Colombia: Fortalecer la unidad y la hermandad un gran reto de los pueblos indígenas

Publicidad

Elides Pechené, nuevo Consejero Mayor del CRIC contextualiza las divisiones que se pretenden generar dentro del movimiento indígena con la influencia de actores externos y el gobierno. Pechené se compromete a gestionar la unidad respetando el trabajo y la lucha de las diversas zonas que conforman el CRIC, haciendo un reconocimiento especial a la dura situación que vive la zona norte y a la fortaleza de la ACIN.

Realización y edición: Tejido de Comunicación ACIN – Comunicaciones o­nIC

Elides Pechené, nuevo Consejero Mayor del CRIC, es un hijo de las entrañas del territorio Misak, Guambia, ha sido gobernador varias veces de su resguardo y profundamente comprometido en la defensa de los derechos indígenas y, defensor del territorio, la autonomía y la cultura indígena. El Tejido de Comunicaciones ACIN y el área de Comunicaciones de la o­nIC ofrecen una impresión de lo que será la nueva consejería del CRIC, pocisionada el pasado 30 de abril, en el XIII Congreso Regional indígena DEL Cauca.

Tejido de Comunicaciones ACIN, TCA. ¿Cómo vio el desarrollo del XIII Congreso Regional indígena del Cauca?.

Elides Pechené, EP.
Fue un congreso de mucha juventud, de mucha resistencia a través de la Guardia Indígena, hubo muchos debates importantes, un temario que se manejó a la altura, muy importante el trabajo de la cantidad de gente que trabajó en las comisiones; destacamos la amplia participación de las mujeres, niños, jóvenes y mayores.

Este congreso nos deja a la expectativa, quedan muchas tareas, muchos compromisos y unos temas muy fuertes, por ejemplo el intento de un debate con las FARC; así como hicimos frente al gobierno, por qué no hacerlo frente a este grupo armado, que en últimas, no sabemos cuál será su norte. Las consecuencias de esta guerra las vivimos nosotros, pero es una guerra que se han inventado los que tienen las armas, por eso consideramos que este debate es un tema muy importante, pero muy delicado, en este sentido debemos confrontarlo desde la concepción indígena y desde la posición nuestra de autonomía frente al conflicto y frente a las FARC.

TCA. Frente a la gobernabilidad propia, ¿cuál es el reto?

EP.
Es un reto muy grande, incluso es una tarea que ha venido desarrollándose y, a su vez, postergándose, desde anteriores consejerías, es un tema que nos pone a trabajar de manera inmediata, debemos reunirnos pronto, como consejería, para trazar el horizonte a seguir. Es un tema del cual debe empoderarse también la comunidad, sobre todo en aspectos como la justicia y la autoridad de los pueblos indígenas.

TCA. La minga es un nuevo reto…

EP.
Es un reto que ya está planteado, algo que tenemos en el corazón, algo que los indígenas y quienes la consideramos debemos continuarla y fortalecerla, aprovechando el interés de las organizaciones sociales por participar para unificar ideas, aunar esfuerzos y, plantear los pasos a seguir, las funciones de cada sector, cuál es la responsabilidad individual de cada uno frente a las actividades a realizar. Uno de esos retos es la interlocución con el gobierno y cómo hacer que éste cumpla, ya hay una reunión planteada con algunos ministros, el 11 de mayo.

El hecho que haya reuniones con el gobierno, no quiere decir que no haya movilización; una de las fortalezas del Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC es la capacidad de convocatoria, tenemos una opinión a favor muy grande, hay gran credibilidad en el CRIC y una capacidad de movilización muy fuerte en nuestros pueblos. La movilización es el mecanismo más apropiado, porque la negociación con el gobierno es una estrategia, de su parte, por dilatar el tiempo mientras evade sus responsabilidades, y se va quedando la cosa en reuniones. Entonces quién debe empezar a asumir el compromiso desde el comienzo es el gobierno y a hacer efectivos los acuerdos, que no se queden sólo en los papeles, eso es lo que han pedido al gobierno, las comunidades han dicho que no se queden las cosas en documentos de papel, sino que se hagan efectivas.

Estamos cansados de firmar documentos, de presentar propuestas y que el gobierno no cumpla. Necesitamos medidas efectivas para las necesidades y problemas de nuestras comunidades, soluciones estructurales y efectivas para problemas tan complejos como la territorialidad y las violaciones a los derechos humanos, que afectan igual a otros sectores sociales. En este punto va ser muy arduo el trabajo.

TCA: ¿Cuál es su valoración frente a la detención de siete militares por el asesinato de Edwin Legarda?.

EP.
Sabemos que hay siete soldados detenidos por este caso, incluso son dos suboficiales. Eso no basta, hay que exigir la condena de los autores intelectuales, pues los soldados son gente que de pronto les tocó obligados prestar su servicio militar y cumplen órdenes dentro de una guerra que les involucra a ellos y a sus familias y, que en últimas es una guerra que ni entienden ni les corresponde; tienen que pagar las consecuencias de los autores intelectuales.

Hay que condenar a los autores intelectuales, se debe caber quiénes son y por qué cometieron este hecho; se debe esclarecer la verdad y el por qué de los crímenes que ha cometido el ejército. Porque aquí en este país se juega con la vida del ser humano como si fuera cualquier cosa, ojalá algún día la justicia colombiana sea capaz de decirnos. ‘mire estos fueron los autores y se planeó el atentado por tales motivos’. Esa es la preocupación que nos queda y lo que esperamos es que se pueda materializar la responsabilidad de los verdaderos pensantes de muchos asesinatos de compañeros indígenas en Colombia.

TCA. ¿Qué se planteó en el Congreso frente a la creación de nuevas organizaciones como la OPIC y Asonasa que buscan fortalecerse ellas, pero que también busca dividir al CRIC, a las comunidades y al movimiento indígena?, ¿cómo se estableció en el Congreso?

EP.
Lo que se plantea es que debemos retomar con mucha fuerza el mandato y las políticas del CRIC. Sabemos que hay intereses de partirnos, son intereses del mismo gobierno, que pretende fomentar divisiones y utiliza estrategias, sobre todo ahora en épocas preelectorales, en esta coyuntura al gobierno le conviene hacerlo y hasta financiarlas, como el caso de la OPIC.

Considero que lo más importante, es que en el Congreso hubo participación de muchos pastores del pueblo Nasa y otros que con sus aportes se irá constituyendo importantes propuestas y salidas a esta situación. No se trata de confrontar, sino de plantear salidas y cosas concretas, hay que revisarnos nosotros mismos internamente para ver qué está pasando. Pero se ve claro que los documentos y planteamientos de la OPIC, por ejemplo, son de dolor y de odio, en sus argumentos no hay una propuesta política.

Esto es más una muestra de venganza, de odio, porque cuando se tilda a los seres humanos como ladrones, como violadores de derechos humanos, aún sabiendo que el CRIC y los pueblos indígenas han luchado por defender los derechos humanos, ¡entonces por qué se le acusa!… Pienso que son personas que tienen un problema familiar o personal y lo toman como algo muy grande, generalizan. Esto es claro cuando hablan de las transferencias y del manejo que el CRIC les da; es claro que el CRIC no maneja estos recursos, sino que apoya la formación y capacitación y, es la directriz de la autonomía de cada cabildo en sus territorios, quienes escriben ese documento son personas que están equivocadas y fuera del contexto de la realidad del manejo de autonomía territorial de los cabildos. Y sobre todo cuando los cabildos ni siquiera administramos esos recursos, sólo planteamos los proyectos; quienes realmente los administran son los entes municipales, entonces estas acusaciones son meras palabrerías de algunas personas que llenan los papeles con odio y desprecio, que algún día tendrá que saberse el por qué de ese sentimiento de deprecio.

Como CRIC vamos a sumir la responsabilidad de recoger los planteamientos que hicieron, durante el Congreso, algunos pastores y trabajar para fortalecernos nosotros y que ellos también se fortalezcan, pero sin hacernos daño y, cómo podemos ayudarnos. Es importante el reconocimiento de algunos de ellos, quienes entendieron que fueron utilizados, que les invitaron a un evento y se encontraron con otro diferente y por eso vinieron aquí al congreso a aclarar la situación.

Los cabildos nos hemos destacado en esto, para nosotros la religión no ha sido un problema, hay, incluso muchos hermanos cristinos que han sido gobernadores de cabildos o lo son y lo han hecho muy bien en defensa de su territorio y de la organización y, están direccionando sus comunidades. Pienso que lo más terrible son las armas, el fuego cruzado, el intento de asesinato de la dirigencia, esto es más bien de analizar, de poder dialogar, investigar lo qué está pasando y poder tomar medidas en bien. El pueblo indígena en su malicia ha podido subsistir y, trabajar inmensamente es parte de ello para no permitir que el gobierno nos divida, pues lo que quiere es hacernos pelear entre nosotros mismos, pero no lo vamos a permitir.

El CRIC es una organización de puertas abiertas a todos los pueblos indígenas y en él nos hemos formado, hemos participado, tenemos muchos recuerdos gratos; si hoy tenemos muchas cosas buenas es gracias a que tenemos una organización honesta y que ha trabajado con transparencia y esmero, que tenemos debilidades en algunas cosas, pues sí, tenemos algunos aspectos por fortalecer, pero ese es y ha sido el reto permanente de cada junta directiva, de cada congreso, de cada cabildo al interior de su comunidad.

Ahora lo que debemos plantearnos es qué y cómo hacer nuestro trabajo y, cómo generamos desarrollo para bien de las comunidades. Sabemos que hay que mejorar desde el cabildo, desde la comunidad y la organización central, pero no vamos a entrar a cuestionar a las personas que salieron. Acompañé mucho tiempo al CRIC, en ningún momento los recursos se ha destinado a malbaratar, sino siempre a fortalecer la formación de la gente, eso se ve y hay una buena intención, pero siempre hay y habrá fuerzas externas que quieran hacernos daño. Ustedes como zona norte han vivido esa experiencia con los Nietos de Quintín Lame, en eso las autoridades y comunidades del norte han sido sabias al tomar las decisiones acertadas y distanciarse con mucha sabiduría, eso nos debe seguir de ejemplo a otras zonas; ver cómo hoy ustedes no están divididos, sino más fuertes y consolidados en su organización.

TCA. Gracias consejero.En este nuevo reto y trabajo que le espera le deseamos buen viento y buena mar.

EP:
Gracias a ustedes. Quiero invitarlos a que nos acompañen, a la zona norte a este pueblo valeroso que sufre las consecuencias numerosas de la guerra y las disputas entre grupos armados en la zona alta y, la problemática de tierras en la zona baja.

La zona del norte -sabemos- que está en el centro del fuego, de los problemas. Pero también sabemos que el enemigo está fuera y que entre indígenas no podemos seguir peleando, sino fortalecernos y entender que la pelea que tenemos que dar no es entre pueblos hermanos, ¡no!, la pelea es con el gobierno y sus políticas que no están haciendo daño.

Escuche la entrevista:

http://www.nasaacin.org/uploads/9bfcb9b34b8952b88fdad1b6509bc504/elides_pechene___1_mayo___AUDIO_1.mp3

http://www.nasaacin.org/uploads/9bfcb9b34b8952b88fdad1b6509bc504/elides_pechene___1_mayo.mp3



MÁS INFORMACIÓN:

XIII Congreso CRIC: Dignidad, autonomía en defensa de la vida.


También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More