Colombia: La crisis económica disipará el «embrujo» uribista.

Mientras una apreciable cantidad de colombianos crea que el principal y tal vez único problema del país es la violencia y todas sus nefastas ramificaciones y secuelas, el discurso de Uribe sobre la seguridad democrática tiene todas las de ganar ante la opinión pública, y más después de sus recientes éxitos militares. La crueldad de los actores violentos, la irracionalidad de la guerrilla, la persistencia de las bandas paramilitares e incluso de la delincuencia común, crean un terreno abonado para que muchos compatriotas encuentren en los planteamientos de Uribe una especie de tranquilizante, aunque para miles de personas esta tranquilidad, más que una realidad cotidiana, sea la simple esperanza de que habrá una seguridad que hoy no se ve por ninguna parte. Si se le pone además el calificativo de “democrática”, pareciera ser motivo de mayor tranquilidad, a pesar de que todos los días el primer mandatario da pruebas de su intolerancia y de su incapacidad de aceptar opiniones diferentes a las suyas y sataniza a la oposición.&nbsp

Esta ha sido la gigantesca operación mediática por medio de la cual se llena a la población de miedo y zozobra y el Gobierno se ofrece como la solución para estos males. Así operó Bush después de los atentados de septiembre de 2001 y Fujimori ante el terrorismo de Sendero Luminoso. Es una fórmula de comprobada eficacia, amplificada por los medios, que crea un ambiente de temor y se convierte en una excusa para que Uribe se atornille al gobierno e incluso, como lo planteó Hugo Chávez, un pretexto para que Estados Unidos arremeta contra cualquier avance democrático en el continente.&nbsp

Mientras opera esta mecánica distraccionista, el Gobierno agudiza la agenda neoliberal, se multiplican las privatizaciones, se dan todas las garantías a los inversionistas extranjeros, se otorgan subsidios gigantescos a los exportadores, se le hace el quite a la reforma agraria, se estimula la producción de agrocombustibles, se aceleran las concesiones mineras para las multinacionales, se liquida el papel del sector público en materia de salud, educación y cobertura en servicios públicos, se estimula la concentración y fortalecimiento del sector financiero, se endeuda al país, se persigue a los pequeños y medianos productores nacionales y se estrecha el mercado interno. &nbsp

Como consecuencia de la gestión gubernamental, la industria sufre desaceleración y el agro está peor que nunca. Uribe no ceja en su propósito de ligarse a la política del partido republicano de Estados Unidos, como lo demostró la visita del candidato McCain, quien sólo ha visitado en su campaña a Irak, México y Colombia, como señal de que mantendrá las prioridades de Bush.&nbsp

Sin embargo, hay síntomas de que la opinión puede estar cambiando. En medio de la euforia por el rescate de los 14 secuestrados, una cantidad apreciable de colombianos, encuestados por Gallup, señalaron estar más preocupados por la situación económica que por el orden público. También aumentó la mala imagen de la economía y en momentos en los cuales, según el Gobierno todo debía ser felicidad, la preocupación de los colombianos por los asuntos de la vida cotidiana se acrecienta.&nbsp

Un grupo significativo de usuarios del Seguro Social salieron a protestar por la ausencia total de este servicio y la decisión del gobierno de liquidar las EPS públicas. La obligación que se le impone a un millón de colombianos de cotizar para pensiones, cuando la inmensa mayoría de ellos no tiene ni la más remota expectativa de pensionarse alguna vez, se ha convertido en un multimillonario regalo al sector financiero, lo cual también ha provocado protestas.&nbsp

Miles de campesinos que viven de la venta de leche cruda han comenzado a protestar por las medidas gubernamentales de prohibir su comercialización, para entregarla a los monopolios nacionales y trasnacionales, dejando sin empleo a más de 100.000 familias en el país. La inflación aumenta todos los días y los precios de la gasolina, del arroz, de la papa y del maíz –entre otros– se disparan, encareciendo el mercado diario de las familias.&nbsp

La economía no ha resuelto el problema de dar empleo a los cerca de 3 millones de colombianos que carecen de él e incluso los exportadores, que en este Gobierno han sido considerados el sector que jalona la economía, han tenido que cerrar plantas con la revaluación, despidiendo miles de trabajadores y disminuyendo sus ganancias, a pesar de los subsidios que el Gobierno les ha dado transfiriéndoles inmensos recursos del presupuesto nacional.&nbsp

Por más peripecias que han hecho el Departamento Nacional de Planeación y el DANE para cambiar la metodología de medición de la situación social, es inocultable el hecho que la mitad de la población colombiana vive en la pobreza. La industria ha empezado a trastabillar y los cafeteros no logran sacar ventaja de los altos precios debido al aumento en los costos de los insumos; en fin, el efecto agobiador y acumulativo de todos estos males económicos y los negros pronósticos para el futuro, pueden obligar a los colombianos a superar lo que algunos acertadamente han llamado “el embrujo autoritario”.&nbsp

Dentro de poco tiempo será difícil seguir hipnotizando a la gente con el tema de la seguridad y quedará al desnudo la catastrófica gestión del Gobierno. El uso del presupuesto nacional como plata de bolsillo tiene límites cuando los recursos comienzan a escasear, y cada vez se le dificulta más tender cortinas de humo sobre la crisis nacional. No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS