores de derechos humanos, líderes comunales, liderezas del movimiento de mujeres, sectores de la iglesia que reafirman su opción por la justicia, cristianos, no cristianos pero creyentes, no creyentes… todos y todas rebuscadores de futuro, se aprestan a movilizarse el viernes 19 de Octubre en el Tolima, reclamando el derecho al agua, la vida y la soberanía.

El Tolima es uno de los departamentos más importantes de Colombia por su historia social, económica, política y su posicionamiento geoestratégico para el centro del país, y uno de los más ricos a nivel hídrico y de los más biodiversos. No es gratuito que haya más de 58.000 hectáreas de distritos de riego, a pesar de lo cual, como buen ejemplo de lo que pasa en Colombia en donde la riqueza se dilapida, se esfuma y se queda en pocas manos, es también uno de los departamentos cuyo aporte al PIB decreció 2.0% durante el 2011 mientras el PIB del país crecía el 4.06%, Ibagué su capital, sigue siendo la quinta ciudad con mayor desempleo, la pobreza en el departamento es del 45 % y la población en indigencia  alcanza el 17%, en una población que alcanza hoy un millón quinientos mil habitantes y en el que además, hay que resaltar que el impacto de la guerra  lo ha convertido en un departamento expulsor de población campesina, la mayoría de la cual migra forzadamente hacia Ibagué y hacia Bogotá, la capital del país, causando un efecto de despoblamiento del campo, en un territorio de tradición agropecuaria  que durante más de 60 años y a pesar de todas las dificultades  continua siendo la despensa agrícola del país y surtiendo de alimentos la mesa de los colombianos.

Es en éste territorio, que se extendió en el pasado hasta lo que hoy es el Huila, donde  la Cacica Gaitana -en 1538- le sacó los ojos al conquistador Pedro de Añasco, en el que  Quintìn Lame-en 1900 -dió su lucha  por la defensa india del indio, en donde Juan de la Cruz Varela, gaitanista, consolidó la república independiente del Sumapáz en 1946 y en donde las luchas agrarias se desarrollarían con fuerza hasta crear la simiente del nacimiento de las FARC en el año 64, ésta última expresión de la lucha por la tierra que se ha convertido en el gran pretexto de las oligarquías del país para evadir una verdad histórica: que la inmensa brecha social es producto de la acumulación violenta de la riqueza que han hecho a sangre y fuego los sectores que están en el poder, desde hace 200 años.

Esos mismos desde el gobierno, los gremios y las instituciones continúan el despojo. Entregan la riquezas naturales, el subsuelo y hasta el espacio virtual, a la voracidad de las transnacionales a través de los TLC – que golpean especialmente a ésta región del país – a las peligrosas multinacionales  mineras que han concesionado el 70% del Tolima y que tiene en Cajamarca una de las grandes amenazas: la mina La Colosa de la Anglo Gold Ashanti;  a los grandes megaproyectos energéticos, que tienen en pie de lucha a los campesinos del sur del Huila contra la represa del Quimbo; a los corruptos socios nacionales que bajo la sombrilla de la privatización se roban lo servicios públicos como la empresa ESPUMAS y  que hacen grandes negocios con soluciones que impactan la vida de la población, como en el caso del proyectado relleno de sanitario que quiere INTERASEO hacer en Armero-Guyabal empresa pariente de la ESPUMAS  y todos a la vez parientes del expresidente Alvaro Uribe Velez.  Es tan grave la situación  que la contralora general de la nación Sandra Morelli, ha hablado de que Colombia está al borde “ de un desastre ambiental” ( El tiempo, 14 de Octubre),  varios de los ejemplos citados por ella,  están el Tolima y el Huila; hasta la Conferencia Episcopal se manifiesta preocupada por los impactos anunciados por las locomotoras de Santos, de las cuales ya nadie habla, avasallados  como estamos por el trencito de las negociaciones de paz.

Es por estás y otras razones, que por cuarta vez se espera que miles de tolimenses se vuelquen a las calles de Ibagué, la ciudad capital, y también de Armero-Guayabal, al norte del Tolima,  diferentes instituciones ambientales del nivel local y regional se han pronunciado a favor de ésta  movilización, como la Asamblea Departamental del Tolima que aprobó una proposición  y el Concejo de Ibagué,  que abrió una sesión para que el Comité por la defensa de la vida presentara las razones  para  la Cuarta Gran Marcha Carnaval.

Los manifestantes por el agua, la vida y la soberanía, esperan cerrar con broche verde un mes de manifestaciones y luchas sociales que han puesto en evidencia que en Colombia todo lo que brilla en los medios es «buen gobierno» mientras que todo lo que brilla en la calle es lucha social y que no todo lo que brilla en la naturaleza es oro.

A juzgar por la repuesta represiva del gobierno y de sus fuerzas armadas a las marchas convocadas en el mes de la indignación, el pasado 12 de octubre, se puede proyectar el tratamiento militar que se va a dar a la luchas sociales y es por esto que es decisivo que los colombianos y colombianas protesten, se movilicen y se organicen de manera contundente y masiva, para exigir en las calles lo que ninguna mesa de negociaciones ni pretende ni puede lograr. La paz depende de verdaderos cambios sociales en el modelo de desarrollo que se esté implementando en el país y esto sólo va a ser el resultado del pulso entre el pueblo movilizado y organizado y los que se enseñorean como dueños del país repartiéndolo a diestra y a siniestra.

El 19 de Octubre los tolimenses le han colocado una cita a la lucha social y esperan que todos los colombianos y colombianas comprometidos con la transformación de éste país, hacia una sociedad justa, democrática y en paz  asistan.

Tejido un 17 de Octubre de 2012


http://elsalmonurbano.blogspot.com/2012/10/la-lucha-social-sin-tregua-es-la-llave.html


NOTICIAS ANTICAPITALISTAS