Colombia. Estudiantes universitarios de Cúcuta y Ocaña rechazan las clases virtuales

La realidad actual por la contención del Covid-19, obliga a las universidades del país a cambiar la metodología de enseñanza, quedando como recurso inmediato el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación – TIC-, sin embargo, ¿es esta una oportunidad a la que todas y todos pueden acceder? 

La Universidad Francisco de Paula Santander de Cúcuta -UFPS-, se acogió a la Directriz Ministerial emitida el pasado 22 de marzo por el Ministerio de Educación Nacional de Colombia – MEN-, respecto al uso de tecnologías en el desarrollo de programas académicos presenciales.

Dicha medida la adoptó la UFPS desde el 15 de marzo mediante el Comunicado N° 03, señalando la suspensión de clases de pregrado, posgrado y modalidad a distancia; asimismo, actividades y eventos académicos a partir del 16 de marzo. El 8 de abril el Consejo Académico informó que se mantendría la suspensión de clases presenciales hasta el 31 de mayo.

En respuesta, estudiantes y docentes desde sus hogares iniciaron clases virtuales para darle continuidad al semestre en curso, sin embargo, centenares de estudiantes de todas las carreras han manifestado las dificultades que deben sortear para acceder a las clases y la disminución en la calidad académica, convirtiéndose este en el primer obstáculo para garantizar una educación eficiente a todas y todos.

El estudiantado denuncia que la Universidad no ha garantizado su derecho a la educación, pues no consideran las problemáticas evidentes, cuyas soluciones son urgentes para continuar estudiando: conexión wi-fi (intermitente o inexistente), falta de herramientas como celular y/o computador, y una plataforma institucional eficiente; además, la Universidad desconoce a la población estudiantil de zonas rurales y residentes en Venezuela, quienes cruzaban la frontera a diario para recibir clases.

“Todo esto es muy complicado. Por lo menos yo no cuento con internet y uso un computador prestado, he perdido todas las clases y cuando he podido conectarme es porque me arriesgo y voy a robar internet en otro lado. En Chinácota, que es donde yo vivo, no están haciendo instalaciones de wi-fi, porque ya está saturado, además, no tenemos para sumar una deuda más con la situación como está. Yo solo espero que, si no van a congelar semestre, los profesores sean un poco más comprensivos con la entrega de los talleres y la calidad de las clases”, señaló una estudiante que prefirió mantener su identidad en reserva.

A pesar de las diferentes inconformidades y denuncias hechas en redes sociales, correos electrónicos, y llamadas telefónicas a la Institución, el Consejo Académico impuso fechas de primeros parciales sin socialización ni aviso previo a los estudiantes mediante la Resolución N°214 emitida el 15 de abril, donde estipula la semana del 4 al 15 de mayo como periodo para la realización de parciales y su respectiva calificación en el sistema de la UFPS, División de sistemas – Divisist-.

La respuesta del estudiantado no se hizo esperar y desde las primeras horas del mismo 15 de abril empezaron a ser públicos comunicados de Asambleas Estudiantiles rechazando la imposición, llamando a un paro virtual y exigiendo nuevas metodologías de estudio y enseñanza. En un lapso de tres horas, se habían hecho públicos 8 comunicados de diferentes carreras, coincidiendo en la exigencia de congelación del semestre.

Ante la apatía institucional, la siguiente acción fue el desarrollo de una Asamblea Virtual en pleno, convocada a través de redes sociales, en la que centenares de estudiantes expusieron sus inquietudes e inconformidades.

La coyuntura virtual deja entrever desigualdades: académicamente la calidad de las clases ha disminuido. Centenares de estudiantes no han podido recibir ninguna clase, eso se debe a la falta de capacitación docente y al limitado acceso a herramientas digitales, razón por la que rechazamos la imposición de previos y exigimos a la universidad la congelación inmediata del semestre, hasta que se construya y socialice una ruta de atención integral que atienda la coyuntura de educación virtual y garantice la formación profesional a la totalidad de los estudiantes de la UFPS”, expusieron en un comunicado.

Aunque más de nueve programas están en cese de actividades, ninguna de las instancias a las que van dirigidas las exigencias: Consejo Académico, Consejo Superior Universitario y Vicerrectoría de Bienestar Universitario, ha emitido respuesta alguna.

Mientras tanto diferentes mecanismos de participación estudiantil que no han sido habilitados de manera oficial por la Institución, son creados y difundidos por iniciativas de estudiantes: encuestas y recolección de firmas virtuales.

Otra iniciativa busca la recolección de por lo menos 5.000 firmas virtuales que puedan apoyar y aprobar el cese de actividades como un mecanismo válido de protesta.

“En solidaridad con quienes no han podido acceder a clase porque no cuentan con conexión, ni herramientas suficientes. En rechazo a la imposición de parciales, sin socialización ni aviso previo. Para tener condiciones materiales, pedagógicas y económicas que garanticen a todos los y las estudiantes el acceso a la educación. Porque no basta con tener clases online para tener educación de calidad: el proceso educativo debe adaptarse a las condiciones desiguales que vivimos”, expone la petición que se difunde a través de Facebook y ya cuenta con más de mil firmas.

La incertidumbre y el inconformismo son generalizados entre estudiantes que no tienen otro canal de expresión que redes como Facebook y/o Twitter. El estado anímico de la comunidad estudiantil no es alentador en consecuencia a la improvisación evidente en la metodología de enseñanza implementada.

CI AP/JO/ND/23/04/2020/11:00

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS