Colombia: Fabiola y la Hoja de Coca

Con ocasión de la persecución de la Fiscalía…

FABIOLA Y LA HOJA DE COCA

Popayán, 18 de febrero de 2010

Conocí a Fabiola Piñacué en el Primer Festival de la Hoja de Coca organizado por mi amigo Enrique Güetio, dirigente indígena del Resguardo “Cerro Tijeras”, ubicado en el municipio de Suárez, Cauca, en plena cordillera occidental.

Fue un gran esfuerzo de éste compañero que hoy está enfrentado a una grave situación de violencia y desplazamiento en esa región, que está muy cercana a la zona del Alto Naya donde ocurrió la masacre en 2001 a manos del paramilitarismo.

En el pequeño pueblo de Altamira nos encontramos durante los días 3 al 5 de julio de 2008 con delegados de Perú, Brasil, España, Sudáfrica y diferentes partes del país. Fue un encuentro magnífico en medio del cual se presentó un incidente con miembros del ejército que estaban merodeando por la región. Era un anuncio del clima de persecución que hoy vive esa comunidad.

El principal objetivo del encuentro era reflexionar sobre la actual situación de la hoja de coca en Colombia y Latinoamérica, el problema del narcotráfico, la cosmovisión indígena sobre la planta sagrada, pero también incluía una muestra gastronómica de los usos que puede dársele a esa planta ancestral. Fabiola se destacó por llevar sus productos: harinas para preparar galletas, vino de coca, y la coca-sek, un refresco ideado por ella como alternativa a la coca-cola de los gringos.

Reconozco que tenía prevenciones frente a “la Piñacué”, como la llamaban algunos compañeros indígenas críticos de sus dos hermanos Jesús y Daniel. Por ello no entablé mayor relación con ella, escuché sus planteamientos con cierta reserva, pero admiré su capacidad empresarial y el conocimiento que ha adquirido sobre la materia.

Tiempo después escuché que estaba vinculada al Polo Democrático Alternativo. Eso me pareció raro. Soy integrante de ese partido y no entendía como una dirigente nasa (Páez), nativa de Tierradentro, de una familia de absoluto ancestro indígena había podido retar de esa forma a sus hermanos que fueron fundadores de la Alianza Social Indígena ASI.

Hace poco tiempo he conocido a Fabiola personalmente. Me he enterado que terminó estudios de Ciencia Política en Bogotá y que es una empresaria de verdad en el campo de innovar productos con base en la hoja de coca. Además, que ha tenido que dar una enorme lucha frente al INVIMA que se puso del lado de la Transnacional Coca-Cola, negándole la licencia a la Coca-Sek, una especie de refresco “propio” que ella quiere patentar para todo el territorio nacional y para ser comercializado a nivel internacional.

Pero también he entendido que Fabiola es muy diferente a sus hermanos Piñacué. Lucha por la identidad y la autonomía de su pueblo pero está abierta a la relación con otros pueblos y con la sociedad nacional. Por ello se ha relacionado con procesos de organización social en Bolivia, Perú, Ecuador, en torno a la construcción de una verdadera seguridad alimentaria basada en la recuperación de nuestros productos ancestrales, los que teníamos a la llegada de los europeos, como la quinua, el amaranto, la coca, las numerosas especies de papa, maíz, los ullucos, y muchos otros.

Fabiola también se muestra crítica de una práctica negativa que se presenta entre algunas organizaciones sociales, que han permitido que muchos asesores de ONGs se vayan apoderando de la palabra y el sentir de las comunidades indígenas, campesinas y afrodescendientes. Ella reclama que sean los propios dirigentes los que ejerzan su derecho a defender sus intereses, como siempre lo hizo el CRIC y sus organizaciones históricas.

En esa dinámica Fabiola ha propuesto su nombre para ser elegida en el Parlamento Andino. Ese organismo legislativo poco les ha servido hasta ahora a nuestros pueblos, y en cambio sí ha estado al servicio del modelo de integración neoliberal que le sirve al capital extranjero y al imperio. El IIRSA es un ejemplo de ello.

Por ello creo que se debe apoyar a Fabiola en esa tarea. Que vaya con la idea de conformar un movimiento para transformar esa institución, replantear la integración económica, social, cultural y política de nuestros países y avanzar en la construcción de nuestra autonomía.

Así como estoy llamando a votar por Camilo Romero para Senado, la Lista de Unidad en el Cauca (Carlos Solarte del Polo, incluido en ella), sugiero, con respeto y consideración por otros candidatos/as, votar por esta valiente mujer que estoy seguro nos puede representar con lujo de detalles en el Parlamento Andino. ¡Vamos Fabiola, sigue adelante!

[1] http://selvasorg.blogspot.com/2008/07/fuente-cabildo-cerro-tijeras-los-das-3.html

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS