Colombia: En Plebiscito diremos SI a la paz

Publicidad

Apoyamos sin ninguna clase de dudas el plebiscito por la paz en los términos de las coincidencias del Presidente Santos con las Farc.

Diremos SI en tal consulta popular.

Hay que dialogar con los militares y los generales que los lideran para implementar rápidamente los acuerdos del fin del conflicto. Nace una nueva geografía política con la organización de las zonas de ubicación y campamentarias, lo que debe permitir construir una nueva hegemonía nacional y popular.

Con el acuerdo sellado el 23 de junio en La Habana, entre el Presidente Juan Manuel Santos y el Comandante Timoleon Jiménez, en representación de las Farc, quedo zanjada la diferencia entre las partes sobre el crucial tema de la refrendación y legitimación social y política del Pacto final que ponga término al conflicto social y armado nacional.

La fórmula escogida para que, tanto el gobierno como las Farc, asuman como consenso suficiente en la materia el fallo y pronunciamiento de la Corte Constitucional sobre la Ley del plebiscito para la paz, es sabia y salomónica. La bilateralidad se asumió, dejando atrás la imposición, y el referente será la jurisprudencia que emita la instancia encargada de revisar leyes y actos legislativos para hacerlos coincidir con el texto matriz del orden político.

Hay pues una obra conjunta –de gobierno y Farc- que es preciso blindar y defender políticamente de sus adversarios y enemigos enconados que insisten en la guerra y la matanza como acción principal en la organización (o desorganización) de la sociedad y el Estado colombiano. Ahora el argumento de estos señores, de hacha y cuchillo, es que la paz quedo herida pero la quieren muerta.

No hay confusión ni ambigüedades que alimenten la duda e inestabilidad de los sujetos comprometidos con el proceso de paz.

Vamos hacia el plebiscito y su preparación, difusión y explicación a la sociedad es tarea de quienes hemos consolidado una convicción plena sobre la necesidad y urgencia de poner fin al fin del conflicto. Lo demás es, como dice nuestro querido compañero Julián Lemus, el salto al vacío de la carnicería, el odio y la destrucción ad infinitum.

Sin embargo, es preciso conocer los textos, la jurisprudencia y la doctrina al respecto para exponer al pueblo los argumentos y bondades de este paso tan importante, que implica que la sociedad, la multitud y las masas asuman este nuevo referente de historicidad. La paz alumbra un nuevo ciclo político de democracia ampliada, de apertura democrática, como dice nuestro apreciado camarada Jaime Caicedo, Secretario General del Partido Comunista.

Estamos en plena apertura democrática, ni más ni menos. Es la caracterización adecuada de la coyuntura y lo que procede es actuar en tales términos para evitar sobredimensionar las cosas y los procesos políticos. Tal apertura política con la democracia ampliada debe afirmarse para que apalanque otros niveles de transformación más radical de la sociedad colombiana.

Decimos y diremos SI a la paz, en el plebiscito que habrá de realizarse en unas cuantas semanas, en agosto o septiembre.

Pongo a disposición de los lectores el texto de la Ley de plebiscito tal como está en una de sus varias versiones del trámite legislativo.

Ley.

“POR MEDIO DE LA CUAL SE REGULA EL PLEBISCITO POR LA PAZ”

El Congreso de Colombia Decreta:

ARTÍCULO 1º. PLEBISCITO POR LA PAZ. El Presidente de la República con la firma de todos los Ministros, podrá someter a consideración del pueblo, políticas, disposiciones y temas necesarios, para la implementación de un Acuerdo Final para la terminación del conflicto armado, a través de un plebiscito por la paz.

El Presidente deberá informar al Congreso su intención de convocar éste plebiscito y la fecha en que se llevará a cabo la votación, la cual no podrá ser anterior a un mes ni posterior a cuatro meses, contados a partir de la fecha en que el Congreso reciba el informe del Presidente.

ARTÍCULO 2º. REGLAS ESPECIALES PARA EL PLEBISCITO POR LA PAZ.

Con el objetivo de dinamizar la democracia participativa y garantizar la mayor participación ciudadana posible en el Plebiscito por La Paz, se seguirán las siguientes reglas en el procedimiento de convocatoria y votación:

  1. El Congreso podrá pronunciarse en un término máximo de un mes. Un pronunciamiento negativo requerirá mayoría absoluta de los miembros de la respectiva Cámara. Si el Congreso se encuentra en receso podrá reunirse por derecho propio para pronunciarse sobre el plebiscito. Si dentro del mes siguiente a la fecha en la que el Presidente de la República informe su decisión de realizar el Plebiscito por la paz, ninguna de las dos Cámaras manifiesta su rechazo, el Presidente podrá convocarlo.
  2. Todos los ciudadanos que conforman el censo electoral deberán participar del Plebiscito por la Paz.
  3. La Registraduría Nacional del Estado Civil, habilitará puestos de votación cercanos a universidades y lugares de amplia afluencia laboral y adelantará todas las acciones adicionales necesarias para la participación de la ciudadanía en la jornada de votación extendida del plebiscito, regulado en ésta ley.
  4. Para la votación del plebiscito, los ciudadanos decidirán si mantienen el puesto de votación de su lugar de residencia o inscriben su cedula, en los puestos a que hace referencia el numeral anterior, en jornadas especiales que adelante la Registraduría.
  5. La votación se realizará durante tres días hábiles y un fin de semana.
  6. Los asuntos sometidos a consideración del pueblo se votarán en forma conjunta.
  7. El pueblo decidirá en plebiscito por la mayoría de los votantes. El umbral que le da legalidad al plebiscito será equivalente al 13% del censo electoral vigente.

Parágrafo. Los ciudadanos habilitados para votar, que no participen en el Plebiscito por la Paz, incurrirán en multa equivalente a un salario mínimo legal mensual vigente. La Registraduría Nacional del Estado Civil, llevará el registro de los ciudadanos sancionados.

ARTÍCULO 3º. CAMPAÑA A FAVOR O EN CONTRA DEL PLEBISCITO. El acceso de los partidos y movimientos políticos a los espacios de televisión financiados por el Estado se hará de conformidad con lo establecido para el referendo constitucional.

El Gobierno dispondrá del mismo tiempo en televisión para expresar su opinión sobre el plebiscito. El uso de estos espacios se hará dentro de los veinte días anteriores a la fecha señalada para la votación.

ARTÍCULO 4º. INTERPRETACIÓN NORMATIVA. Las disposiciones aprobadas a través del Plebiscito por la Paz, tendrán un carácter interpretativo y vinculante frente a las normas del ordenamiento jurídico.

ARTÍCULO 5º. VIGENCIA. La presente ley rige a partir de su promulgación.

Nota 1. Bienvenido el apoyo del Alcalde de Bogota Enrique Peñalosa a la paz y a la terminacion del conflicto social y armado. Creo un escenario de exprexion democratica en la Plaza de Bolivar de Bogota para que la ciudadania siguiera, el 23 de junio/2016, en directo la firma del Fin del conflicto. Bienvenida, tambien, las expresiones del Alcalde Maurice Armitage, de Cali, pidiendo perdon a las Farc por haberlas obligado, desde el establecimiento, a recurrir a la guerra.

Es la hora de sumar.

Nota 2. Bien por las Fuerzas Armadas y los Generales que la lideran de poner en ejecucion inmediata los consensos del Fin del conflicto en materia de zonas de ubicacion y campamentarias. Nace una nueva geografia politica de la paz y el desafio es interpretarla sabiamente en la construccion de una nueva hegemonia nacional y popular.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More